Patatas rellenas de verduras y bacon al horno

Compartir Twittear
4/51 voto
Patatas rellenas de verduras y bacon al horno

Info.

Ingredientes para Patatas rellenas de verduras y bacon al horno

  • 4 patatas grandes o 6 medianas
  • 1 zanahoria pequeña
  • ½ pimiento rojo y ½ pimiento verde
  • ½ calabacín pequeño
  • 1 cebolla
  • 4 lonchas de beicon
  • ½ vaso vino blanco gallego (de Ourense a ser posible)
  • 1 cucharada de harina de trigo ( si sois celíacos, de maíz)
  • ½ vaso leche
  • 70 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 1 trozo de queso para fundir (queso gallego cremoso, parmesano…)
  • Tomillo y sal (al gusto)

Patatas rellenas. La receta de hoy son unas patatas rellenas de verduritas y beicon con una punta de queso, pero esta no es la primera receta de patatas rellenas que preparamos. Una de esas recetas de patatas con las que, en un momento y sin trabajo, conseguimos un resultado de chuparse los dedos. Hace poco os presentamos un clásico latinoaméricano: las bombas de papa y otra receta perfecta como entrante, casi una ensalada, patatas con un relleno refrescante de aceitunas, huevo y pepinillos. Como veis son dos receta muy diferentes pero igual de sabrosas, ideales para acompañar cualquier plato de carne o pescado.

Debido a la cantidad de recetas tradicionales con patatas que tenemos en España casi la consideramos como propia, pero la verdad es que no lo es. Su origen está en el altiplano Andino, se empezó a cultivar en los países de Bolivia, Perú y Chile hace unos 7.000 años. No fue hasta el descubrimiento de América cuando llegó a Europa, llegando en nuestros días a ser uno de los alimentos básicos en casi la totalidad del planeta. Inicialmente fue considerada simplemente una “rareza” ornamental del nuevo mundo, pero con motivo de las sequías y hambrunas ocurridas en el sur de España en 1571 y 1574, se comenzó su consumo como alimento de la gente más humilde. Llegó a extenderse por toda España a principios del siglo XVII pero siguió considerándose alimento de pobres, y de ahí hasta el siglo XIX en el que fue el alimento base de toda la población.

Como buen gallego en este punto tengo que decir que la patata gallega es de la mejores que nunca haya probado. Sean las de la finca de mi padre o las que podemos conseguir en Xinzo de Limia o Coristanco, la patata gallega es una apuesta segura de calidad, sabor y textura excepcional. De hecho la patata de Galicia, tiene Indicación Geográfica Protegida.

A mi modo de ver esta es una perfecta receta de “reciclaje”, que nos da muchísimo juego a la hora de escoger el relleno: verduras, carne, atún, huevo… nos permite emplear casi cualquier cosa que tengamos por la nevera para prepararlas.

Preparación de las patatas rellenas

  1. Lavamos las patatas superficialmente y las ponemos a cocer enteras y sin pelar durante no más de 10 minutos. Escurrimos y dejamos enfriar. Preparamos las verduras, lavamos y pelamos la zanahoria, pelamos la cebolla, lavamos los pimientos y el calabacín. Troceamos las verduras en trozos lo más pequeños posible. Reservamos.
  2. En una sartén echamos un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente añadimos la cebolla troceada. Pochamos la cebolla durante 5 minutos y añadimos la zanahoria y los pimientos muy troceados. Dejamos que se cocinen las verduras durante 10 minutos.
  3. Espolvoreamos con una pizca de tomillo y salamos. Dejamos que se sigan cocinando las verduras 10 minutos más, o hasta que veamos que la cebolla está casi transparente. Añadimos el calabacín y el vino y dejamos reducir.
  4. Cortamos las lonchas de beicon en pedacitos pequeños y los añadimos a la sartén. Lo doramos junto con las verduras durante 5 minutos, removiendo de vez en cuando para que se junten los sabores.
  5. En cuanto veamos que el beicon está comenzando a tostarse añadimos la harina. Removemos para que se integre y se cocine durante 2-3 minutos. Echamos la leche y removemos con unas varillas. Dejamos al fuego durante 2-3 minutos más. Retiramos del fuego y reservamos.
  6. Mientras precalentamos el horno a 180º C, cortamos las patatas por la mitad de forma longitudinal. Con una cucharilla de café vamos vaciando cada patata pero sin pasarse, ya que si no se nos romperían las barquitas. Si no os gusta la piel pelad las patatas con cuidado aunque no sería necesario. Colocamos las patatas en una fuente para horno y las rellenamos con la mezcla de verduras y beicon.
  7. Colocamos encima de cada una un trozo de queso y metemos en el horno durante 20 minutos a 180º C. Cuando veamos que el queso comienza a tostarse, tapamos la bandeja con papel de aluminio para evitar que se queme, y seguimos horneando.
  8. Retiramos del horno con cuidado de no quemarnos y comemos inmediatamente, así calentitas es como mejor están. ¡Qué aproveche!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.