Roscos de vino caseros. Postre navideño paso a paso

Fácil40 min.10 pers.
4/598 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Roscos de vino caseros. Postre navideño paso a paso

Ingredientes

  • 300 g. de harina de trigo normal de todo uso
  • 40 g. de sésamo tostado
  • 70 g. de azúcar molido o azúcar glass
  • 100 g. de manteca de cerdo
  • 1 cdita. de granitos de anís
  • 120 g. de vino dulce, tipo moscatel o Pedro Ximenez
  • La ralladura de 1 naranja
  • 70 g. de azúcar glass o molido para decorar

Cómo preparar roscos de vino caseros y al horno. De pequeño, en casa de mis padres por Navidad, a la hora de los postres, mi hermana y yo entrábamos en conflicto. ¿Sabéis esas cajas de polvorones surtidos que se venden en los supermercados? Vale, pues en esas cajas, además de polvorones varios, 4 nevaditos, unos pocos mazapanes, unos almendrados y hojaldrinas, venían 2 roscos de vino.

Sí, sólo 2, lo cual era un problema, recuerdo claramente a mi madre mediando porque alguno de los dos queríamos agenciarnos los roscos de vino sin dejarle nada al otro, es que sólo eran 2!!! Por suerte esto hace años que no nos pasa, ya no tenemos que luchar por llevarnos el dulce, ahora los preparamos en casa de forma muy sencilla, así que tenemos roscos de vino para dar y tomar. 

Si os pasa como a nosotros y echáis de menos algún ejemplar más de estas pastas tan típicamente navideñas en vuestras mesas, tenéis que animaros a prepararlos en casa. La receta es muy sencilla y el resultado de vicio. Tanto la textura como el sabor son como los de siempre, los clásicos, súper buenos, con el mismo aroma de los que tanto nos gustaban de pequeños.

Estas rosquillas al estilo de Málaga son un bocado muy rico para poner el broche final a una comida, o acompañar una bebida caliente. Están riquísimos y no son nada complicados de hacer, por lo que merece la pena invertir un poco de tiempo en realizar unos roscos de vino caseros que nada tienen que ver con los comerciales. ¿Os animáis?

Preparación de los roscos de vino

  1. Comenzamos tostado la harina. Ponemos la harina en una sartén ancha al fuego. Con una cuchara de madera iremos removiendo a medida que la harina se va tostando. Tenemos que regular la temperatura y removerla constantemente para evitar que se queme. Este paso nos llevará unos 10-15 minutos. Retiramos la sartén del fuego y la dejamos que se enfríe antes de utilizarla.
  2. Podemos comprar el sésamos ya tostado o tostarlo en casa en una sartén durante unos minutos.
  3. Cuando la harina esté fría la ponemos en un bol tamizándola. Es imprescindible el tamizado ya que si no le quedarán unos grumos duros producto del tostado. Añadimos el azúcar, el anís y la ralladura de naranja. Mezclamos para integrar los ingredientes.
  4. Añadimos la manteca de cerdo que ha de estar a temperatura ambiente, blandita para poder trabajarla y el vino. Con un tenedor vamos incorporando los ingredientes hasta que nos queden unas migas mojaditas. Con la mano compactamos la masa y formamos una bola.
  5. Colocamos la masa sobre un papel de horno sobre la superficie de trabajo y la achatamos. Tapamos con un nuevo papel de horno y, con un rodillo, estiramos hasta que tenga un espesor de 1 a 1,5 cm. Es una masa de textura bastante arenosa, por eso es necesario que compactemos la masa por los bordes para apretarla, a medida que la vamos estirando.
  6. Con un cortapastas grande y uno pequeño, formamos los roscos de vino. Los vamos colocando sobre la fuente de horno directamente, sin necesidad de engrasarla.

