Tarta de zanahoria

Compartir Twittear
5/51 voto
Tarta de zanahoria

Info.

  • Fácil
  • 90 minutos
  • Para 10 personas
  • 0.55 €/persona

Ingredientes para Tarta de zanahoria

  • Para el pastel: 310 g de harina de fuerza (si se quiere, añadir una cucharada de postre de levadura)
  • 1 cucharadita de postre de canela molida, otra de nuez moscada molida y otra de jengibre
  • 60 g. de nueces picadas
  • 50 g de azúcar blanca y 100 g de azúcar moreno
  • 200 g de zanahoria rallada (unos 260 g de zanahorias)
  • 4 huevos y 250 g de nata agria
  • 250 ml de aceite de girasol
  • Para el glaseado: 60 g de queso crema
  • 20 g de mantequilla sin sal
  • 1 cucharadita de postre de ralladura de naranja
  • 2 cucharaditas de zumo de naranja
  • 125 g de azúcar glas

Que os parece mi alternativa a la loción bronceadora con zanahoria, seguro que no os pone tan morenas/os, pero está mucho más rica, el pastel de zanahoria o tarta de zanahorias con un glaseado de queso crema a la naranja. Tenía muchísimas ganas de incluir esta receta en el blog, porque en los últimos tiempos se ha puesto muy de moda en los hogares españoles.

La zanahoria es un edulcorante  natural, que se viene utilizando desde la Edad Media para la elaboración de postres. A mediados de siglo, la popularidad del pastel de zanahoria había saltado a América. Se dice que durante la Segunda Guerra Mundial hubo un exceso de zanahoria enlatada en los EEUU y un emprendedor llamado George C. Page contrató panaderos para encontrar usos a las latas de zanahorias con el objetivo de crear una demanda para el producto. La solución fue el pastel de zanahoria, que luego vendió a través de su empresa “Mission Pak”. En 1960 se pone de moda en restaurantes y cafeterías de EEUU, al principio como una novedad, pero a la gente le gusta tanto que se convierte rápidamente en un clásico, compitiendo los locales para hacer la mejor y atraer al mayor número de clientes. La “Food Network” con sede en América considera el pastel de zanahoria, con su crema de queso o frosting como uno de los principales alimentos de moda de la década de 1970.

Es una tarta que permite incorporar muchos ingredientes dependiendo de nuestras preferencias. Algunos incluyen piña o pasas. Yo voy a prepararla con nata agria, que va a dar al pastel una textura más compacta y húmeda. Como la zanahoria  tiene mucho azúcar, no voy a añadir mucho más. El propio dulzor que aporta esta hortaliza es más que suficiente para conseguir un sabor extraordinario.

La tarta la acompañé con un glaseado de queso crema a la naranja, pero os lo dejo a vuestra elección. Si os gusta más el clásico glaseado con nata, pues a por ello. Ya sabéis, “para gustos, los colores” o en nuestro caso, “los sabores”. Tengo preparado un molde redondo. Esta vez no es de silicona. Por cierto, si queréis que el pastel parezca más alto, podéis utilizar un molde redondo más pequeño. El que yo tengo es de unos 22 cm. Voy a utilizar harina de fuerza y no le voy a añadir levadura extra, pero si os apetece que suba un poco más, le podéis añadir  una cucharada de postre de levadura cuando estéis tamizando la harina. Dicho esto, ¡manos a la obra!

Preparación de la tarta de zanahorias

  1. Empezaremos precalentando el horno a 160° C y engrasando el molde donde vayamos a preparar la tarta. Para evitar que se pegue vamos a forrar la base con papel parafinado.
  2. A continuación tamizamos la harina y las especias (canela, nuez moscada y jengibre) en un recipiente grande. Después añadimos el azúcar (blanco y moreno), la zanahoria rallada (o muy picada) y las nueces picadas (a mí me gusta picarlas en mortero para que no queden en polvo, sino en trozos muy pequeños, casi migas). Mezclar bien todos los ingredientes.
  3. En un bol batimos los huevos, el aceite y la nata agria e incorporamos esta mezcla a la que teníamos de la zanahoria. Remover bien, para que se mezclen todos los ingredientes.
  4. Metemos el molde en la bandeja media del horno. El tiempo de cocción será  aproximadamente de 1 horas y 15 minutos, o hasta que lo pinchemos con un tenedor y veamos que sale limpio. Cuando lleve 20 minutos en el horno (se verá que ya tiene un poco de costra, que empieza a cuajar) ponemos un poquito de papel de aluminio para tapar la superficie y evitar que se nos queme. Los últimos 5-8 minutos la dejamos destapada para que pille color.
  5. Una vez transcurrido el tiempo, sacamos el bizcocho y lo dejamos enfriar en el molde (sin desmoldar) durante unos 10 minutos, para posteriormente pasarlo al plato donde lo vayamos a presentar con la crema de queso. Lo dejamos enfriar sobre una rejilla de horno.

Preparación del glaseado de queso crema y naranja

Las primeras referencias al uso de glaseado de queso crema en este postre aparecen en EEUU hacia el año 1960, cuando se empezó a enfriar este tipo de tarta.

  1. Utilizaremos un bol grande, si está frío mucho mejor, al igual que el queso o crema de queso que debe de salir de la nevera. ¿Por qué frío? La crema de queso es grasa y con el calor pierde consistencia, si no está fría va a ser difícil que suba como queremos, si es que sube. La temperatura idónea es de unos 10º C.
  2. Lavamos la naranja y la rallamos con un buen rallador. Es importante no llegar a la parte blanca, nos amargaría la receta. Con la naranja hacemos zumo y colamos, no queremos que las pepitas nos estropeen la receta. Reservamos.
  3. Juntamos la crema de queso con el zumo de naranja y la ralladura, batimos hasta que pase de estado líquido a una especie de crema, con un poco de volumen (no mucho), debe quedar ligera. Este proceso nos llevará unos 3-4 minutos nada más.
  4. Una vez que hemos alcanzado esta especie de crema líquida densa, añadimos el azúcar, si es glass mejor, y batimos hasta que llegue a estado casi sólido. Fácil, ¿no? Os aseguro que con el truco del frío sale perfecto. Conseguiremos una crema suave, homogénea y sin ningún grumo, perfecta para poner encima de la tarta de zanahoria cuando esté fría.
  5. Por último sobre el pastel bien frío, extendemos el glaseado.

Y esta es mi tarta de zanahorias, perfecta para una merienda o como postre especial para una celebración ¡Espero que os animéis a hacerla y por supuesto a comerla!

Galería de la receta

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Belén dice:

    hola, qué es la nata agria?

    • Alfonso dice:

      Hola Belén! La crema agria crème fraîche es una crema de leche fermentada, con sal y aditivos permitidos; de textura suave, aromática, sabor ácido, el cual la diferencia de la crema de leche (nata). Si no la encuentras la puedes sustituir por Queso cottage, Requesón o ricotta (pueden ser desnatados), leche mazada, yogur natural bajo en grasas, algunos productos con soja… incluso por buttermilk, te dejo como hacerla en casa, https://www.recetasderechupete.com/como-preparar-un-buttermilk-casero/13132/

  2. Ana María López dice:

    Lo que llamas crema agria, será lo mismo a lo que algunos latinos llamamos leche agria?, que la ingerimos muy gustosamente con tortilla y en ocasiones acompañada de Gallo Pinto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.