Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Brownies de chocolate blanco y nueces

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 1 voto
Brownies de chocolate blanco y nueces

Info.

Ingredientes para Brownies de chocolate blanco y nueces

  • 200 gr. de chocolate blanco (el que más os guste)
  • 100 gr. de mantequilla
  • 4 huevos
  • 100 gr. de azúcar normal blanquilla o en polvo.
  • 1 cucharada de esencia de vainilla
  • 80 gr. de harina de trigo
  • De 50 a 100 gr. de nueces (depende de lo que os gusten)
  • Un poco de mantequilla y harina para untar el recipiente para hornear
  • Opcional: 50 ml de leche condensada y 1/2 cucharadita de bicarbonato sódico

Cómo hacer unos brownies de chocolate blanco. Cuando hablamos de brownie todo el mundo piensa en el bizcocho denso de chocolate negro con nueces y sin levadura. Una textura intensa en el interior y crujiente en el exterior hace de este postre el preferido de los más chocolateros.

Seguro que el brownie clásico con nueces ya lo habéis probado con alguna de mis recetas, pero hasta ahora no me había aventurado a hacerlo con chocolate blanco. Su sabor me recuerda a las meriendas de pequeño con pan Fabiola, aunque es mucho más intenso.

El nombre “brownie” deriva de su color marrón oscuro, brown en inglés. Aunque otras versiones dicen que fueron inventados por una mujer llamada Brownie, que su nombre fue tomado de los populares duendes del Palmer Cox “Brownies” (dibujos animados del año 1887) o que es la versión americanizada del broonie, un dulce escocés. Sea como sea en este caso se debería llamar whitey, pues aunque toma un color parecido al caramelo, su color no es de chocolate negro sino marrón claro.

La primera receta publicada apareció en 1906 en la edición de Fannie Merritt Farmer Boston Cooking School. La “leyenda” dice que una ama de casa estaba preparando un pastel de chocolate y se olvidó de añadir levadura siendo el resultado final del agrado de todo el mundo. La historiadora americana Meryle Evans cree que los brownies son una americanización de los scones de cacao escoceses. Sea cual sea la historia, la real no se conoce… lo que está claro que este pastel de chocolate se hizo popular en la década de 1920.

Para aquellos puristas que piensen que el chocolate blanco no es chocolate por su color amarillo claro o marfil, os aseguro que es chocolate y que lleva cacao, aunque en forma de manteca. A mí me encanta ya que el punto de fusión de la manteca de cacao es lo suficientemente elevado para mantenerlo sólido a temperatura ambiente, pero lo bastante bajo como para hacer que se funda en la boca, simplemente delicioso.

Preparación de los brownies de chocolate blanco

  1. Lo primero es preparar el recipiente donde los vamos a cocinar, yo he usado una bandeja de 20×20 de cristal. La medida de la bandeja da para 9 brownies generosos, pero todo depende de cómo queramos que sea de grueso, si los queréis menos altos emplead una bandeja mayor. Untamos con mantequilla y espolvoreamos con harina de trigo sobre la superficie de la bandeja.
  2. Echamos en un cuenco el chocolate blanco en trozos pequeños con la mantequilla y lo ponemos en el microondas durante 4 minutos a temperatura media. Sacamos cada 2 minutos para mezclar y evitar que se nos queme. Una vez finalizado el tiempo juntamos bien la mezcla con una varilla hasta que quede una crema de chocolate parecida a la nocilla blanca.
  3. Batimos en un bol grande los huevos con el azúcar y la cucharada de esencia de vainilla hasta que quede una crema espumosa. Vertemos la crema del chocolate blanco en el bol anterior, mezclamos bien con las varillas.
  4. Tamizamos la harina con un colador y añadimos a la anterior mezcla, removiendo muy bien hasta conseguir una pasta crema homogénea. Vertemos la mezcla-crema de chocolate en la bandeja de cristal. Yo me he ayudado con una paleta de silicona para aprovecharla toda y que no quede nada en el bol. Si tenemos tiempo, un buen truco para mejorar la textura de los brownies es colocar la masa sin hornear en el molde en la nevera durante unas horas o incluso durante la noche, conseguiremos un resultado profesional de pastelero.
  5. Partimos las nueces en 2 y las introducimos en la crema cubriéndolas bien con un tenedor con la crema de  chocolate blanco del brownie.

Horneado y presentación final de los brownies de chocolate blanco

  1. Cocemos nuestro brownie en el horno precalentado a 180º C en la parte intermedia durante 35 minutos (tal como comenté en alguna otra receta, todo depende del horno, siempre mirad con un tenedor que al pinchar salga seco). Cuando lleve ya 15 minutos en el horno tapamos con un poco de papel de aluminio para que no se queme la superficie y la costra quede perfecta y crujiente. No os debéis pasar en el tema del tiempo porque os saldrán unos pastelillos secos que no hay quien se los coma.
  2. Otro consejo es hornear el brownie menos tiempo a mayor temperatura (250º C, el máximo de mi horno eléctrico), a continuación, colocamos el molde en agua helada durante 5 minutos. El cambio brusco de temperatura producirá una corteza crujiente y un interior suave y denso.
  3. Lo dejamos enfriar en la bandeja y cuando esté frío lo cortamos en 9 trozos iguales. Los separamos de la bandeja con cuidado y presentamos en un plato con un poco de mermelada de fresas, le va que ni pintada. Un truco para que los brownies serán más fáciles de cortar es colocar el molde en el congelador durante unos minutos. Pasamos un cuchillo afilado en agua caliente, lo secamos con un paño y cortamos directamente para que salgan perfectos y no se nos deshagan.
  4. Si sobran (que lo dudo), debemos colocarlos en un recipiente hermético y meterlos en la nevera. A temperatura ambiente, van a durar tres o cuatro días, en la nevera unos cinco. También podemos congelar nuestros brownies aunque puede afectar a su textura, por lo que lo mejor es tomar algunas precauciones. Envolvemos cada cuadrado en una envoltura de plástico y luego en papel de aluminio, colocamos los cuadrados envueltos en una bolsa especial para el congelador.

Os dejo con fotos del proceso paso a paso. Espero que os guste y os animéis a prepararlo.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Rober dice:

    Un postre que es lo más, sencillo y perfecto para los amantes del chocolate blanco como yo. Lo he preparado con los niños y les ha encantado, gracias.

  2. Divina dice:

    Hemos elegido estos brownies para el cumple de mi niña y os digo que han salido de rechupete. De toda confianza, le han gustado a todo el mundo. Haremos más postres de rechupete.

  3. SOFI dice:

    Ha sido mi tarta de cumple Alfonso. Todo un éxito! GRACIAS

  4. marcos dice:

    Incréibles Alfonso, me ha gustado mucho (además del sabor) la textura. Soy un apasionado del chocolate… y blanco, más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *