Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Patatas asadas o al horno con especias

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.7/5
  • 6 votos

Info.

Ingredientes para Patatas asadas o al horno con especias

  • ½ Kg de patatas (gallegas a ser posible)
  • Pimienta negra molida o pimentón.
  • Sal y aceite de oliva virgen extra
  • Hierbas aromáticas (tomillo, orégano, hierbabuena, albahaca, hierbas provenzales)
  • Un manojo de perejil fresco (a ser posible)

Cómo preparar patatas asadas. Las patatas son quizá el acompañamiento más utilizado en nuestros platos. Una patata gastronómicamente hablando, sirve para todo, fritas quedan excepcionales, asadas quedan perfectas y para cocer, gloriosas.

En el blog podéis encontrar varios acompañamientos que triunfan, sobre todo las patatas Hasselback y las tradicionales patatas a la importancia. Todas ellas con las patatas que cultiva mi padre en su huerto, en él tienes dos variedades de patata, la que más me gusta es la de la variedad kennebec. Es la que suelo emplear como patata todo terreno, como en la receta de hoy.

Un buen acompañamiento para un pescado, huevos, carne o por si solas, patatas asadas o al horno. Con esta receta les daremos un toque más especial en cuanto a sabor y presentación.

Preparación de las patatas asadas

  1. Untamos la placa de horno o el recipiente que prefiramos con aceite de oliva. Lavamos las patatas sin pelar, frotándolas bien para eliminar todos los restos de tierra.
  2. Las cortamos a lo largo y les echamos sal. Las aderezamos con pimienta negra o pimentón.
  3. Añadimos las hierbas aromáticas que prefiramos. Nosotros hemos hecho unas cuantas de cada tipo; en la variedad está el gusto. En esta ocasión las hemos preparado con especias secas a excepción del perejil, pero si disponemos de ellas frescas mucho mejor.
  4. Las colocamos en la placa del horno con la piel hacia arriba, de forma que la cara con las especias quede impregnada en el aceite.
  5. Introducimos en el horno, ya caliente, y dejamos a 180º C durante 25-35 minutos (depende del tamaño de las patatas). Según se van cocinando vemos como la piel se va arrugando un poquito.
  6. Comprobamos que están listas pinchándolas con un palillo. Su piel está crujiente  y se desprenden sin resistencia de la placa.
  7. Las servimos con salsas, por ejemplo mayonesa o un buen alioli o ajoaceite, incluso con un poco de mantequilla y dejamos que se derrita. (Se me hace la boca agua solo de imaginarlo)

El resultado es realmente vistoso y muy apetitoso. Una más dentro de las infinitas posibilidades de preparación, una receta sana, resultado éxito seguro y saludable que acompaña cualquier tipo de plato: carne, pescado, huevos, etc… también se pueden tomar como aperitivo cualquier día en casa con una cervecita.

Consejos y recomendaciones

  • Podemos prepararlas con un poco de antelación y preservarlas calientes dentro del horno apagado cubiertas con papel de plata para que resequen.
  • Estas patatas siguen teniendo muy buen gusto al día siguiente si las recalentamos, por lo que pueden ser muy cómodas. No estarán crujientes, pero siguen estando muy buenas.
  • Eloisa Mallach me comenta en facebook: “Yo las hago así abiertas les hago unos cuadritos con el cuchillo y les pongo, sal, aceite de oliva virgen extra, pimentón de la Vera y cuando están en la mesa ajo-aceite. Aquí en Valencia se llamaban antiguamente ¡¡Chuletas de la huerta!!”
  • En algún caso os he comentado que las preparo en el microondas, se puede y el resultado es similar pero no igual. Si no tenéis mucho tiempo acortarás la receta a unos 25 minutos pero quedará con un toque más cocida que asada. Esto ya depende de cada uno, que tiene que valorar el tiempo y las ganas de las que dispone. De una manera u otra, ¡de rechupete!
  • Las patatas tienen un alto porcentaje de agua (75%) y de hidratos de carbono ((16-20%). Por la contra con un bajo contenido proteico (2,5%) que se encuentra justo debajo de la piel. Por ello cuando se consumen asada con la piel su valor nutritivo es más alto.
  • Las patatas sólo aportan 80 Kcal por cada 100g pero su valor energético variará mucho dependiendo de cómo las cocinemos. Ya que pueden absorber mucha grasa en su preparación.
  • Cocidas o asadas son un alimento prácticamente libre de grasa. Además no contienen gluten por lo que son aptas para celíacos. Con esta receta quedan muy crujientes por fuera y cremosas por dentro. Están realmente deliciosas…

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *