Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Fresas con yogurt griego al caramelo. Postre fácil paso a paso.

  • 4 personas
  • Dificultad super fácil
  • 0,8 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 10 minutos.
Receta de fresas con yogur

Ingredientes

  • 1 kilo de fresas o fresones
  • 6 yogures tipo griego
  • 1 vaina de vainilla, 2 cucharadas de azúcar blanquilla, 1 cucharada (tipo postre) de canela en polvo, una pizca de cardamomo en polvo y una pizca de pimientas variadas. Los 2 últimos ingredientes al gusto.
  • Para quemar: 150 gramos de azúcar glass o normal.

Este domingo es el día de la Madre, que mejor regalo que cocinar tú y dejar a tu madre que pase su día como se merece, como una reina. Seguro que diréis que no sabéis cocinar, que lleva mucho trabajo, que como ella no cocina nadie, que no me deja… excusas baratas ¡qué después de tres años, ya os tengo calaos! Hoy os presento un postre “para gente con alergia a la cocina”, fácil no, facilísimo. Además es muy económico pues vamos a emplear fresas que están de temporada, pero podéis cambiarlas por la fruta que más os guste, desde frambuesas, arándanos, morodos (fresas pequeñitas y silvestres), mandarinas, naranja… cualquier fruta que podáis encontrar en el calendario de temporada.

¿Quién no ha probado alguna vez fresas con nata? Pues he sustituido la nata montada (que también es una opción) por yogurt griego, que a mí me encanta, y lo he cubierto con una suave capa de caramelo crujiente, cuando metes la cuchara rompe con facilidad y le da un toque de clase a este sencillo postre similar a la crema catalana. Es muy importante que las fresas sean buenas, sabrosas, no de estas que no saben a nada. Esta fruta es la primera en madurar en primavera y a mí me encantan con especias, además del consagrado azúcar, aunque también os recomiendo que las toméis solas ya que son muy beneficiosas para la salud (8 fresas tienen el 100% de la cantidad diaria recomendada de vitamina C, además de tener solo 55 calorías por taza y son aptas para celiacos pues no tienen gluten) . Os dejo con esta receta, no tenéis excusas para no hacerla.

Preparación paso a paso

  1. Debemos elegir aquellas fresas que estén maduras y que aporten sabor, en este caso tuve la inestimable ayuda de Zaira, que pasó por los madriles a hacer una visita, y como no, la puse a cocinar. Lavamos muy bien la fruta para retirar posibles restos de sulfatos o suciedad y cortamos en trozos pequeños o láminas.
  2. Elegimos un recipiente grande para mezclar las fresas con dos cucharadas de azúcar, una de canela y una pizca de cardamomo y varios tipos de pimienta, esta última ayudará a resaltar los sabores. Abrimos la vaina de vainilla  y sacamos las semillas, añadimos todo al recipiente elegido. Si no os atrevéis con alguna de estas especias, sencillo, no se las echéis. Mezclamos todo muy bien para que se junten los sabores.
  3. Elegimos el yogurt griego que más os guste, importante que esté frío, si el yogurt ya va azucarado no hace falta añadir azúcar en el anterior paso, si sois muy larpeiros, pues con más azúcar, como queráis. Juntamos hasta que el yogurt tenga un poco de color rosa y metemos en la nevera unos minutos para que asiente la mezcla.
  4. Colocamos las fresas con yogurt en los moldes refractarios individuales tipo ramequins y sólo nos quedaría quemar la superficie para hacer el caramelo crujiente.
  5. Echamos unas cucharadas de azúcar glass o normal en la parte superior y quemamos con un soplete de cocina, si no tenéis precalentamos el grill del horno a temperatura alta, y ponemos los moldes sobre una placa de hornear y colocamos sobre el mismo hasta que el azúcar se oscurezca y caramelice. La verdad es que os aconsejo el soplete de cocina que podéis comprar en cualquier sitio y que os vale para otras muchas recetas, cuesta solamente unos 25 euros y os da un toque más profesional. También se puede usar una pala de quemar especial para este postre, muy común para la crema catalana, pero no es fácil de conseguir y ocupa mucho en una cocina pequeña como la mía. Así que prefiero el soplete que mantiene la crema fría y genera perfectamente esa famosa placa de azúcar crujiente.
  6. Dejamos enfriar en la nevera unos 15 minutos, hasta que el caramelo haya enfriado lo suficiente para poder comerlo, o bien refrigeramos hasta 2 horas antes de servir.

Ya véis que es un postre rápido, con una crema muy suave, fresca y una capa de azúcar crujiente. Os animo a que lo preparéis en casa y lo desgustéis con vuestra madre, pareja, familia, amigos… La receta es sencilla y está explicada paso a paso, pero si véis que falta alguna cosa o que podéis aportar ideas no dudéis en dejar un comentario o enviarme un mail a elcocinero@recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir