Trufas de chocolate momia

Compartir Twittear
3.8/55 votos
Trufas de chocolate momia

Info.

Ingredientes para Trufas de chocolate momia

  • 450 g de chocolate negro de cobertura de buena calidad
  • 450 g de chocolate negro de cobertura de buena calidad
  • 100 g de nata líquida (mínimo 35% en grasa)
  • 35 g de mantequilla
  • 150 g de chocolate blanco de cobertura

Cómo hacer trufas momia.

Estas trufas momia para Halloween nos encantan por lo requete monísimas que son de aspecto y lo terroríficamente ricas que están de sabor.

Son fabulosas para celebrar esta fiesta y súper sencillas de preparar. No tiene mayor dificultad que el resto de recetas de trufas que tenemos en nuestro haber, pues su base es la misma, ganache de chocolate negro, solo que esta vez va envuelta en chocolate blanco.

Decoramos estas trufas como una momia y, voilá, quedan convertidas en una magnífica sorpresa para los peques y no tan peques. Nosotros las hemos hecho en ocasiones anteriores y confirmamos que gustan y sorprenden a todos a partes iguales.

Como mencionado, preparar trufas de chocolate en casa es bien fácil y las variaciones de este dulce muchísimas, aunque nos ajustamos a la receta más básica de todas que es la que más nos gusta.

Se pueden hacer añadiendo un poco de licor a la ganache, frutos secos picados, utilizando chocolate con leche o blanco en vez de chocolate negro, aromatizando con ralladura de naranja y mucho más. Hay infinidad de versiones, a cual más sabrosa y divertida.

Para presentar este postre en cualquier otra época del año podemos prescindir de la decoración “momia” y simplemente bañarlas en chocolate blanco.

Sea como fuere, no dejéis de hacer las trufas momia porque, además de fáciles y divertidas, están de rechupete.

Preparación de crema de trufa de chocolate. Base de las trufas momia

  1. Arrancamos la receta preparando la ganache de chocolate negro para el interior de las trufas momia. 
  2. Troceamos 400 g. del chocolate negro de cobertura y lo reservamos en un bol. El resto del chocolate negro lo utilizaremos para la decoración (los ojitos), así que lo guardamos para más adelante.
  3. Calentamos el chocolate ligeramente, ya sea en el microondas o al baño maría sin que el agua toque el bol, para derretirlo.
  4. En caso de hacerlo en el microondas, mejor a golpes de calor cortos y removiendo entre golpe y golpe para que no se queme.
  5. Agregamos la mantequilla y removemos hasta amalgamar.
  6. Calentamos la nata líquida y cuando llegue a ebullición la retiramos del fuego.
  7. Vertemos sobre la mezcla de chocolate y mantequilla fundidos, tapamos y dejamos reposar sin tocar durante dos minutos.
  8. Removemos con unas varillas, primero con suavidad y después más rápidamente.
  9. Con esto conseguiremos que emulsione y se forme la ganache, obteniendo una crema espesa y brillante.
  10. Cubrimos la base y paredes de un molde con papel film y vertemos la ganache en su interior.
  11. Esperamos que enfríe un poco antes de pasar a la nevera y dejamos solidificar.

Forma y moldeado de las trufas momia

  1. Una vez sólida, retiramos la ganache del molde y cortamos en trozos del mismo tamaño (o lo más similar posible).
  2. Esperamos a que se atempere un poco antes de bolear con las manos. Este es un paso en el que ensuciamos y nos ensuciamos mucho, así que mejor usar guantes.
  3. Conviene ser muy rápidos a la hora de bolear para no derretir la ganache más de lo necesario.
  4. Cuando tengamos todas las bolitas listas, introducimos en el congelador durante una hora aproximadamente.

Cobertura de chocolate blanco

  1. Transcurrido este tiempo preparamos la cobertura de chocolate blanco.
  2. Troceamos el chocolate blanco y lo fundimos, ya sea al baño maría (como hemos hecho con el chocolate negro de la ganache) o en el microondas.
  3. Este es un chocolate muy delicado así que conviene estar atento y no pasarse con el tiempo o se nos quemará.
  4. Retiramos las trufas del congelador y las sumergimos, una a una, en el chocolate blanco fundido. Dejamos escurrir colocándolas sobre una rejilla o sobre papel vegetal.

Decoración y presentación final de las trufas momia

  1. Podemos decorar las trufas inmediatamente o guardarlas de nuevo en la nevera y decorar más tarde.
  2. En cualquier caso necesitaremos traspasar el chocolate blanco fundido a una manga pastelera.
  3. Fundimos también el chocolate negro que hemos reservado para la decoración y lo introducimos en otra manga pastelera.
  4. Cortamos la punta de ambas mangas, el agujero ha de ser minúsculo, y decoramos las trufas.
  5. Con el chocolate blanco hacemos hilos sobre las trufas, en dos pasadas a un ángulo ligeramente distinto para que se crucen y simulen las vendas. Y con el chocolate negro pintamos los ojos.
  6. Por último dejamos solidificar la decoración y ya tenemos unas trufas momia listas para consumir.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en este álbum de receta de estas trufas momias de Halloween.

Galería de la receta

Consejos para unas trufas momia perfectas

  • La calidad del chocolate es clave para conseguir unas buenas trufas momia (o cualquier otra), así que no escatiméis en ello. Realmente se nota la diferencia.
  • Podemos aromatizar las trufas añadiendo ralladura de naranja o un poco de licor a la ganache. En caso de que querer dar un toque crocante, podemos añadir frutos secos picados finamente.
  • Las trufas son fáciles de preparar, pero el calor es el enemigo. Es importante que la temperatura de la cocina no sea elevada y que las metamos en la nevera tantas veces como sea necesario para que se mantengan firmes.
  • A la hora de bolear la ganache y formar las trufas hay que trabajar con rapidez, porque de lo contrario el chocolate se funde y resulta inmanejable.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Los comentarios están cerrados