Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Alitas de pollo crujientes al horno

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 1 voto
Alitas de pollo crujientes al horno

Info.

Ingredientes para Alitas de pollo crujientes al horno

  • 12 alitas de pollo
  • 2 huevos
  • 150 ml de leche entera (10 cucharadas)
  • 2 cucharaditas de pimentón dulce o picante
  • Pimienta negra recién molida y sal (al gusto)
  • 100 g. de mantequilla
  • 150 g. de harina de trigo
  • 400 g. de pan rallado (tipo crujiente)

Esta original receta es un clásico en casa cuando tenemos sesiones de cine o fútbol con los amigos, o para esas cenas en las que no tengo mucho tiempo. Casi no manchas la cocina y el trabajo duro lo hace el horno. ¿Os ha picado la curiosidad? ¿os gustan las alitas? Si la respuesta es sí esta es vuestra receta, distinta a las fritas, igual de sabrosas y jugosas, pero con un toque crujiente que hará las delicias de grandes y pequeños.

Estas alitas son un idea base, pero las puedes tunear como más te gusten. El empanado clásico se puede especiar con hierbas, queso o un toque picante, de todas las maneras el rebozadoquedará super crujiente, como podéis escuchar cuando veáis el vídeo. Al ser al horno no necesitan mucho aceite y tampoco se apesta la casa. ¿Os atrevéis con ellas? Ya me contaréis si os han gustado.

Preparación de las alitas

  1. Cuando compras alitas lo normal es que te las den enteras, es decir, alita, punta y muslo. Cortamos la punta y separamos el muslito, con la mano dislocas el hueso y con un cuchillo lo separas, se tarda menos de 5 segundos. Las colocamos libres de pelitos en una fuente y salpimentamos. Reservamos.
  2. Precalentamos el horno a 220ºC, calor arriba y abajo y aire.
  3. Batimos el huevo con la leche entera en un planto llano o un bol. Mezclamos la harina de trigo con el pimentón dulce, la sal y la pimienta negra recién molida. Reservamos.
  4. Preparamos tres recipientes de un tamaño que puedas meter perfectamente las alitas de pollo. En uno colocamos el pan rallado (podéis utilizar pan rallado extracrujiente, lo encontraréis en cualquier supermercado o gran superficie), en otro el huevo batido mezclado con la leche y en el tercero la harina mezclada.
  5. Pasamos el pollo primero por la harina, luego por el huevo y finalmente por el pan rallado apretando bastante para que quede bien empanado. Si no quieres mancharte puedes usar unas pinzas o un par de tenedores, porque si usas los dedos al final tendrás una plasta cementosa bastante desagradable.
  6. En una fuente de horno, lo bastante grande para que quepa el pollo troceado en una sola capa, ponemos un poco de mantequilla y la fundimos en el horno precalentado. Ponemos las alitas en la bandeja (cuidado con el horno, no os queméis) y las asamos a 190 º C durante 10-12 minutos. Pasado ese tiempo las damos la vuelta y proseguimos con la cocción otros 10-12 minutos o hasta que estén crujientes y doradas.
  7. Ahora solo falta ponerlas en el plato y acompañarlas con tu salsa preferida. Un poco de salsa de tomate casera, normal o picante es perfecta, pero puedes usar la que más te guste: salsa barbacoa, mojo picón, mayonesa, alioli, ketchup, mostaza con miel… Verás que ricas están, se comen como pipas, una detrás de otra.

De acompañamiento, un poco de ensalada de tomate, unas patatas asadas o un poco de maíz dulce a la parrilla, aunque está tan buenas que seguro que los ignoras hasta que te hayas acabado el último trozo de pollo. Para chuparse los dedos.

Os animo a que visitéis más recetas de tapas, aperitivos y pinchos perfectos para una velada inolvidable con los vuestros. Perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí, una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis.

Trucos y consejos

  • Podéis hacer esta receta con un toque picantón, como hacen en México. Mezclamos sal con la pimienta negra molida, el pimentón picante y si te gusta el riesgo un poco de cayena molida. Salpimentamos con la mezcla el pollo y dejamos que se macere bien durante 15 minutos. Luego seguimos los pasos de la receta.
  • Este plato tiene mucha menos grasa que las alitas de pollo fritas ya que se hacen en su propio jugo. Incluso podéis sustituir la mantequilla por un poquito de aceite de oliva virgen extra, aunque el toque de sabor que le da la mantequilla es increíble.
  • El mismo procedimiento nos vale para los muslitos de pollo aunque estos necesitan más tiempo en el horno para que no se queden crudos por dentro.
  • Si las alitas tienen restos de plumas lo más eficaz es usar un soplete para quemarlos y así arrancarlos con facilidad. Si no tienes soplete usando un mechero será suficiente.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *