Pisto de calabacín

Compartir Twittear
3.7/53 votos
Pisto de calabacín

Info.

Ingredientes para Pisto de calabacín

  • 4 tomates pequeños maduros (aprox. 250 g)
  • 3 calabacines grandes (1 kg. aprox.)
  • 1 pimiento verde (aprox. 250 g)
  • 5 tomates pequeños maduros (aprox. 400 g)
  • 2 cebollas medianas (aprox. 250 g)
  • 3 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto)

Cómo preparar pisto de calabacín.

El pisto es una de las recetas de verduras más conocidas dentro del repertorio nacional. Quizás el más conocido sea el pisto manchego, que es la base de todos los pistos.

Pero hay muchos tipos de pisto, pues admite muchas variaciones y acompañamientos. Encontraremos desde el tradicional pisto andaluz , el pisto a la bilbaína, el tumbet mallorquín o el famoso pisto casero manchego. En la cocina internacional encontramos el ratatouille, que realmente es un sabroso pisto de verduras.

El pisto de calabacín es un plato tradicional de la cocina española hecho con tomate, pimiento, cebolla y calabacín, aunque puede hacerse con cualquier verdura de la huerta. Una receta vegetariana que se suele consumir cuando el calabacín esta en su apogeo, en plena temporada.

El calabacín está compuesto sobre todo por agua e hidratos de carbono y su consumo supone un aporte moderado de fibra. Muy bajo en calorías y perfecto para comer sano y saludable.

Mi padre, creo que ya lo sabéis, planta de todo en su huerta. Y siempre me regala unos calabacines enormes, como si fuesen para un concurso de calabazas. Los aprovecho para cremas de calabacín o para hacerlos rellenos, pero lo que más triunfa en casa es en forma de pisto.

Aquí os dejo con nuestra receta, una más, pero de rechupete. Una buena barra de pan y a mojar pan y no parar.

La base del pisto. El tomate

  1. La forma de elaborarlo es muy sencilla, ya que hay que ir haciendo los ingredientes en función de su tiempo de elaboración. Es decir, de lo que más tarda en hacerse a lo que menos tarda.
  2. Pelamos los tomates y les quitamos las semillas. Para conseguir que el tomate quede bien pelado, lo ideal es darle unos cortes en la piel y escaldarlos un par de minutos. Con ello la piel sale prácticamente sola.
  3. Trituramos los tomates y reservamos.

Preparación del pisto de calabacín

  1. Limpiamos de semillas los pimientos. Cortamos los pimientos y los calabacines en trozos pequeños más o menos del mismo tamaño. 
  2. Pelamos y picamos las cebollas y los dientes de ajo.
  3. Colocamos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en una olla. Cuando comience a hervir añadimos la cebolla y el ajo previamente picados. 
  4. A los 5 minutos, y siempre a fuego lento, echamos los pimientos y sofreímos unos minutos. A continuación los calabacines y por último los tomates triturados.
  5. Sazonamos, tapamos la cazuela y la dejamos a fuego lento. Hasta que los ingredientes estén en su punto, aproximadamente 45 minutos.
  6. Por último, rectificamos de sal si hiciese falta. Si añadimos un poco más le damos unas vueltas para que se distribuya bien la sal.

Queda genial con huevos fritos o de algún embutido. La longaniza, el chorizo o incluso la morcilla es lo más común. Lo dejo a vuestro gusto.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Galería de la receta

Consejos para un pisto de calabacín de rechupete

  • Se puede preparar también en olla express o rápida. No queda mal, pero os aseguro que de forma tradicional el resultado es mucho más rico. Se tarda más pero merece la pena su sabor. Las verduras no se destrozan tanto, lo artesanal en este caso triunfa.
  • Es recomendable dejarlo reposar media hora antes de comerlo. Y ya no te digo de un día para otro, perfecto para acompañar y como base de muchas otras recetas.
  • Una variante que encontraréis en España es el pisto a la bilbaína, un plato elaborado con cebolla, pimiento, mucho calabacín y huevos revueltos. Similar a este pero con el toque del los huevos.
  • Para restarle acidez al tomate podemos añadir al pisto una pizca de azúcar.
  • Si haces mucha cantidad se puede embotar, tenéis todos los pasos en el tomate frito casero, pero si te da pereza, puedes congelarlo y usarlo cuando estés necesitado de algo rápido.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

    Los comentarios están cerrados