San Jacobos de pavo, jamón y queso

Compartir Twittear
5/51 voto
San Jacobos de pavo, jamón y queso

Info.

Ingredientes para San Jacobos de pavo, jamón y queso

  • 16 filetes de pavo finos
  • 8 lonchas de jamón cocido
  • 8 lonchas de queso para fundir (en lonchas)
  • 2 huevos camperos
  • Aceite de oliva virgen extra suave (para la fritura)
  • Harina de trigo
  • Pan rallado
  • Pimienta negra recién molida y sal (al gusto)

Cómo preparar unos San Jacobos caseros con pavo. En nuestras cocinas hay pocos platos tan clásicos en las recetas de carne como el filete empanado de toda la vida. Pero que sea un habitual de las comidas en familia no quiere decir que no se le pueda dar una vuelta de tuerca, por ejemplo convirtiéndolo en un San Jacobo, el mismo aspecto pero acompañado de un sabroso relleno de jamón cocido y queso fundido. ¡Delicioso!

Se dice que este plato nació en las posadas del Camino de Santiago, donde se usaba para premiar a los peregrinos que habían hecho algo digno de alabanza; y es que si ahora es una receta popular, en la antigüedad se consideraba un plato de lujo, casi una delicatessen. Otras teorías dicen que su origen fue reinvindicativo: al comer San Jacobos (compuestos entonces principalmente con carne de cerdo) se demostraba no ser moro ni judío, de ahí que se les denominase con el nombre de uno de los santos que habían encabezado la lucha contra los musulmanes.

En todo caso esta receta, hecha en casa, puede ser una comida o cena de rechupete. Hemos elegido sustituir la carne de cerdo por una generosa envoltura de pavo, aunque este plato puede prepararse también con pollo, cerdo o ternera, o sencillamente rebozando el jamón cocido y el queso, aunque en ese caso el relleno se hace justo al contrario, con el queso entre las lonchas de jamón.

Elegir ingredientes de calidad marcará la diferencia, harán de este plato algo para repetir, sin dejar de mencionar el hecho de que a los niños les encantará. En el blog tenéis varias opciones también deliciosas para hacer tus cenas de enrollados diferentes y caseras, los flamenquines, las propietas, el cordón bleu, los librillos de lomo, un buen cachopo o el saltimbocca italiano. Todas estas recetas tienen la misma base, lardear con queso un trozo de carne, más o menos aliñada y/o adobada para protegerla y darle sabor durante su fritura, rebozada en harina, huevo y pan rallado. Atrévete con alguna de ellas y ya me dirás.

Preparación de los San Jacobos de pavo, jamón y queso

  1. Con la ayuda de un cucharón o de un mazo aplastamos los filetes de pavo, buscamos que sean más fáciles de manipular y queden bien hechos en el momento de freír
  2. Extendemos los filetes sobre la tabla de cortar o el mesado y los salpimentamos
  3. Colocamos una loncha de queso para fundir (o mozzarela en lonchas) sobre la mitad de los filetes y después ponemos también el jamón cocido. Es importante que las lonchas no sobresalgan pro los bordes para que podamos cerrar los San Jacobos
  4. Sobre la loncha de jamón cocido colocamos una nueva capa de queso y completamos con el otro filete. Apretamos ligeramente con las manos. Cada San Jacobo queda compuesto de dos filetes de pavo, dos lonchas de queso y una de jamón cocido, justo en medio de todo lo demás
  5. Batimos un par de huevos y en un plato llano mezclamos harina y pan rallado a partes iguales
  6. Pasamos los San Jacobos por el huevo y los rebozamos generosamente en la mezcla; deben quedar perfectamente cubiertos de harina y pan rallado
  7. Echamos abundante aceite de oliva en una sartén antiadherente y vamos friendo los San Jacobos, es importante manejarlos y darles la vuelta con cuidado para que no se deshagan, para eso lo mejor es usar una espumadera y ayudarse de una cuchara de madera o similar
  8. Los sacamos del aceite cuando estén dorados y los pasamos a un plato con papel absorbente para que pierdan el exceso de aceite. Pasados un par de minutos ya están listos para servir y disfrutar.

Y listo! En poco más de 15 minutos tenemos nuestra receta de San Jacobos preparada.

Algo a tener en cuenta es que si a veces la carne de pavo puede resultar un poco seca con esta receta no hay problema alguno: el queso fundido y el jamón cocido les dan un toque muy sabroso que convierte unos sencillos filetes empanados en un plato diferente, mucho más nutritivo… ¡Además con una historia que puedes contar mientras te los llevas a la boca!

No dejéis de disfrutar de las recetas para cenas sencillas que tenemos en el blog, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para llevar una dieta más saludable y llena de color. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de este SanJacobo de pavo en este álbum, no os perdáis detalle y os saldrá perfecto.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Oso Chef dice:

    Buenas noches,

    Muy buena receta y muy bien explicada, gracias! Los hago más o menos igual sólo que no se porqué pero siempre se terminan desmontando antes incluso de que termine de cocinarlos. Darles la vuelta es tarea complicada….¿el truco está en el rebozado o en someter las capas de lomo de alguna forma?

    Saludos! un fan amateur

    • Alfonso dice:

      Efectivamente, el rebozado sella perfectamente para que no se deshaga, importante el tema de la temperatura del aceite para que se haga uniformemente pero selle al momento el rebozado. Gracias a ti por tus palabras, nos seguimos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.