Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Cómo hacer la hamburguesa casera casi perfecta

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 4.8/5
  • 22 votos
Cómo hacer la hamburguesa casera casi perfecta

Info.

Ingredientes para Cómo hacer la hamburguesa casera casi perfecta

  • 500 gr. carne de ternera de calidad
  • 1 diente de ajo
  • 1 huevo
  • Hojas de albahaca fresca
  • 4 cda. queso parmesano rallado
  • cebolla confitada
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Rúcula
  • Queso de cabra (o el que más os guste para acompañar)
  • Pan de hamburguesa
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer una buena hamburguesa. Hasta hace no demasiado, cuando nos referíamos a las hamburguesas las asociábamos en seguida con la llamada comida basura.

Pensando que estarían elaboradas sabe Dios con qué carne y con qué más que seguro no lo era. Hoy en día existe una tendencia a preparar este tipo de comida manteniendo la calidad y el buen hacer.

Es habitual encontrarnos este tipo de recetas de carne en la carta de cualquier restaurante. La mayoría de las veces con un apartado dedicado a este tipo de comida, pudiendo encontrarnos hamburguesas de auténtico gourmet. Cuando hablamos de producto de calidad y sobre todo de carne, muchas preguntas nos vienen a la cabecita, ¿qué tipo de carne merece recibir este apelativo?¿a qué nos referimos con hamburguesa gourmet?¿Buey de los Valles del Esla, ternera gallega, rubia gallega, carne de Ávila, carne de vacuno del País Vasco …?

El tema de la carne a emplear depende de la zona en la que os encontréis y los gustos de cada uno. Lo que más o menos coincide todo el mundo es que el ingrediente básico de una hamburguesa, que debe ser escogido cuidadosamente. La mejor carne suele ser de ternera magra, consultad al maestro carnicero, si es de confianza. Él os dirá según lo que queráis preparar cuál será el mejor corte y lo picará a la vista, sin que os llevéis sabe Dios qué.

La receta de hoy es una más, pero de rechupete, la que preparamos en casa desde hace años y que han probado un montón de invitados/as llegando a decir que es de las mejores que han entrado por su boca. Así que tenéis la oportunidad de hacerla en casa y ya nada nos impide preparar en casa unas hamburguesas de categoría que harán que volvamos a disfrutar de este tipo de comida, por eso y como muestra, hoy hemos preparado una hamburguesa de ternera con cebolla confitada.

Antes de empezar con la hamburguesa. La carne

  1. Pedimos a nuestro carnicero que nos pique la carne que hayamos elegido para preparar las hamburguesas. Es importante no sólo elegir la carne sino que el carnicero la triture al momento. Cuando cortas una carne, lo que estás haciendo es romper los tejidos y hacer que se oxide.
  2. Lo mejor es que le pidáis consejo a la hora de elegir el tipo de carne, cuanto más tierna mejor. Comprad la cantidad justa para las hamburguesas que vayas a cocinar. De otra forma te verás obligado a congerlar lo que sobre y perderá calidad.
  3. Antes de empezar a cocinar no olvidemos sacar la carne de la nevera. Al menos, media hora antes y colocarla en un lugar templado para que se atempere.
  4. En un bol mezclamos todos los ingredientes de la hamburguesa. Por un lado la carne picada, el ajo bien troceado y la yema de un huevo previamente batida. Este truco lo aprendí en una clase con Jesús Almagro, la yema batida a la carne hará que quede más esponjosa.
  5. También irán en la mezcla las hojas de albahaca y el queso parmesano rallado. Este último opcional y que debéis tener en cuenta a la hora de añadir sal. Yo suelo probar la carne tal cual antes de pasar a la sartén para probar si esta a mi gusto, no deja de ser casi un steak tartar.
  6. Mezclamos todos los ingredientes amasando con las manos hasta que estén todos bien integrados.
  7. Yo he optado por incluirle queso parmesano porque es de potente sabor y se trata de uno de mis preferidos. Pero quedaría perfectamente con un queso manchego bien curado u otro queso fuerte de vuestra elección. Y por supuesto si no os va el queso o sois super puristas con la carne, eliminad este ingrediente de la hamburguesa.
  8. No debemos macerar nunca la carne en medios ácidos como vinagres o zumos de cítricos. Es para evitar que se cueza y modifique sus características.

Preparación de nuestra hamburguesa casera

  1. Dividimos la mezcla en 4 partes que corresponderán a las 4 hamburguesas que vamos a formar. Cada una de las porciones será de unos 125 gr.-150 gr. y a temperatura ambiente. Pero si preferís hacer mini hamburguesas el rendimiento sería el doble.
  2. Si tenéis un aro de los de emplatar, podéis utilizarlo para dale las hamburguesas un toque más profesional. Si no es así simplemente tendremos que darle forma con las manos a cada una de las porciones de carne.
  3. Antes de poner en la sartén es el momento de añadir sal y pimienta negra recién molida, al gusto de cada uno.
  4. En una sartén calentamos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Podemos incluso pincelar la carne con un poco de aceite y no añadir aceite a la sartén, queda a vuestra elección e incorporar las hamburguesas. La sartén debe estar caliente pero sin pasarse, no queremos que se nos quemen las hamburguesas según las pongamos al fuego.

Presentación final de la hamburguesa. Punto de la carne

  1. Las cocinaremos a fuego medio alto, por ambos lados dejándolas un poco al gusto de cada uno. Más o menos cocinadas en función de cómo nos gusten. Si la sartén desprende mucho humo, baja el fuego para evitar una excesiva caramelización en la superficie y que quede el interior sin cocinar. Aunque esto debe ir por gustos, recordad que puede hacerla poco, al punto o muy hecha, según tus gustos.
  2. El tiempo de cocción debería ser de unos 3 minutos por cada lado y siempre una sola vuelta por cada lado. Si ves que se queda sosa o no está condimentada a tu gusto, lo mejor es salpimentar después de cocinarlas.
  3. Montamos cada hamburguesa con pan previamente tostado por el interior. Así evitamos que se destroce el pan al morderlo, le da más consistencia. Os recomiendo hacerlo con un poquito de mantequilla y lo pondría sobre la sartén. En la misma en la que hemos hecho la hamburguesa para que se impregne de la grasa y sabor de la carne. Es un buen detalle.
  4. Añadimos unas hojas de rúcula lavadas antes con un poquito de agua, dos rodajitas de queso de rulo de cabra y una buena cantidad de cebolla confitada.

En un momento podemos disfrutar de una hamburguesa totalmente casera acompañada de productos de calidad, toda una hamburguesa gourmet. No necesitaremos más que una cervecita bien fresquita y una buena compañía para disfrutar de una cena de rechupete.

Consejos y recomendaciones

  • El secreto del éxito de unas deliciosas hamburguesas es, sin duda, conseguir una carne de calidad. De nada vale aliñar y adobar la carne con un sinfín de aderezos si esta no es de primera. Al final el resultado de nuestra hamburguesa se resentirá.
  • Si os apetece podremos hacer que la hamburguesa sea aún mejor si preparamos nuestro propio pan en casa. En el blog podréis encontrar la receta del pan para hacerlo en vuestra casa y completar una hamburguesa redonda.
  • Si empleamos producto de calidad os prometo que no harán falta demasiados artificios para conseguir una hamburguesa de esas que se quieren repetir.
  • Si además la acompañamos de un queso rico, el que más nos guste, un poco de cebolla confitada y un pan al gusto. Conseguiremos una hamburguesa digna del mejor restaurante.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Corazon Culeé dice:

    No puede ser ¿quién fue tu maestro?! Todo genial menos lo de batir una yema de huevo. Algo difícil… jeje y lo de probar la carne crudaa akjjjs yo aportaré algo junto a toda tu receta trocitos de cintas de beicon y salen perfectaasss!!

  2. Paolo dice:

    Me gusta esta idea de probar la carne ante de formar las hamburguesas pero, si al cocinero gusta comer carne cruda como en el mi caso, podría pasar que al fin alguien se queda sin hamburguesa.
    Lo que no entiendo es porque carne de ternera y no de novillo. Las terneras son criadas con un montón de químicos que no se usan, para motivos económicos, si se crían novillos o vaquillonas.
    Para el mi gusto el mejor resultado se obtiene picando (una sola vez) entraña de novillo o de vaquillona y agregando, si es muy magra, un 10% de panceta salada de cerdo.

  3. Rodrigo dice:

    Una hamburguesa de la leche, te aseguro Alfonso que tendré que repetirla otra vez. Me hicieron la ola en casa

  4. Natividad dice:

    Y no lleva pan rallado¿?

  5. carlos dice:

    que rico uno saber eso para aprender muchas cosa casera

  6. Jessi dice:

    Ya sólo hago burguers en casa a partir de tu receta, la base es muy buena. Luego le pongo lo que nos gusta en casa, pero siempre triunfo con mis amigos. Voy a intentar un día hacer el pan casero, espero que salga como en tu foto. Gracias amigo

  7. JOSE CARRASCO dice:

    Si haces ésta hamburguesa te aseguro que dejas de comprarlas prefabricadas, yo las he hecho y da gusto comerselas, enhorabuena y gracias por un nuevo conocimiento, agradecido. JOSE MARÍA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *