Pan de cerveza negra

Compartir Twittear
5/58 votos
Pan de cerveza negra

Info.

Ingredientes para Pan de cerveza negra

  • 350 g de harina de trigo con fuerza W220 o harina de trigo con 11,5 - 12,5 % de proteínas
  • 50 g de harina de trigo integral
  • 225 g de cerveza negra
  • 5 g de levadura seca de panadería o 15 g. de levadura fresca prensada de panadería
  • 10 g de azúcar o una cucharadita de miel
  • 8 g de sal

Cómo hacer pan de cerveza negra.

Llevamos unas semanas de mucha actividad en lo que a preparar pan se refiere. Empezamos con los básicos, como el pan de soda, el pan sin levados o el pan con harina común y levadura química.

Hoy nos animamos a subir de nivel y preparamos pan de cerveza negra. Delicioso y perfecto para que probéis algo un pelín más elaborado.

¿Os preguntaréis?¿Cerveza negra en el pan? Pues sí, al igual que queda deliciosa en la tarta de chocolate con Guiness o en el tradicional estofado de carne irlandés. La cerveza aporta cuerpo, sabor y potencia a la receta, todo un descubrimiento.

En realidad pocos panes son complicados. Si nos paramos a pensarlo, en la mayoría de recetas de pan solo hay que mezclar los ingredientes en el orden establecido, remover, amasar y dejar que la levadura produzca su magia y fermente. En algunos casos hay segundos amasados, en otros no. Luego es cuestión de hornear y punto.

Este pan de cerveza negra entra en la categoría de aquellos panes que llevan dos amasados. Pero vamos, que son dos “amasaditos” de nada. El primero es de cinco minutos y el segundo más corto todavía.

Puede estar sobre tu mesa en cuestión de horas. Solo necesitas levadura (seca o fresca), harina, azúcar, cerveza y sal y ganas de disfrutar de unas buenas rebanadas de pan casero con una tabla de embutidos y quesos, con mantequilla y mermelada o para rebañar la salsa de cualquiera de nuestros guisos y estofados.

Preparación de pan de cerveza negra

  1. En un recipiente grande y hondo mezclamos los dos tipos de harina, reservando 20 gramos de la harina de fuerza para añadirla más tarde si fuera necesario.
  2. Agregamos la levadura seca de panadería y el azúcar. Mezclamos bien y hacemos un hueco en el centro.
  3. Vertemos la cerveza en el interior y removemos con suavidad para no generar espuma, al tiempo que integramos la harina y formamos una papilla. En este momento añadimos la sal y seguimos mezclando todos los ingredientes.
  4. Cuando no podamos trabajar la mezcla porque esté demasiado densa, la pasamos a una superficie de trabajo ligeramente enharinada. Amasamos durante cinco minutos.
  5. Si la masa resulta pegajosa, podemos añadir un poco de la harina que tenemos reservada, pero lo recomendable es usar lo mínimo.
  6. El mejor método para “domar” la masa es amasar con ayuda de una rasqueta, recogiendo y reuniendo la masa a medida que la trabajamos. Con el amasado perderá pegajosidad y se volverá más manejable, blanda, lisa y elástica.
  7. Después de los cinco minutos de amasado la cubrimos con un trapo o con un cuenco invertido y dejamos reposar 20 minutos. Cuando pase el tiempo amasamos de nuevo cinco minutos más.
  8. Boleamos la masa y la introducimos en un recipiente amplio y hondo previamente engrasado con aceite. Lo cubrimos con un trapo limpio y dejamos reposar durante 90-120 minutos o hasta que la masa doble su volumen.
  9. Pasamos la masa a la encimera ligeramente enharinada y desgasificamos, presionando la masa con suavidad.
  10. Boleamos la masa de nuevo y la colocamos sobre una bandeja de horno. Cubrimos con un cuenco amplio y dejamos fermentar de nuevo hasta que doble su volumen, otros 90-120 minutos.

Horneado y presentación final del pan de cerveza

  1. Media hora antes de hornear nuestro pan, encendemos el horno a 230 ºC.
  2. Una vez listos el pan y el horno, greñamos el primero haciendo un corte transversal con un cuchillo muy afilado o una cuchilla y lo espolvoreamos con harina.
  3. Introducimos en el horno y colocamos un recipiente con agua en la base, para que genere vapor y se forme una corteza crujiente.
  4. Cocemos el pan durante 15 minutos a 230 ºC. Después bajamos la temperatura a 200ºC y horneamos durante 30 minutos más.
  5. Transcurrido este tiempo retiramos el pan del horno y lo dejamos enfriar sobre una rejilla metálica.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en la receta de pan de cerveza negra. No perdáis detalle y saldrán perfectas.

Galería de la receta

Consejos para un pan de cerveza negra perfecto

  • Para que la espuma no nos engañe a la hora de pesar la cerveza, podemos medirla con antelación y dejarla reposar.  Después rectificamos la cantidad para que nos quede justamente lo que nos pide la receta.
  • Los tiempos de levado son orientativos y serán más o menos largos según la temperatura ambiente. Cuanto mayor sea la temperatura, más rápido levará el pan y viceversa.
  • La temperatura ideal es de 23-25 ºC y lo más recomendable es dejar levar el pan en un lugar alejado de corrientes y subidas y con una temperatura constante.
  • La levadura seca de panadería se puede sustituir por levadura fresca. En este caso hay que usar el triple de cantidad, es decir, 13,5 gramos.
  • Si no tenéis cerveza negra, se puede usar cerveza rubia. El sabor y, sobre todo el color, del pan será distinto, pero igualmente delicioso.
  • Al estar elaborado con levadura, este pan aguanta en buen estado 48 horas. Después conviene congelarlo, ya sea troceado, rebanado o entero.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Los comentarios están cerrados