Recetas de rechupete

Recetas de carnes y avesRecetas de tapas y aperitivos

Arepas venezolanas con relleno la Reina Pepiada

  • 6 personas
  • Preparación fácil
  • 1,4 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 25 minutos
Receta de arepas venezolanas

Ingredientes

  • 2 tazas de harina de maíz precocida P.A.N. o similar (blanca)
  • 4 tazas de agua tibia
  • 1 cucharada de postre de sal
  • Para el relleno “La Reina pepiada”
  • 400 gr. de carne de pollo
  • 2 dientes de ajo
  • 1 cebolla mediana
  • 1 aguacate maduro
  • 3 cucharadas de mayonesa casera
  • 25 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)

Hablar de arepas, es hablar de Venezuela y de su gente. Como nos pasa con el pan a los españoles, la arepa es un alimento esencial y diario en el menú de los venezolanos. También se preparan y consumen en otros países cercanos como Colombia, aunque con algunas variaciones en su elaboración o rellenos. Ya hemos preparado algún plato típico venezolano como los tequeños o pasapalos, así que no podía faltar en el blog esta receta

El origen de esta masa preparada con harina de maíz se remonta muchos siglos atrás, cuando los indígenas molían el maíz entre dos piedras lisas, hacían bolas con ella y las asaban en un utensilio llamado “aripo” (una plancha un poquito curva fabricada en barro). Precisamente de ahí viene el nombre de “arepa”. En la actualidad, al ser un plato “nacional” se puede encontrar en todos los hogares, sean ricos o pobres, tanto en un lujoso restaurante como en un puesto callejero. Se consume durante todo el día, en los almuerzos, en las cenas y por supuesto en los desayunos, donde es la estrella invitada en la mayoría de las casas de este país caribeño.

Existen muchas variaciones de “arepas”. Por ejemplo, en función de su grosor pueden ser “telitas” (muy finitas) de la región de los Andes, más gruesas y abombadas en la zona Centro, y las más grandes típicas de la parte más oriental de Venezuela. Se preparan asadas, fritas o a la plancha. Pueden ser saladas, dulces (añadiendo azúcar a la masa), de chicharrón, anisadas o arepas “peladas”, que se cocinan con cenizas. Los rellenos de las arepas son interminables, y casi podemos decir que hay uno diferente por cada cocinero/a de cada casa o restaurante. Se abren en dos mitades y bien calientes, se rellenan de queso, de jamón y queso, de pollo guisado, carne mechada, etc

Las arepas de hoy vamos a rellenarlas con una de las recetas más populares, llamada “La reina pepiada” en honor a una hermosa joven que se proclamó Miss Universo en 1955. Las arepas sin relleno son una receta “sin gluten”, por lo que podéis degustarla los celíacos, rellenándolas luego como más os guste. Espero que os animéis y las preparéis en casa. ¡Adelante Venezuela!

Preparación de las arepas

Las arepas se elaboran con harina de maíz ya precocida, que puede ser blanca o amarilla. En España la más habitual en cualquier gran superficie es la marca P.A.N., la cual es perfecta ya que es también muy usada en Venezuela y el resultado final es satisfactorio.

  1. Echamos el agua en un bol grande y salamos. Añadimos la harina y comenzamos a remover con la ayuda de una cuchara o tenedor. Al utilizar agua tibia, conseguimos que la harina se integre mejor y no se produzcan grumos.
  2. En cuanto vemos que coge consistencia la mezcla, pasamos a trabajar con las manos. Vamos mezclando/amasando en movimientos de fuera hacia dentro, de manera que la harina absorba completamente el agua y nos resulte una masa uniforme y compacta. Sabemos que la masa está en su punto óptimo cuando no se pegan a las manos.
  3. Lavamos las manos y vamos haciendo bolas del tamaño un poco mayor que una nuez (como si hiciésemos albóndigas) y las aplastamos hasta conseguir una forma redondeada. Como vamos a rellenarlas, las haremos de un dedo de grosor (1,5 cm) y entre 8-10 cm de diámetro. Si vemos que se nos ha formado alguna grieta en la masa, le damos con un poco de agua y la cerramos.
  4. En una plancha o sartén antiadherente grande (haremos de 4 en 4), echamos un poco de aceite (para que luego no se nos peguen) y calentamos a temperatura media para que las arepas se vayan cocinando bien y no resulten crudas por dentro.
  5. Las cocinamos vuelta y vuelta, aproximadamente unos 4-5 minutos, hasta que comprobamos que tienen cierto color dorado/tostado por el exterior. Vamos repitiendo el proceso con el resto y reservamos en una fuente, tapándolas con un paño para que no enfríen.

Preparación del relleno “La reina pepiada”

  1. Cortamos con nuestro cuchillo cerámico Kyocera la carne de pollo en pequeños trozos y la salpimentamos al gusto. Podemos usar la que más nos guste como pechuga, contramuslo, muslo, etc.
  2. En un sartén con un poco de aceite, vamos pochando la cebolla, el ajo, y más tarde añadimos la carne de pollo. Salteamos hasta que nos quede jugosa y reservamos todo en un bol.
  3. Pelamos el aguacate, quedándonos con la carne más madura del interior. Lo cortamos en trocitos pequeños, lo añadimos al bol y mezclamos bien todos los ingredientes. Al estar maduro el calor lo ablandará y se mezclará fácilmente con el resto de ingredientes.
  4. Añadimos ahora 3 cucharadas de mayonesa y mezclamos. ¡Y ya tenemos listo nuestro delicioso relleno! También podéis usarlo para otras recetas latinoamericanas que se rellenan, como fajitas, burritos, empanadas, … etc.
  5. Cortamos las arepas por la mitad longitudinalmente, sin llegar al fondo, y metemos dentro el relleno calentito. Simplemente deliciosas.

Historia sobre “La reina pepiada”

Se puede decir que esta es la arepa más famosa del país, actualmente es común en muchos establecimientos con distintas formas y preparaciones. Su creador es Heriberto Álvarez, de 83 años y proveniente de la población de Las Araujas, en el estado Trujillo.

El origen del nombre “reina pepiada” se remonta al año 1955, cuando la modelo venezolana Susana Dujim ganó el certamen Miss Mundo. Heriberto y su familia, regentaban un negocio en Caracas llamado “Los Hermanos Álvarez” (en la Gran avenida). En honor al logro de Susana vistieron a una de sus sobrinas, de 12 años, como una Reina y la colocaron en una especie de altar. Uno de los transeúntes que se acercaron fue el mismísimo padre de la Miss, que preguntó curioso el porqué de la coronación de la niña. Al enterarse de la razón se identificó como el padre de Susana y dijo que llevaría a su hija a comer al negocio de los Álvarez. Al presentarle la arepa tostada con el relleno de pollo y aguacate en honor a ella, la bautizaron como “la reina” y como a las mujeres con muchas curvas de esa época se les llamaba “pepiadas”, finalmente quedó el nombre de “reina pepiada”. Una bonita historia para cerrar esta receta.

Esta historia la quiero completar con el comentario de una amiga colombiana, Margarita Buitrago. Reclama que en su país las arepas son también una institución y nos aclara un poco la diferencia entre unas y otras, creo que es interesante para que podáis diferenciarlas.

“Las arepas no sabemos si son colombianas, venezolanas o incluso mexicanas porque en México les dicen “gorditas” porque son como las tortillas pero más gruesas… Así este es un misterio que sólo nuestros queridos ancestros indígenas conocen. Sé por una muy buena amiga venezolana que ellos no preparan las arepas directamente con el maíz como nosotros en Colombia, sino que en Venezuela la tradición es hacerlas con harina de maíz precocida (tipo P.A.N.). Las arepas colombianas se preparan con maíz trillado, que no es otra cosa que maíz seco tanto blanco como amarillo, que se deja secar en la planta. Este maíz se debe cocer en olla express preferiblemente o a veces se cuece en leña hasta que ablanda lo suficiente para poder molerlo. También se usa el “choclo” o maíz tierno recién cortado de la planta, con el que también preparamos arepas, envueltos y tortas de choclo (horneadas tipo bizcocho o fritas tipo buñuelo), entre otras cosas.”

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir