Recetas de rechupete

Recetas de pastaRecetas de pescado y marisco

Macarrones con salsa de tomate, anchoas y aceitunas negras

  • 4 personas
  • Preparación fácil
  • 1,6 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 90 min
Receta de macarrones con aceitunas y anchoas

Ingredientes

  • Para la salsa: 3 dientes de ajo, 2 latas de tomate entero pelado (780 g x 2)(escurrido 480 g x 2, sin el agua), 5 anchoas marca Ortiz, sal, pimienta negra recién molida y 1 cucharadita de varias hierbas aromáticas (tomillo, orégano y perejil)
  • Aceite de oliva extra virgen (5 cucharadas)
  • 1 paquete de 500 g de macarrones Garofolo o el tipo de pasta que más te guste, a tu elección
  • Para adornar: 1 bote de aceitunas negras, albahaca fresca y si os gusta, un poco de parmesano rallado.

Estos días de verano se prestan a la pasta, sobre todo porque no apetece estar mucho rato en la cocina sino hacer recetillas refrescantes y que estén de rechupete. El otro día probé en un restaurante una receta napolitana y le pregunté al camarero que si me podía decir de dónde era exactamente. Se trataba de la Salsa all’Amalfitana, una salsa muy común en la Costa Almafitana (Costa d’Amalfi o Costiera Amalfitana), un tramo de costa italiana bañada por el mar Tirreno, en la región de la Campania. En cuanto llegué a casa busqué como se hacía y rápidamente se ha hecho hueco en casa como uno de los platos que más preparamos en estos días de calor.

El secreto de este modesto plato de macarrone está en la salsa, es una passata con anchoas que combina muy bien con aceitunas negras y un poco de albahaca, suena bien ¿eh?. La sabrosa salsa de tomate llamada “passata” viene a ser una salsa muy reducida y concentrada, donde le damos un ligero toque a anchoa. Si os atrevéis con unas guindillas tendréis unos Maccheroni all’Puttanesca en toda regla, aunque con el toque a mar que le imprimen unas anchoas de calidad.

Una elaboración donde un ingrediente tan cotidiano como el tomate, se crece en importancia y sabor, convirtiéndose en el ingrediente estrella a base de mucho tiempo de cocción. Podéis preparar la passata en cantidad y emplearla para muchas recetas, desde unas verduras a unas deliciosas bruschettas con un poco de queso fresco o mozzarella y albahaca. Delicioso, ¿no? Probadla y ya me contaréis si tengo razón o no.

Preparación de la salsa all’Amalfitana o Passata con anchoas

  1. Abrimos la lata de tomates enteros pelados y retiramos el exceso de líquido (el agua del tomate) ya que en este caso sólo vamos a utilizar la pulpa. Se puede guardar en un bote para otra futura receta con agua de tomate o bien poned este agua en un cazo y dejad reducir durante 15 minutos y tendréis pasta de tomate concentrada.
  2. Introducimos en una cazuela el aceite de oliva virgen extra y mientras se calienta, pelamos los ajos y fileteamos finamente. Añadimos a la cazuela los ajos fileteados, doramos los ingredientes y cuando comiencen a tener color introducimos los tomates y los partimos a la mitad con ayuda de una cuchara de madera. Dejamos pochando hasta que reduzcan a menos de la mitad de su tamaño, una hora a fuego lento.
  3. Picamos las anchoas muy finas y reservamos.
  4. Añadimos una cucharadita de azúcar para reducir acidez, las anchoas, una pizca de sal y pimienta negra recién molida, introducimos la albahaca picada y las especias. Removemos todo bien juntando sabores.
  5. Probamos y rectificamos con sal, aunque lo más seguro es que no haga falta pues las anchoas le van aportar un toque marino y salado a la vez. Removemos unos minutos y apartamos del fuego. Reservamos para juntar con la pasta.

Preparación de la pasta

Yo os aconsejo que os gastéis un poco más de dinero en la compra de la pasta pues en el éxito de esta receta es determinante la calidad de la pasta y cómo la preparéis. Os recomiendo por experiencia tres marcas: Barilla, la marca blanca del Hipercor y Garofalo. La más barata es la del Hipercor, de hecho como yo apenas voy, cuando paso por uno suelo cargarme con casi 20 euros en pasta para tener siempre en casa.

  1. El primer paso es tener la salsa ya preparada antes de que la pasta toque el agua. La salsa siempre debe esperar a la pasta y no al revés.
  2. Calentamos en una cazuela un litro de agua por cada 100 g de macarrones, la medida recomendada por persona. Estas proporciones, que normalmente vienen indicadas en los envases, ayudan a que la pasta no se pegue entre ella. Y siempre intenta utilizar una cazuela grande, la mayor de tu cocina. Si cocinas muchas veces pasta será muy útil comprar una cazuela para esas ocasiones, una buena inversión.
  3. Cuando empiece a hervir a borbotones echamos 1 puñado generoso de sal, unas 2 cucharadas rasas por cada 500 gramos de macarrones. Seguidamente añadimos la pasta, siempre toda junta. Removemos con una cuchara de madera para que los macarrones no se peguen y queden sueltos.
  4. En el reverso del paquete de pasta viene el tiempo de cocción, debemos guiarnos por estas instrucciones porque para cada tipo es distinto, en este caso son 11 minutos. Así conseguiremos lo que se llama pasta “al dente” o en su punto justo, es decir, que no se pase, aunque un gran consejo es probarla casi al final por si acaso en el envase nos engañan. Una vez transcurrido el tiempo escurrimos la pasta inmediatamente y la juntamos con la salsa all’Amalfitana.

Presentación del plato

  1. Añadimos los macarrones recién hechos a la passata de anchoas y mezclamos todo con una cuchara para que se junten bien los sabores.
  2. Decoramos cada plato con unas hojas de albahaca fresca, unas anchoas (sin pasarse, que ya tiene bastante sabor) y aceitunas negras sin hueso. Los servimos calentitos.

Desde luego es una receta sencilla y rápida de hacer, realmente deliciosa. No dejéis de probarla y ya me contaréis…

Curiosidades sobre las aceitunas:

  • Las aceitunas que lleva esta receta aumentan el contenido en grasa del plato, principalmente de grasa monoinsaturada  muy recomendadas en nuestra dieta mediterránea ya que su consumo se relaciona con un menor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.
  • Aunque el alto contenido en sodio de las aceitunas, al mezclar con las anchoas en conserva, hace que no estén aconsejadas para las personas con problemas de hipertensión, yo recomiendo que si tienes algún problema de este tipo, reduzcas las anchoas y las aceitunas a la mitad. Moderarando el consumo de estos ingredientes podrás disfrutar de igual manera de este plato.
  • Aceitunas hay muchas: Arbequina, de Campo Real, manzanilla, cacereña, morisca, obregón, aloreña, cordobesa, nevadillo, seca, charrúa, rapasayos, picual, lopereña, blanqueta, cornicabra, cuquillo, gordal, hojiblanca, lechín, serrana, verdeja, zapatona, muerta de Aragón… España es el principal país productor y exportador de aceituna de mesa, de la que existen al menos 30 variedades. Para esta receta me dedicí por las aceitunas negras o aceitunas griegas como se le suelen llamar, de la variedad de Aragón, pero sin duda elegid las que más os gusten.
  • Si os apetece saber más sobre aceitunas y sobre aliños, hace poco me han mandado un libro super chulo con 57 recetas y aliños de autor con las olivas como protagonistas, elaborados por 19 cocineros de diferentes regiones españolas. El recetario se puede descargar, en formato PDF, os dejo el enlace. ¡Qué lo disfrutéis!

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir