Recetas de rechupete

Recetas de pastaRecetas de pescado y marisco

Espaguetis con marlín, atún y gambones. Receta con ahumados

  • 4 personas
  • Preparación fácil
  • 3,4 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 25 minutos
Receta de espaguetis con atun, amrlin y gambones

Ingredientes

  • 400 g de espaguetis Barilla Spaguetti nº 5
  • 5 dientes de ajo
  • 2 puerros enteros
  • 1 bote de tomates enteros al natural (bote grande de 780 g, escurrido 480 g.)
  • 8 gambones australes o langostinos argentinos
  • 2 hojas de laurel
  • Una pizca de bicarbonato, sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 100 ml de aceite de oliva virgen extra ILove Picual
  • 100 g de Marlines ahumado y 100 g de lomo de Atún ahumado
  • 1 cucharadita de perejil o cilantro picado (si te gusta para su presentación)

Volvemos con una receta de pasta, en este caso una receta con una base de toda la vida y adornada con una salsa deliciosa, se trata de un plato de pasta con sabor a mar que rabea con un toque diferente que le dan los ahumados. Es una receta facilísima que vuelve a esos platos sencillos en los que se basa el blog. Un plato práctico para cocinar en fin de semana o a diario, añades un poco de buena pasta al dente a unos buenos ingredientes de la región de Murcia, y obtienes un plato de lujo. En este caso he aprovechado unos cuantos gambones que tenéis en el congelador y unos increíbles ahumados con todo el sabor al mar de Murcia. El secreto está en el punto que nos dan los ahumados, en este caso uno muy conocido, atún y otro menos conocido por esta zona, el marlín. El resultado es un sabor impresionante a mar que combina genial con un poco de cilantro picado.

El marlín blanco es un pescado muy parecido al pez espada, el sabor que gana al ahumarlo es de una regusto similar al jamón, sí, a un jamón con un deje marino. Increíble pero cierto, lo he puesto para una cena con amigos en Ourense y triunfó, un lomo entero que desapareció en un abrir y cerrar de ojos. Para este plato podéis emplear aquellos ahumados que más os gusten, pero probad con alguno diferente de vez en cuando, el salmón, la trucha y el bacalao son los más sencillos de encontrar en todos los supermercados.

Los salazones y ahumados de pescados son muy importantes en la dieta mediterránea, desconocidos para mí hasta hace unos años. Descubrí su sabor en unas vacaciones en Denia y empecé a emplearlos en mi cocina, desde la típica tosta de tomate con una loncha de mojama de atún bien finita a un risoto que os enseñaré la semana que viene. Os dejo con un plato marinero 100%, ¡qué lo disfrutéis!

Preparación de la salsa de ahumados y gambones

  1. Añadimos aceite de oliva virgen extra a la cazuela e introducimos unos dientes de ajo para sofreírlos hasta casi confitadlos en fuego bajo durante 5 minutos. Así conseguiremos darle al aceite de oliva virgen extra un toque a ajo, y evitaremos que nos repita después de la comida. Retiramos los dientes de ajo y con un sencillo apretón de tenedor, saldrá un ajo tierno (casi puré) que añadiremos más tarde.
  2. Cortamos el puerro en aros finitos, a mí me encanta que se note en el plato pero podéis picarlo muy menudo y le dará igualmente sabor y no se notará al final de su cocción.
  3. Abrimos la lata de tomate entero y escurrimos su contenido, una vez que creáis que ya no tienen nada de agua, apretamos los tomates con la mano, hasta que queden pequeños trozos y volvemos a escurrir. Reservamos.
  4. Añadimos primero el puerro a la cazuela del aceite y salpimentamos, incrementamos la temperatura y removemos todo con suavidad, pasado un minuto de este proceso echamos una pizca de bicarbonato (1 ó 2 g. es más que suficiente, una puntita de un cuchillo es una buena medida), este nos ayudará a pocharlo en muy poco tiempo. “Muchos habréis hecho cebolla confitada y sabréis el tiempo que se tarda hasta conseguir un caramelizado realmente potente. Un auténtico coñazo que tiene los días contados: os presento un truco infalible que te permitirá pochar cebolla en 5 minutos y confitarla en unos 20. Además, el sabor se potencia con notas aún más dulces y caramelizadas. La técnica consiste en acelerar el proceso reduciendo la acidez de la cebolla con un producto alcalino: el bicarbonato sódico.”
  5. Pasados estos 5 minutos añadimos el tomate escurrido y mezclamos los sabores de estos ingredientes durante otros 2 minutos.
  6. Descongelamos los gambones en la nevera la noche antes (en mi caso tenía unos 8 que me habían sobrado de otra receta, pero podéis emplear gambas, langostinos, incluso el pescado que más os guste, imaginación al poder). Los pelamos, quitamos la cabeza y la cáscara que los protege.
  7. Ponemos una cazuela ancha de cocer pasta con agua bien caliente y dos hojas de laurel y añadimos cabezas y cáscara de los gambones para cocer a fuego medio durante diez minutos. Colamos este agua de marisco que hemos improvisado y la volvemos a echar a la cazuela donde coceremos la pasta. Reservamos.
  8. Una vez que tenemos los gambones ya pelados les quitamos el intestino (el hilo negro que tiene en el centro) y los añadimos a la cazuela con el puerro, el ajo medio confitado y el tomate. Pasamos los langostinos sólo unos 2 minutos sin saltear en exceso, lo justo para que se pongan rosados. Picamos unos 100 g. de ahumados, en este caso elegí, marlín y atún, y los añadimos. Removemos todo, no más de 1 minuto.
  9. Probamos de sal y si es necesario salpimentamos, removemos todo con una cuchara de madera, mezclamos todos los sabores bien y retiramos del fuego.

Una vez que tenemos la salsa nos ponemos con la pasta.

Preparación de los espaguetis

Os presento unos pasos fáciles para que la pasta os quede perfecta. No es que sea especialmente difícil pero todo tiene sus pequeños trucos, “sencillo… ma non troppo” que dirían los italianos (Fácil, pero no del todo).

  1. El primer paso es tener el sofrito de ingredientes ya preparado antes de que la pasta toque el agua. La salsa siempre debe esperar a los espaguetis y no al revés.
  2. Calentamos en una cazuela un litro de agua (en este caso con el caldo de gambones que tenemos reservado) por cada 100 g. de pasta, es la medida recomendada por persona, excepto si tenemos apasionados/as por los espaguetis en casa. Estas proporciones, que normalmente vienen indicadas en los envases, ayudan a que la pasta no se pegue entre ella. Y siempre intenta utilizar una cazuela grande, la mayor de tu cocina. Si cocinas muchas veces pasta será muy útil comprar una cazuela para esas ocasiones, una buena inversión.
  3. Cuando empiece a hervir a borbotones echamos 1 puñado generoso de sal, unas 2 cucharadas rasas por cada 500 gramos de pasta. Seguidamente añadimos la pasta, siempre toda junta. Removemos con una cuchara de madera para que los espaguetis no se peguen y queden sueltos.
  4. En el reverso del paquete de pasta viene el tiempo de cocción, debemos guiarnos por estas instrucciones porque para cada tipo es distinto, en este caso son 9 minutos. Así conseguiremos lo que se llama pasta “al dente” o en su punto justo, es decir, que no se pase, aunque un gran consejo es probarla casi al final, por si acaso en el envase nos engañan :). Una vez transcurrido el tiempo escurrimos la pasta inmediatamente y la juntamos con la salsa.

Presentación del plato:

  1. Añadimos los espaguetis recién hechos a la salsa y mezclamos todo con una cuchara para que se junten bien los sabores.
  2. Opcionalmente decoramos cada plato con un poco de perejil o cilantro picado y los servimos calentitos.

Desde luego es un plato sencillo y rápido de hacer, pero delicioso. No dejéis de probarlo y ya me contaréis…

Consejos y recomendaciones:

¿Cómo pelar y limpiar gambones, langostinos o gambas antes de una receta?

  • Comenzamos por la cabeza que es la que más sabor tiene, haciéndo una simple rotación la desprendemos fácilmente, las reservamos para cocer y conseguir un buen fumet o caldo de marisco que en este caso emplearemos para cocer la pasta. Luego, desde la parte de abajo del vientre, donde están las patas, retiramos con las manos los distintos anillos o cáscara que recubren el cuerpo junto con las patas. No tiréis las cáscaras pues también nos van a servir para hacer un rico fumet o caldo de pescado. Podemos quitar la cola o dejársela dependiendo si la necesitamos para decorar un plato o no. Para sacarla se tira de la cola con una mano mientras presionas un poco el cuerpo del langostino o gambones con la otra (siempre es la última parte que debes sacar).
  • Una vez pelados los langostinos o gambones debemos quitarle el intestino (un hilo negro que tienen en el interior) que retiraremos ayudándonos con un palillo, con la punta de un cuchillo o, cuando tengáis experiencia, directamente con los dedos. Con el palillo pinchamos el extremo del intestino que queda a la vista y tiramos de él. Debería salir entero, como si fuese un hilo, sin necesidad de abrir el gambón. Se tira porque tiene sabor amargo y puede traer arena o lo último que comió el langostino. Secamos y reservamos los langostinos para cualquier receta que tengamos pensada. Podemos congelarlos o bien preparar como en este caso los gambones como ingrediente de esta genial salsa.

Vino recomendado:

Estas navidades he probado un gran vino de la cosecha de mi primo Paco, un vinazo que me ha sorprendido gratamente, la sección de distintas uvas blancas, desde Jerez a Godello que le da sabor impresionante. La mala noticia es que no vende, sólo regala alguna botella a amigos y la familia, una producción limitada de 300 botellas. Como dice mi primo: “Un vino hecho con mucho cariño  para tener en casa, ofrecer a las visitas y a los amigos, no hay nada mejor que compartir cualquier charla con una copa de viño, si es de uno mismo mucho mejor”

  • Blanco selección 2013 Paco (Zona da Ribeira Sacra) – Bodega da Forraqueira (Nogueira de Ramuín): Un vino potente, con 12º C, amarillo pajizo con reflejos verdosos, muy expresivo en nariz de aroma excelente y pronunciado que recuerda a flores y frutos secos así como rasgos cítricos que le dan un sabor final un poco seco pero muy agradable en boca, entrada amplia, limpio y muy fresco. Me recuerda un montón a un vino blanco de Valdeorras, “Sileno Blanco”. Importante tomarlo a unos 9º C, me encanta bien frío. Excelente para acompañar de mariscos y pescados (como unos langostinos a la plancha que nos tomamos en Nadal en la bodega de mi padre), carnes blancas, estos espaguetis o un buen queso de Arzúa-Ulloa.

En la etiqueta que Paco le ha puesto al vino podemos leer:

“En los viñedos de la Forraqueira siguiendo la tradición de la familia López, se procura este delicioso vino para los paladares más exquisitos. Cuidadosamente elaborado, se ha embotellado este caldo para el deleite de los amigos de la familia, recordandoles, en beneficio de su salud, que el que bebe vino, vive menos… menos triste, menos tenso, menos deprimido, menos estresado, menos peleado con la  vida… Cosecha del 2013″

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir
Cocina & recetas