Patatas con salsa de tomate picante o brava

Compartir Twittear
3.7/53 votos
Patatas con salsa de tomate picante o brava

Info.

Ingredientes para Patatas con salsa de tomate picante o brava

  • 6 patatas de freír grandes
  • Aceite de oliva virgen extra (el necesario para confitar y luego freír las patatas)
  • Para la salsa de tomate picante (brava): 1 cebolla grande
  • 2 dientes de ajo
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharada de pimentón de la Vera picante
  • 2 pimientas de cayena
  • 1 bote de tomate natural entero (400 g.)
  • 1 cucharadita de azúcar (para reducir la acidez del tomate)
  • Una pizca de azafrán
  • 1 cucharadita de colorante alimentario
  • 1 cucharadita de sal
  • Un chorro de vinagre de Jerez

Cómo preparar patatas con salsa de tomate picante o brava.

La receta de patatas bravas que suelo preparar en casa es la de mi suegra Pilar, donde la salsa es muy importante.

La esencia de este plato aparentemente sencillo es la combinación de unas patatas crujientes por fuera y cremosas por dentro. Unas patatas acompañadas de una salsa de tomate deliciosa y picante, aunque no en exceso. Pica pero pica rico, como dirían los mexicanos. Lo fundamental es hacer todos los pasos de la receta bien para que salgan unas patatas cortaditas en dados, con o sin piel, pero siguiendo nuestros consejos de fritura.

Unas gambas al ajillo, ensaladilla rusa, croquetas, los callos a la madrileña, unos deliciosos soldaditos de pavia, los tradicionales boquerones en vinagre de la abuela Pilar, las anchoas o la tortilla de patata… son parte mis tapas preferidas. Fundamentales cuando tapeo por Madrid.

Entre tapa y ración, cerveza bien fresquita para acompañar o un vino, para mi, un momento de felicidad. Intento que todas este tipo de recetas estén presentes en el blog, como parte fundamental de nuestra gastronomía. 

Ideal como entrante de una buena comida y como tapa para tomar con los amigos, ¡ya me contaréis si os han gustado! Patatas bravas de rechupete. Os animo a que la preparéis en casa.

Preparación de las patatas

  1. Pelamos las patatas, las lavamos, escurrimos y secamos bien con un trapo de algodón o papel. Las cortamos de forma tosca, en cubos del tamaño de un bocado, aproximadamente en dados de unos 6 cm de grosor.
  2. Ponemos una cazo grande y vertemos con abundante aceite de oliva virgen extra, más o menos por encima de la mitad de la capacidad del cazo.
  3. Añadimos las patatas en el aceite en frío y dejamos que se caliente a temperatura media. Bajamos el fuego al mínimo y las vamos a confitar en el aceite muy lentamente durante 15 minutos. Cuando ya estén tiernas las sacamos del cazo con un escurridor y las metemos en la nevera para que se enfríen rápidamente.
  4. Mientras tenemos las patatas en la nevera vamos con la salsa.

Preparación de la salsa de tomate picante o brava

  1. Cortamos una cebolla en cuadraditos muy pequeños, y la echamos en una cazuela. Vale el mismo cazo donde hemos confitado las patatas, con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.
  2. Picamos finamente los dientes de ajo y sofreímos con la cebolla a temperatura media hasta que esté transparente. Añadimos las cayenas y removemos bien.
  3. Retiramos el cazo del fuego y echamos una cucharada generosa de pimentón de la Vera picante y el azafrán.
  4. Removemos para que se mezcle bien con el resto de los ingredientes, siempre fuera del fuego para que no se nos queme el pimentón. Vertemos el contenido de los tomates naturales tipo pera pelados y todo el agua que trae el bote.
  5. Rompemos el tomate con una cuchara o una espátula hasta que esté deshecho. Echamos una cucharadita de azúcar para corregir la acidez del tomate y sal al gusto.
  6. Ponemos al fuego de nuevo a temperatura media y lo cocinamos durante 5 minutos, sin dejar de remover. Añadimos el colorante y cocinamos otros 10 minutos más. Al final de la cocción echamos una chorro de vinagre de Jerez y removemos todo.
  7. Yo retiro las pimientas de cayena antes de pasarlo todo por la batidora, pero eso es opcional y depende de lo que te guste el picante. Apartamos del fuego y trituramos con una batidora eléctrica. Reservamos.

Fritura y presentación final de las patatas con salsa de tomate picante

  1. Sacamos de la nevera las patatas y colocamos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra al fuego.
  2. Cuando el aceite esté muy caliente echamos las patatas y freímos unos 10 minutos o hasta que estén doradas. Nos quedarán doradas y crujientes por fuera y blandas y tiernas por dentro.
  3. Las sacamos de la sartén y las ponemos en un plato con papel absorbente para quitarles el exceso de aceite. Las ponemos en un plato bonito y las regamos con la salsa brava.

Os animo a que visitéis más recetas de tapas, aperitivos y pinchos perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí.

No dejéis de disfrutar de las fantásticas recetas de patatas que tenemos en el blog. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de patatas bravas en este álbum.

Galería de la receta

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Los comentarios están cerrados