Rosquillas listas de San Isidro

Compartir Twittear
4.6/513 votos
Rosquillas listas de San Isidro

Info.

Ingredientes para Rosquillas listas de San Isidro

  • 250 gr. harina de repostería
  • 130 gr. azúcar blanquilla
  • 170 gr. de huevo (unos 3 huevos M aproximadamente)
  • ½ cdita. de anís en grano (4 grs. aprox.)
  • 60 ml. aceite suave de girasol
  • 2 yemas de huevo para pintar las rosquillas
  • Para el glaseado: 400 gs. de azúcar glass
  • 2 claras de huevo
  • Si es necesario, un poquito de agua para ligar bien el glaseado
  • Si queremos decorarlas (opcional) los topings que más os gusten

Cómo preparar Rosquillas listas de San Isidro. Se acerca la celebración de San Isidro, festividad madrileña en la que no pueden faltar los dulces tradicionales, entre ellos las famosas rosquillas de San Isidro.

Hace poco habéis visto publicado el especial recetas de San Isidro, donde hacía un pequeño resumen de los platos más tradicionales de la cocina madrileña. Entre ellas, las rosquillas tontas pero claro me habéis pedido las rosquillas listas.

Seguramente ya las conocéis, pero para aquellos que no hayan tenido la oportunidad de probarlas en la pradera de San Isidro, os dejo con los distintos tipos de rosquillas, la base de rosquillas tontas para luego hacer las rosquillas listas, varios tipos de rosquillas, las de Santa Clara y las francesas.

Las rosquillas listas se caracterizan por su glaseado aromatizado con limón, algo más elaboradas que las rosquillas tontas que únicamente se pintan con huevo. Las rosquillas tontas suelen ser más insípidas pero las listas están cargadas de azúcar por los glaseados tipo merengue.

El origen de este tipo de rosquillas se lo debemos a La Tía Javiera, su creadora, confirmado en su columna semanal por Jacinto Benavente el 10 de mayo de 1950:

Quizá de ninguna golosina pueda ofrecerse tanta variedad en sabor, tamaño y aspecto […] Las llamadas del Santo son de tres clases: las tontas, las de Fuenlabrada o yema; y las de Villarejo de Salvanés, o de la Tía Javiera, que por rosquillas hizo famoso su nombre y el de su pueblo. Por haber sido mi padre médico titular de Villarejo de Salvanés y por ser de allí mi madre, he tenido cabal noticia de la verdadera Tía Javiera y de su descendencia […] Cuando yo nací ya no existía la Tía Javiera, que, en efecto, no había dejado ni tías ni sobrinas, pero sí una sobrina segunda que todos los años, por San Isidro, venía a Madrid y tenía su puesto con las más legítimas rosquillas de Villarejo y de la Tía Javiera.”

La Tía Javiera todavía desfila en forma de cabezudo de papel maché por las calles de Madrid entre pasacalles y danzas folclóricas.

Con lo que la historia de Javiera y sus rosquillas ha quedado presente para siempre, y valga este pequeño párrafo para rendirle su merecido homenaje. Os dejo con la preparación de estas sencillas rosquillas para que las elaboréis en casa y que las disfrutéis con los vuestros. ¡Viva San Isidro!

Preparación de los rosquillas listas de San Isidro

  1. Comenzamos batiendo los huevos con el azúcar en un bol hasta que la mezcla espume. Incorporamos el aceite y el anís triturado y mezclamos bien.
  2. Añadimos la harina y comenzamos a trabajarlas hasta formar una masa uniforme. Dejamos reposar la masa en un bol enharinado y tapado, en torno a 1 hora.
  3. Sobre una superficie de trabaja vamos dividiendo la masa en pequeñas porciones, de unos 40 gr. cada una y formando cilindros con las manos. Si es necesario podemos engrasar ligeramente la superficie de trabajo y las manos para facilitar el proceso. Le damos forma a las rosquillas y las vamos colocando en una fuente apta para horno.
  4. Las rosquillas deben dejarse reposar en crudo durante aproximadamente 60 minutos.

Horneado de las rosquillas de San Isidro

  1. Precalentamos el horno a 220º C.
  2. Pintamos las rosquillas con huevo y horneamos las rosquillas durante unos 17 minutos. Hasta que veamos que han quedado doradas.
  3. Es habitual y característico que las rosquillas cuarteen su superficie durante el horneado. En función del gusto personal, se puede dejar que se cocinen más o menos para que queden tostadas o blanquitas.
  4. El tiempo de horneado es indicativo, depende de cada horno y del tamaño de las rosquillas.
  5. Antes de terminar es preferible sacar una rosquilla y partirla por la mitad para comprobar que está bien horneada.
  6. Retiramos las rosquillas del horno y dejamos que se enfríen sobre una rejilla antes de consumirlas.

Glaseado y decoración. Presentación final de las rosquillas de San Isidro

  1. Preparamos el baño o glaseado, ponemos el azúcar glass en un recipiente que te resulte cómodo para después bañar las rosquillas.
  2. Batimos en un bol las claras de huevo hasta conseguir que suban un poco, el azúcar glass y el zumo de limón.
  3. Si la mezcla se queda muy espesa, añadimos un unas cucharadas de agua. La vertemos poco a poco hasta conseguir una textura parecida a una bechamel. Si queremos pronunciar más más el limón, podemos añadir aroma.
  4. Vamos pasando rosquilla a rosquilla metiéndolas hasta la mitad en el merengue y deja que sequen al aire.
  5. El glaseado al natural estará un poco líquido. Debemos dejar que se sequen las rosquillas listas de San Isidro unas horas.
  6. Si quieres que sequen rápidamente, puedes meterlas en el horno a 50° C durante un par de minutos. Cuando el baño esté seco y crujiente estarán listas para comer.
  7. También podemos elegir el toping que más os guste. Espolvorear por encima cuando el glaseado esté denso y líquido, antes de secar.
  8. Incluso si os gustan de colores solo tenéis que añadir colorante alimentario.
  9. Al haber utilizado zumo de limón, el más adecuado es el amarillo, pero en cuestión de decoración… ¡tú decides! Decoradlas a vuestro gusto.

De esta manera tan sencilla tendríamos las rosquillas tontas. También son la base para preparar las listas (con glaseado), las de Santa Clara (con merengue seco) o las francesas (con almendra).

Con poco esfuerzo podremos disfrutar de un dulce madrileño de lo más castizo.

Ideas para un día de San Isidro muy madrileño

  • Perfectas para una tarde con los niños y que celebren San Isidro o simplemente porque sí. Fáciles de preparar, baratas y sobre todo personalizadas a su gusto. Los tendréis entretenidos todo el día con sus rosquillas.
  • Estoy seguro que estas rosquillas serán el punto dulce a las tapas más castizas de Madrid. Desde unos callos a la madrileña, el rabo de toro guisado en vino, las patatas bravas, el bacalao rebozado, los calamares a la romana y por supuesto la oreja a la plancha.
  • No dejéis de disfrutar de todos los diferentes postres madrileños que hay en el blog.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de las rosquillas listas de San Isidro en este álbum, no os perdáis detalle y os saldrá perfecto.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Laura González dice:

    El año pasado me las regalaron unos amigos,(las listas) y nos gustaron a toda la familia. El pasado fin de semana me acordé y siguiendo vuestra receta las hice. No sé como me quedaron, sólo os puedo decir que desaparecieron en el fin de semana, así es que me toca hacerlas de nuevo, a petición de mi familia por unanimidad. Muchas gracias por compartir vuestra receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.