Horneado y presentación final de los roscos de vino

  1. Precalentamos el horno a 180º C 10 minutos antes de hornear los roscos.
  2. Horneamos los roscos de vino, con calor por arriba y por abajo, sin ventilador, durante unos 14 minutos. Como en la mayoría de las recetas donde se emplea horno os comento que cada horno es un mundo. Este tiempo es orientativo, es el que me ha llevado a mi hornear los míos. Nadie conoce vuestro horno mejor que vosotros mismos, así que es importante que veáis que están doraditos, incluso probar uno para pillar el punto. Entre 12 a 15 minutos es lo aconsejable.
  3. Con cuidado pasamos los roscos a una rejilla, una vez horneados y cuando estén aun templados los rebozamos en azúcar glass o azúcar molido. Este azúcar glas es lo que les da ese característico aspecto nevado. Recordad que podéis conservar perfectamente vuestros roscos en un tarro hermético durante unos días en lugar fresco y seco.
  4. Se trata de un dulce muy sencillo de hacer que además de no llevarnos tiempo. Nos permitirá disfrutar de unos tradicionales roscos de vino caseros, sabrosos, aromáticos y lo más importante, totalmente caseros.

Ya tenéis una receta de roscos de vino para poder hacer más dulces las tardes de navidad o las sobremesas familiares. Animaros con ellos y disfrutad de una tarde de familia y ponemos manos a la obra con los más peques de casa. ¿Vas a renunciar a hacer tus propios roscos de vino esta Navidad?

No dejéis de disfrutar de todos los dulces navideños que tenemos en nuestras recetas de postres. Si no te quieres perder detalle de como preparar esta receta de roscos de vino caseros, pulsa en las fotos del paso a paso.

Galería de la receta

Consejos para unos roscos al vino de rechupete

  • Para aquellos amigos/as del otro lado del charco os aclaro que en Uruguay, Paraguay o Argentina a la mantequilla se le llama manteca. En España y para esta receta la manteca es la grasa o gordura del cerdo, en este caso empleamos manteca de cerdo ibérico que es de mayor calidad. Podéis conseguir la manteca en cualquier supermercado o pidiéndola a vuestro carnicero de siempre. Los demás ingredientes son muy fáciles de conseguir.
  • Esta receta está más que probada, ya lleva en el blog más de 10 años y muchos/as de vosotros/as la preparáis todos los años. Aún así, todos los años suelo tener las mismas preguntas en mi bandeja de entrada, ¿me han quedado duros? Seguramente os habéis pasado con los tiempos de horneado.
  • ¿Mis roscos de vino se agrietan y rompen con facilidad?¿Alfonso, se deshacen con mirarlos?¿Se quedan como si fuesen migas al tocarlos? Aquí el problema es la manteca, tiene poca. No habéis añadido la suficiente.
  • ¿Puedo sustituir la manteca de cerdo por aceite? Sí, se puede, varía un poco su sabor pero están también muy buenos. La sustitución de los 100 gramos de manteca por 90 gramos de aceite de oliva virgen extra (recomiendo una variedad suave).
  • Conservación de tus roscos de vino, siempre en una lata o recipiente hermético de vidrio en un lugar seco y sin luz. Si haces muchos, o en varios días, introducimos un papelito o nota en la lata con la fecha en que se hicieron, normalmente no duran mucho (pues están buenísimos), pero los podrás mantener en óptimas condiciones entre 15 a 20 días. Es uno de esos dulces que se mantiene fenomenal con el paso de los días e incluso diría que su sabor se va potenciando.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. JoseMari dice:

    Buena receta, muy bien explicada, con lujo de detalles para que le salga a un manazas de la cocina como yo. Prueba superada antes de Navidad, haré la segunda tanda de roscos de vino para mi familia mejor todavía. Gracias y un afectuoso y cordial saludo.

  2. Eamon dice:

    Gracias por esta receta y el cuento de su familia! Voy a cocinar estos y traerlos a clase el lunes :)

  3. Victoria dice:

    Nos han quedado muy ricos, siempre compramos roscos de vino en el súper, pues nos encantan, pero este año hemos decidido hacerlos en casa. Están mil veces mejor que los comprados, gracias por la receta.

  4. María García dice:

    ¡Qué ricos! Gracias por la receta, han quedado de rechupete, además de ser muy fáciles de preparar. Un saludo Alfonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.