Tarta tres leches

Compartir Twittear
3.3/57 votos
Tarta tres leches

Info.

Ingredientes para Tarta tres leches

  • 145 gr. azúcar
  • 70 ml. leche entera
  • 145 gr. harina
  • 3 huevos
  • Pizca de sal
  • 1 cdita. esencia de vainilla (opcional)
  • 1 cdita. levadura química
  • Para la crema: 200 ml. nata
  • 200 ml. leche evaporada
  • 200 ml. leche condensada
  • Para el merengue: 3 claras de huevo
  • 100 gr. de azúcar

Hoy he preparado una tarta muy extendida en la red, la tarta tres leches. Existen multitud de recetas de esta tarta en la blogosfera, pero hoy os traigo la que, después de varios intentos, creo que es la mejor. Esta una de las recetas de postre más famoso en el mundo latinoamericano, siendo muy popular en Venezuela, Colombia, Perú, Chile, Ecuador, Puerto Rico o México.

Se trata de una tarta que tiene como base un bizcocho esponjoso y consistente que se baña en una mezcla de tres leches hasta que quede totalmente saturado de ellas y se sirve habitualmente coronada de merengue a punto de nieve. Es muy importante que el bizcocho aguante el peso y la humedad que le va a aportar todo el líquido que le va a absorber, no debe romperse ni deshacerse una vez bañado, aguantará estoicamente los 600 ml. le diferentes leches que le vamos a añadir.

En lo referente a las leches, se utilizan leche evaporada, nata o crema de leche y leche condensada. Existe la versión de 4 leches, popular en Argentina que añade además no una leche sino un producto lácteo, el archi popular dulce de leche. Podemos encontrar incluso la opción 5 leches que preparan en algún país de Centroamérica utilizando la leche de coco, que aun no siendo una leche en sí la emplean como tal al darle ese nombre. En todas sus versiones, incluida la versión rápida en forma de copas individuales de tres leches, este postre es una verdadera maravilla, por supuesto muy dulce jugosa y adictiva. Ya me contaréis.

Preparación de la tarta tres leches

  1. Separamos las claras de los huevos de las yemas y montamos las claras a punto de nieve con una pizca de sal y las reservamos.
  2. En un bol batimos las yemas con el azúcar hasta que formemos una mezcla con espuma. Añadimos la leche y seguimos batiendo. Incorporamos la harina tamizada con la levadura y mezclamos con cuidado hasta que se integre con los líquidos.
  3. Incorporamos las claras montadas a punto de nieve con mucho cuidado para que no se bajen, con movimientos envolventes y despacio.
  4. Untamos de mantequilla un molde desmoldable de unos 20 cm. de diámetro y lo forramos, tanto por el fondo como por los laterales con papel de horno. Vertemos la masa del bizcocho y horneamos, con el horno previamente caliente a 180ºC durante 40 minutos, comprobando que esté listo al pinchar con un palito y que este salga limpio.
  5. Retiramos el molde del horno y lo dejamos enfriar durante 10 minutos antes de desmoldarlo. Lo dejamos sobre la rejilla hasta que esté totalmente frío.
  6. Una vez que el bizcocho esté frío cortamos el copete que puede haberse formado con un cuchillo de sierra. Esta operación es sólo por la estética del pastel, para que quede lo más regular posible. Colocamos el bizcocho sobre una bandeja honda y con un palillo chino o un punchón hacemos perforaciones por toda la superficie. Este paso es fundamental para que la crema de leche se introduzca en toda la masa.
  7. En un bol mezclamos las tres leches, la leche condensada, la leche evaporada y la nata. Con una cuchara distribuimos 4 o 5 cucharadas de la mezcla de leches por toda la superficie. Dejaremos que se vaya absorbiendo el líquido antes de añadir más. Continuamos añadiendo líquido y esperando a que se absorba hasta que se haya acabado todo la cantidad. Aunque os parezca mucha, el bizcocho lo absorberá todo si le damos tiempo. Guardamos el bizcocho el en frigo de un día para otro para que repose y se asiente.
  8. Si queremos trasladamos el pastel a una fuente definitiva de servicio, no os preocupéis, si lo hacemos con cuidado no se romperá ya que la textura de este bizcocho nos permitirá este trasvase.
  9. Preparamos el merengue batiendo las claras a punto de nieve fuerte, con una pizca de sal. Una vez montado vamos añadiendo azúcar poco a poco sin dejar de batir. Lo mejor es que el merengue lo hagáis con unas varillas eléctricas ya que a mano es muy trabajoso. Rellenamos una manga pastelera o una bolsa de plástico a la que le cortamos la punta y decoramos nuestro pastel por toda su superficie con el merengue.

Una vez terminada la esta tarta, puedes quemar un poco el merengue con un soplete, adornarla con un poco de canela espolvoreada o hacer un caramelo suave y dejarlo caer sobre la tarta en forma de hilo fino.

Aunque esta tarta lleva un tiempo prepararla, quizás es más para un día de fiesta o un cumpleaños, el trabajo real de hacerla no es demasiado y el resultado no puede ser mejor. Un bizcocho totalmente empapado aunque consistente de una crema de leche dulce y muy sabrosa, toda una tarta de rechupete.

No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.