Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Filete ruso con tomate y albahaca

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 4.9/5
  • 7 votos
Filete ruso con tomate y albahaca

Info.

Ingredientes para Filete ruso con tomate y albahaca

  • 500 gr. de carne picada mixta (ternera y cerdo)
  • 2 dientes de ajo picados
  • Albahaca fresca recién picada
  • 1 huevo
  • 2 rebanadas de pan de molde sin corteza
  • 15 ml. de leche entera
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 6 patatas grandes
  • Aceite de oliva virgen extra Abril Selección para freír
  • 1 cebolla grande o dos pequeñas
  • 100 gr, de salsa de tomate frito, mejor casero

Cómo hacer filetes rusos con tomate. Este mes quiero publicar varias recetas para llevar al curro o al cole, fáciles de transportar y envasar y que puedan calentarse en el microondas.

Muchas veces nos complicamos la vida buscando recetas nuevas, ricas y saludables cuando tenemos la solución en los platos de toda la vida. Estos filetes rusos con tomate, alhabaca y patatas son una comida o cena fácil de las de toda la vida, una de mis recetas favoritas y que aún no tenía en el blog.

En EEUU se les llama Salisbury Steak o Hamburger Steak (filete de Hamburgo) y en España su nombre es Filete ruso, aunque de rusos sólo tienen el nombre. También se conocen como Frikadeller o Frikadelas danesas, en la zona norte de Alemania se come con el nombre de labskaus, y en casi toda Rusia lo encontramos como el famoso plato de carne especiada y aliñada, el llamado steak tartar. Los tártaros lo introdujeron en Europa en plena Edad Media para luego volver a resurgir en pleno siglo XIX como un claro referente de la nueva cocina europea. Esta receta aparece por primera vez recogida en la Larousse gastronomique de 1936, aunque este tipo de picado de carne ha sido siempre popular en toda Europa.

Los filetes rusos son un paso intermedio entre una hamburguesa y unas albóndigas, aunque son más similares a estas últimas en su preparación. Se preparan con vuestra carne picada preferida (lo habitual es vacuno), huevo, pan rallado, ajo y perejil, aunque estos ingredientes clásicos se pueden variar para hacer la carne más jugosa.

Esta receta es una fuente importante de proteínas, por lo que acompañada de pan, unas patatas y una buena ensalada, constituye una comida o cena muy completa. Este plato tiene muchas versiones, yo por ejemplo no rebozo en harina ni pan rallado los filetes y lo acompaño de un buen tomate frito casero y de patatas fritas (al micro, con muy poquito aceite). Perfectos para tomarlos tanto recién hechos como de un día para otro. ¿No os apetecen? ¿Cómo los preparáis vosotros?

Preparación de los filetes rusos

  1. Primero hacemos las pelotas de carne que luego vamos a aplastar.
  2. Salpimentamos la carne picada en un cuenco grande y rompemos el huevo. Lo añadimos junto con las 2 rebanadas de pan (sin la corteza y previamente remojadas en leche durante unos segundos).
  3. Luego la albahaca picada en trozos grandes y el ajo machacado o muy picadito (sin el brote interior o tronco para que no repita).
  4. Removemos todo bien con las manos hasta que se mezclen los ingredientes. Esta será la base de nuestros futuros filetes rusos.
  5. Si os gusta mucho el sabor de las especias, podéis añadir una cucharadita de postre con vuestras especias preferidas a la carne. Así potenciaréis mucho más el sabor del filete y le daréis un toque exótico. Este es un consejo para los más atrevidos.
  6. Con la masa de carne hacemos pelotas pequeñas (o grandes, eso al gusto). Luego aplastaremos con las palmas de las manos hasta obtener el grosor deseado. Los dejamos en un plato a la espera de la sartén o cazuela
  7. Cuando esté caliente, vamos friendo los filetes rusos por tandas en una cazuela que luego aprovecharemos para hacer la salsa con tomate y cebolla, dorándolos ligeramente por ambos lados. Unos dos minutos por cada lado son más que suficientes. Los retiramos del fuego, y los depositamos sobre papel de cocina para absorber el exceso de grasa. Reservamos.

Preparación de las patatas al micro

  1. Pelamos las patatas y cortamos en trocitos cuadrados no muy grandes. En un recipiente apto para cocinar al microondas. Añadimos las patatas, el aceite de oliva virgen extra, las pimientas y sal.
  2. Removemos todo con un cucharón o con las manos para mezclarlo bien y que se junten los ingredientes.
  3. Metemos al micro durante 10-15 minutos a máxima temperatura. El recipiente debe estar cubierto por la tapa del micro, pues va a salir bastante agua que sueltan las patatas en la cocción.
  4. Recordad que la receta es para 4, si hacemos para más o menos, tenemos que variar el tiempo de preparación en el micro.
  5. Cada 5 minutos, sacamos del micro con cuidado de no quemarnos. Removemos con el cucharón para que se hagan uniformemente.
  6. De igual manera vamos pinchando para ver como están ya que según el tipo de patata pueden hacerse antes. Si notamos que la patata al pincharla no está dura podemos sacarlas. Incluso probar para ver si están en su punto.
  7. Una vez hechas, dejamos reposar unos 5 minutos antes de servir en el plato. Recordad que podemos tunear este tipo de patatas con las especias que más nos gusten.

Preparación de la salsa de tomate y el montaje final

  1. Picamos la cebolla muy fina. La pochamos en la misma cazuela, con el mismo aceite de oliva virgen que hemos empleado para freír los filetes rusos. Debe quedar transparente y tierna.
  2. Introducimos los filete rusos en la cebolla pochada y añadimos la salsa de tomate casera. Dejamos cocer a fuego lento durante 10 minutos. Lo justo para que reduzca el tomate y que la salsa quede un poco espesa.
  3. Probamos de sal y si es necesario añadimos al final.
  4. Servimos bien calientes con las patatas a un lado, simplemente deliciosos.

Recordad que están mucho más ricos si se preparan de víspera, ya que el reposo asienta los sabores, están de rechupete. ¡Buena semana cocineros!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *