Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Chulas de calabaza o calacú

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.5/5
  • 22 votos
Chulas de calabaza o calacú

Info.

Ingredientes para Chulas de calabaza o calacú

  • 250 g. calabaza
  • 100 g. harina de trigo
  • 2 cucharadas colmadas de azúcar blanquilla o normal
  • 3 huevos
  • 1 sobre (16 g.) de levadura química en polvo tipo Royal
  • azúcar molido, en polvo o glass para espolvorear. Si os gusta con un toque de canela, con media cucharadita de canela en polvo es suficiente.
  • Aceite de oliva virgen suave (podéis emplear también aceite de girasol, como más os guste), el necesario para freír

Cómo hacer chulas de calabaza. Hay una época del año que me encanta y, como buen ourensano que soy, no puede ser otra más que el Carnaval o Entroido. En toda Galicia y especialmente en la provincia de Ourense siempre se ha vivido el Carnaval de forma muy intensa.

Seguramente muchos habréis oído hablar de los pueblos de Xinzo, Verín y Laza, lo que llamamos el Triángulo del Carnaval, y las fiestas tan particulares que allí se viven por esas fechas, donde no ir disfrazado se “castiga” duramente con guerras de hormigas rabiosas, lluvia de harina y otras cosas más que mejor no os cuento.

Sin llegar a tales extremos en la ciudad de Ourense es rara la persona que sale a la calle sin disfraz, sin importar la edad o condición.Y como toda fiesta que se precie en Galicia, existe un repertorio gastronómico para celebrarla. Nunca faltan orejas (orellas), filloas de leche, caldo o sangre, buñuelos o las chulas de leche de mi abuela Lucrecia y por supuesto, la receta de hoy:“chulas de calabaza o calacú”.

Las chulas de calabaza no son sólo típicas de la época de Carnaval, también es muy común prepararlas en Samhain, o sea en el Día de todos los Santos, Halloween para los países anglosajones. El Samhain era la festividad pagana más importante en Europa hasta la llegada del cristianismo, se celebraba el final de la temporada de cosechas en la cultura celta, contando a partir de ese día como un año nuevo. El caso es que ya sea en carnaval o en Samhain, no podéis pasar sin preparar estas chulas. La calabaza les aporta una suavidad y sabor característico absolutamente de rechupete.

Preparación de las chulas de calabaza

  1. Eliminamos la corteza exterior de la calabaza con un cuchillo y la troceamos. Ponemos los trozos en una olla con agua hirviendo y dejamos cocer 40 minutos, hasta que vemos que está blandita.
  2. No es necesario que los trozos sean muy pequeños, una vez cocida la vamos a triturar. Otra opción para preparar la calabaza es hornearla hasta que esté blandita.
  1. Colocamos la calabaza en un escurridor y con un tenedor la aplastamos. Dejamos que escurra durante 1 hora, para que vaya soltando toda el agua que pueda tener. Nos interesa que la calabaza esté seca sin agua, para no aguar la mezcla.

Preparación de la crema de las chulas de calabaza

  1. Ponemos la calabaza triturada en un bol grande y añadimos los huevos. Batimos hasta que se mezclen bien. Agregamos el azúcar y mezclamos otra vez hasta que se integre.
  2. Es la hora de la harina y la levadura, a ser posible la tamizamos con un colador sobre la mezcla. La levadura que vamos a emplear es levadura química o polvo de hornear (como lo llaman en América) tipo Royal.
  3. Añadimos todo al resto de la mezcla, batimos hasta crear una crema homogénea e integrada.
  4. Ponemos una sartén con abundante aceite de oliva virgen extra, el necesario para que luego cubra las chulas, y calentamos a fuego medio-bajo.
  5. Con la ayuda de dos cucharas, incorporamos porciones de la masa. Añadimos un pedacín de masa a modo de prueba a la sartén y cuando se dore es cuando debemos empezar a freír. Yo he utilizado aceite de oliva pero para aquellos que no le guste el sabor fuerte que da podéis usar aceite de girasol.

Fritura y presentación de las chulas de calabaza

  1. Freímos las chulas por los dos lados hasta que estén doradas, unos segundos es lo que se tarda en el proceso. Retiramos a un plato con papel de cocina absorbente para retirar el exceso de aceite.
  2. Este proceso es muy rápido y debemos controlar el aceite pues, para conseguir que las chulas se nos quemen, necesitamos la temperatura exacta.
  3. Sólo nos queda espolvorear nuestras chulas recién hechas con azúcar glass o en polvo al gusto. A mi me gusta con un poco de azúcar glass mezclado con canela en polvo, dejando que se impregnen bien.

Dejamos enfriar y las degustamos recién hechas, a temperatura ambiente o frías, simplemente deliciosas. Aunque el mejor momento para tomarlas es recién hechas, cuando aún se mantendrán crujientes por fuera y super tiernas por dentro, buenísimas.

Consejos y recomendaciones para unas chulas de rechupete

  • Con esta receta conseguiremos unas 30 chulas aproximadamente del tamaño que veis en las fotos. Aunque las podéis hacer más grandes. Es una receta bastante económica y como habréis leído, bastante sencilla.
  • En algunas zonas de Ourense es típico bañarlas con una buena miel de flores. Aunque resultan muy ricas a mí me parecen que quedan demasiado dulces, pero para os larpeiros os dejo el toque de la miel que seguro que os gusta.
  • El éxito de la receta está en controlar la temperatura del aceite, la primera vez que las hice me quedaron un poco chamuscadas, requemadas por fuera y crudas por dentro. El aceite estaba demasiado caliente y la cantidad de masa que ponía en la sartén era excesiva. Así que, tal como recomiendo, la primera fritura de un poquito de masa. Es una forma perfecta para controlar la temperatura del aceite. La primera tanda nos servirá para probar las siguientes y que nos salgan de rechupete.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Conchita Estaún dice:

    Voy a probarlas, tengo calabaza y no sabia que hacer con ella. cuando hago puré de patata, si que incorporo calabaza y sale muy bueno y más fino. y también con las judías blancas secas, se le pone un poco y están muy ricas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *