Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Galletas con pepitas de chocolate blanco

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 4 votos
Galletas con pepitas de chocolate blanco

Info.

Ingredientes para Galletas con pepitas de chocolate blanco

  • 125 g de chocolate negro (mínimo 70% cacao)
  • 150 g de harina
  • 30 g de cacao en polvo 70%
  • 125 g de mantequilla (a temperatura ambiente)
  • 75 g de azúcar moreno
  • 50 g de azúcar blanco
  • 1 huevo
  • 1 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • ½ cucharadita de sal
  • 125 g de pepitas de chocolate blanco

Cómo hacer unas galletas con chocolate blanco. Vamos con una receta de galletas de esas que nos encantan a mayores y pequeños y es que es divertida desde su elaboración hasta que no queda ni una miga en el plato.

Ideal para una merienda o para llevar a casa de unos amigos y pasar un buen rato de tertulia. Esta es una receta de galletas elaborada con la masa de chocolate y para que queden más originales las he hecho con pepitas de chocolate blanco. Esta pepitas son más difíciles de conseguir que las de chocolate negro, por eso me he animado y las he elaborado en casa. Es un proceso muy fácil pero laborioso, y a cambio nos permite hacer pepitas del tipo de chocolate que prefiramos.

¿Os gustan las galletas crujientes? ¿O sois más de galleta blandita y jugosa? En mi caso depende mucho del día, las galletas de hoy son crujientes y llenas de sabor, un clásico de la repostería americana, las famosas chocolate chip cookies. En este caso van con chocolate blanco, nos apasiona el chocolate por igual, a Jimena el cacao más puro y a mi la manteca más dulce, esta galleta es la combinación de los dos sabores.

Como podréis imaginar, hoy en día existen cientos, miles de recetas de esta famosa galleta. Esta es una más de todas las que circulan por la red, pero una de mis preferidas. Son sencillas de preparar y son crujientes por fuera y con un corazón denso y blandito. Estas galletas guardadas en un recipiente hermético nos durarán varios días, pero no creo que lleguéis nunca a comprobar cuántos, seguro que se acabarán mucho antes. ¡Están riquísimas!

Preparación de las pepitas de chocolate

  1. Lo ideal es comprar las pepitas de chocolate, pero en este caso, al ser de chocolate blanco son más difíciles de encontrar. Si las tenéis magnífico, sino vamos a enseñaros como podéis hacerlas.
  2. Troceamos la tableta de chocolate, la ponemos en un cuenco y la metemos en el microondas durante 2 minutos a 600W para conseguir que quede totalmente derretida.
  3. Introducimos el chocolate derretido, en nuestro caso en el bote de salsera. Podéis utilizar una manga pastelera o incluso si no tenéis podéis usar una bolsa de congelado cortándole mínimamente una de las esquinas.
  4. Ponemos un papel de horno encima de una bandeja, que nos quepa en el congelador.
  5. Comenzamos a hacer hileras de gotas de chocolate. Si al hacer la pepita el chocolate no tiene consistencia y se expande debemos dejar que se enfríe un poco más.
  6. Puede ocurrir que al llevar ya un rato haciendo las pepitas el chocolate se vaya enfriando y la boquilla se obture. No pasa nada, desatascamos la boquilla, metemos el bote en el microondas 1 minuto y continuamos.
  7. Una vez terminado introducimos la bandeja en el congelador y la dejamos entre 15 y 20 minutos.
  8. Las retiramos del congelador, las despegamos del papel de horno, las colocamos en un recipiente y están listas para usar. Reservamos.

Preparación de las galletas de chocolate

  1. Precalentamos el horno a 180º C y colocamos papel vegetal en la bandeja.
  2. Colocamos el chocolate negro, desmenuzado en pastillas, en un cuenco. Lo metemos en el microondas para derretirlo, unos 2,5 minutos a 600 W.
  3. Tamizamos la harina, el cacao, la sal y reservamos. Aunque la mantequilla tiene que estar a temperatura ambiente. Nosotros la hemos metido 1 minuto en el microondas a 600 W para que se mezcle mejor. Así evitamos que nos queden grumos.
  4. Le añadimos los dos tipos de azúcar y batimos todo con las varillas.
  5. Añadimos el chocolate negro fundido y mezclamos todo.
  6. Incorporamos la vainilla y el huevo frío. Batimos. Poco a poco vamos añadiendo el resto de los ingredientes, sin parar de batir para que se vayan mezclando perfectamente. Primero la harina, el cacao, la sal y el bicarbonato.
  7. Cuando tengamos una pasta homogénea echamos las pepitas de chocolate y con una espátula las introducimos en la pasta.
  8. Dejamos algunas para colocar por encima y hacer que las galletas queden más vistosas.

Horneado y presentación final de nuestras galletas

  1. Ahora es el momento de hacer las galletas, y para ello simplemente colocamos montoncitos de masa en la bandeja del horno.
  2. Podemos ayudarnos con una cuchara para helados o con un par de cucharas soperas.
  3. Dejamos suficiente separación entre ellas para evitar que se peguen cuando la masa se expanda durante el horneado.
  4. Horneamos unos 15 minutos. Comprobamos que están hechas si al introducir un palillo sale seco de masa.
  5. Dejamos las galletas en la bandeja, unos 5 minutos. Un poco de tiempo antes de traspasarlas con mucho cuidado a una rejilla con la ayuda de una espátula ancha para que se enfríen por completo.
  6. Así ayudamos a que terminen de enfriarse y se endurezcan ligeramente.
  7. Si vamos a volver a usar la misma bandeja, hemos de esperar a que se enfríe antes de colocar la siguiente tanda.

Curiosidades y consejos para unas galletas de rechupete

  • La historia de estas galletas es curiosa, Ruth Graves, quien regentaba la Toll House Inn en Whitman, Massachusetts. Él estaba un día preparando sus galletas de chocolate cuando se dio cuenta de que se había quedado sin chocolate para fundir. Así que cogió una tableta de chocolate puro. La troceó y añadió los pequeños trocitos a la masa esperando que se derritieran durante el tiempo de horneado. No lo hicieron y así fue como nacieron las archiconocidas galletas con chips de chocolate.
  • Estas galletas una vez ya frías, se pueden conservar en un recipiente con cierre hermético a temperatura ambiente durante al menos una semana. Un detalle muy original para llevar a una merienda con amigos o a casa de los amigos de vuestros hijos.
  • Son una dulce tentación para casi cualquier momento del día. Perfectas para el postre, la sobremesa con el café o la merienda, aunque ahora apetece más acompañarlas de un buen vaso de leche fría. El resultado convencerá a pequeños y mayores aunque avisamos, ¡su sabor es contundente! Buenísimas y facilísimas, ¿qué mas se puede pedir?
  • No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *