Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Fajitas mexicanas de pollo con verduras. Chicken fajitas

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 2 votos
Fajitas mexicanas de pollo con verduras. Chicken fajitas

Info.

Ingredientes para Fajitas mexicanas de pollo con verduras. Chicken fajitas

  • 8 tortitas o tortillas de trigo mexicanas
  • 500 g. de pechugas de pollo de corral
  • 1 pimiento verde
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento amarillo
  • 1 cebolla grande
  • Para adobar el pollo: 1 diente de ajo bien picado, sal, pimienta negra recién molida, una cucharadita (tipo postre) de comino molido, una cucharada (tipo postre) de pimentón dulce y si os gusta el picante (opcional), un ají o una guindilla picante
  • Para aromatizar: 2 limas y un manojo de cilantro fresco
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra

Cómo preparar unas fajitas mexicanas con pollo. Desde que probé esta receta para una cena con amigos se ha convertido en un fijo de muchos encuentros en casa. Las fajitas de pollo y verdura son una de las recetas con carne más comunes en muchos restaurantes de Tex-Mex y os aseguro que en casa disfrutarás más si cabe, de uno de los platos más tradicionales de la cocina mexicana en poco más de veinte minutos.

Es una receta muy sencilla y una manera de comer sano, carne blanca con la pechuga de pollo y un montón de verduras salteadas, perfecta para comer o cenar y que a los más peques de casa les va a encantar. Además no deja de ser una forma divertida de comer, pues se comen envueltas en una tortilla o tortita de harina de trigo.

Entre los platos más demandados de la cocina Tex-Mex se encuentran los “antojitos”, aperitivos acompañados del famoso guacamole, entre los cuales se encuentran los tacos, los crujientes nachos y los burritos de carne. A esta categoría pertenecen las fajitas, que no forman parte de la cocina mexicana propiamente dicha sino de la Tex Mex, la fusión culinaria que se da entre la frontera de México y los Estados Unidos.

Su origen se sitúa en el estado de Texas a finales de 1930. Los vaqueros mexicanos recibían como parte de su sueldo en los ranchos texanos las partes más duras de la vaca (en particular la arrachera, un tipo de corte similar a la entraña). Los trabajadores se veían obligados a hacer un buen uso culinario de esa carne para hacerla comestible, y de este modo inventaron las fajitas, aunque en México hace muchos siglos que acostumbraban a acompañar sus comidas con tortillas de maíz. Así los preparaban asados directamente a la parrilla con ajíes (varios tipos de pimiento) y cebolla y acompañados con tortillas de trigo. Esta preparación era desconocida en los ranchos texanos y se puso de moda cuando varios restaurantes mexicanos comenzaron a servir este plato, siendo hoy extremadamente popular.

La receta ha ido evolucionando y adaptándose a los nuevos tiempos, en un principio se cocinaba sólo con carne de res pero hoy en día se hace con pollo. Actualmente tampoco podemos concebir unas fajitas sin que vayan acompañadas de alguna salsa como la crema agria, el guacamole, el pico de gallo, queso y un buen y sabroso tomate. Las fajitas son muy sencillas y te sacarán del apuro en caso de que tengas invitados sorpresa a comer. Una receta rápida y fácil de preparar, si buscáis cómo preparar el pollo de manera fácil y deliciosa, estas fajitas gustarán a niños y mayores. ¡Prometido!

Preparación de las fajitas con pollo

  1. Limpiamos muy bien el pollo, le quitamos restos de grasa y cortamos en juliana. Maceramos con el ajo, sal, pimienta negra y comino, juntamos bien con una cuchara o con las misma manos y reservamos. Cortamos los pimientos en tiras un poquito gruesas y la cebolla en juliana fina (en tiras finitas).
  2. Ponemos dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra en vuestra sartén y cuando esté caliente añadimos la cebolla, salpimentamos y rehogamos bien durante 5 minutos. Al mismo tiempo que se hace la cebolla en otra sartén salteamos el pollo con un poco de aceite, añadimos la cucharadita (tipo postre) de pimentón dulce (si os gusta el picante podéis hacer el pollo con un toque a lo mexicano) y removemos bien. Lo apartamos enseguida del fuego para no quemar el pimentón.
  3. Pasamos el pollo a la otra sartén en la que tenemos la cebolla pochada, bajamos el fuego al mínimo y dejamos que se junten los sabores, todo el jugo de la carne con la cebolla.
  4. En la sartén que hemos dejado libre vamos a saltear los pimientos. Añadimos un poco de aceite y cuando esté bien caliente hacemos las tiras de pimiento durante 5 minutos, tienen que quedar un poco al dente para que las notemos cuando nos comamos la fajita. Juntamos con la cebolla y el pollo, rallamos por encima las limas y mezclamos todos los sabores.
  5. Para finalizar ponemos al fuego una sartén pequeña con unas gotas de aceite de oliva y calentamos las tortitas. Vuelta y vuelta, unos segundos, sin que se quemen. Leed bien las instrucciones del paquete de tortitas y hacedlas como más os gusten, al horno o en el micro. Las fajitas se suelen preparar con tortitas de trigo pues las de maíz presentan cierta resistencia a ser dobladas y es más que probable que se rompan al intentar montar la fajita.
  6. Espolvoreamos con cilantro fresco y rellenamos las tortitas con la mezcla de pollo y verduras salteadas. Os aconsejo cerrar con dos palillos, cada uno en un extremo. Con el calor pillarán la forma, luego sólo tienes que quitarlos y tendrás tu fajita perfecta. Puedes acompañarlas con un poco de guacamole, una crema agria o con una salsa de tomate picante.

Espero que os gusten y las preparéis en casa. Estas fajitas conviene comerlas recién hechas para que la tortilla esté blandita y jugosa y se empape bien del relleno.

Os animo a que visitéis más recetas de tapas, aperitivos y pinchos perfectos para una velada inolvidable con los vuestros. Perfectas para una cena ligera, una fiesta o porque sí, una manera deliciosa de compartir la comida con los amigos y la gente a la que queréis.

No dejéis de disfrutar de las recetas para cenas sencillas que tenemos en el blog, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para llevar una dieta más saludable y llena de color. Podéis ver todas las fotos del paso a paso de la receta de estas fajitas mexicanas en este álbum, no os perdáis detalle y os saldrá perfecto.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Luna dice:

    Hola alfonso! una pregunta, mira, en la receta escrita dices de dejar el pollo macerando con varios condimentos, ¿supongo que con 1h. ha macerado bien no?, aunque pregunto, ¿se puede hacer sin macerar? En el video creo que no lo maceras, y aparte creo que al macerarlo con el pimentón como dices, a la hora de hacer el pollo este se puede quemar…
    Gracias por tus recetas!

    • Alfonso dice:

      Sí, con una hora sería lo mínimo. Si puede macerar toda la noche en la nevera mucho mejor. Cuánto más tiempo macere más sabor va a pillar la carne. No vas a tener ningún problema, y el pimentón no se va a quemar, va mezclado con otros ingredientes. Sin problema, ya verás que bueno!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *