Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Crema suave de espárragos trigueros

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 1 voto
Crema suave de espárragos trigueros

Info.

Ingredientes para Crema suave de espárragos trigueros

  • 2 manojos de espárragos trigueros (unos 24 espárragos)
  • 2 cebollas grandes
  • 1 puerro
  • Un poco de perejil fresco, tomillo y orégano (para darle más sabor a campo)
  • 200 ml. de nata o crema de leche
  • 300 ml de agua o caldo de ave
  • 50 ml de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • Para decorar: Unas lascas de queso parmesano, unos picatostes de pan frito y las puntas de los espárragos a la plancha

Cómo preparar una crema de espárragos verdes o trigueros. Yo casi siempre los preparo los espárragos a la plancha o a la brasa, incluso en alguna cena caen en un revuelto con unos ajetes y un poquito de bacon. Pero esta vez me he decidido por una receta versión crema. Un plato casero, sano y muy sencillo, que estoy seguro os gustará.

Los espárragos trigueros son los más sabrosos de su familia, a diferencia de los blancos son más finos y alargados. Los podéis encontrar en las laderas de los caminos de manera silvestre desde finales de invierno hasta mediados de abril. Aunque si no sois muy aficionados a los paseos por el campo, en cualquier supermercado encontraréis varios tipos dependiendo de su grosor. Además de su gran sabor el espárrago tiene muy pocas calorías debido a su alta proporción de agua, y su elevado contenido en fibra aporta sensación de saciedad ayudando a reducir el apetito.

Esta crema de espárragos es una solución saludable, económica y muy apetitosa para una cena si os apetece un plato rico de cuchara. Las cremas de verduras se han convertido desde hace poco en un clásico de mis cenas fáciles y rápidas, así me voy a la cama con un plato sano y muy completo.

Cualquiera de las cremas de rechupete que tenemos en el blog como la de calabaza, de grelos o la de puerros, deberían estar presentes al menos una vez en nuestro menú semanal. Son fáciles de preparar y no requieren mucho tiempo. Os invito a que al menos una vez probéis la crema que os presento hoy, una forma deliciosa de comer espárragos. Espero que os guste.

Preparación de la crema de espárragos

  1. Pasamos por debajo del grifo los espárragos para limpiarlos y quitarles los restos de tierra o suciedad que traigan.
  2. Para esta crema vamos a utilizar sólo la parte gruesa de los espárragos por lo que cortaremos por la zona anterior al tallo, la parte más tierna del mismo. Reservamos la puntas del espárrago para el final de la receta.
  3. El tronco que nos queda lo vamos a cortar en trocitos pequeños para que se hagan bien al sofreírlos con el resto de verduras. Reservamos.
  4. Pelamos las cebollas y el puerro quitándole las capas exteriores y las picamos en juliana. En una cazuela vertemos un poco de aceite de oliva virgen extra y sofreímos todo 5 minutos a fuego medio. Echamos un poco de sal para que suelte parte del agua y el perejil, el tomillo y el orégano. Removemos bien con la cebolla y el puerro.
  5. Añadimos ahora los trocitos de espárrago, mezclamos y salteamos todo junto otros 5 minutos. Queremos que se vayan cocinando y ablandando antes de la cocción.
  6. Vertemos la nata y el agua en la cazuela de manera que queden cubiertos todos los ingredientes.
  7. Cocemos 10 minutos a fuego alto, echando un vistazo de vez en cuando para que no se nos quede sin líquido y se nos pegue a la cazuela. Probamos y salpimentamos al gusto en el momento que comience a hervir.

Preparación final y presentación de la crema de espárragos

  1. Pasado el tiempo de cocción retiramos del fuego la cazuela.
  2. Trituramos bien con la batidora de mano o con el vaso batidora, resultando una mezcla con textura de puré ligeramente espeso.
  3. Comprobaremos como la crema adquiere ese característico color verde. En función de vuestro gusto podéis añadir un poquito más de nata para conseguir el punto de crema deseado, más suelta o más espesa.
  4. Después de triturarlo tenéis la opción de pasarlo por un colador o un chino. De esta forma ayudaremos a quitar todas las hebras de los espárragos.
  5. Para el toque final del plato vamos a saltear los espárragos que tenemos reservados. En un poquito de aceite de oliva virgen salteamos las puntas de los espárragos. Unos 2 o 3 minutos a fuego medio en una sartén es más que suficiente.
  6. Cortamos unas lascas de nuestro queso curado preferido y ya tenemos todos los ingredientes para montar el plato.
  7. Servimos la crema de espárragos calentita en la mesa.
  8. Decoramos con las puntas tiernas de espárrago y las lascas de queso en el plato de cada comensal.

Esta crema de espárragos la podemos hacer perfectamente el día anterior. Incluso congelarla en una tartera, ya que al no llevar patata se descongela muy bien.

Debemos servirla muy caliente y podemos acompañarla de un poco de queso en lascas o picatostes de pan frito. Como veis es una receta sencilla y muy saludable. Perfecta para darle un toque especial a cualquier primer plato de diario.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. mercedes aquino cisneros dice:

    Alfonso, me encantó. Una crema deliciosa y muy fácil de preparar.

  2. Chimo dice:

    Me he perdido con lo de los tallos duros, ¿Para qué sirven?

    • Alfonso dice:

      Hola Chimo! Sí, del espárrago verde la parte más tierna, las puntas las vamos a saltear para darle un toque crujiente a la crema. La base de la crema de espárragos está hecha por el tronco que es más duro, y que necesita un poco de cocción para luego batir con el resto de ingredientes. Espero que te guste la receta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *