Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Pollo a la miel con tomillo y romero

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 3/5
  • 1 voto
Pollo a la miel con tomillo y romero

Info.

Ingredientes para Pollo a la miel con tomillo y romero

  • Una bandeja de filetes de pechuga de pollo (unos 400 gr. aprox.)
  • 2 ramitas de tomillo
  • 2 ramitas de romero
  • 250 gr. de patatas nuevas de guarnición
  • 5 cucharadas de miel gallega
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 2 cucharadas de salsa de soja
  • Agua (la que necesite dependiendo de como queramos la salsa)

¿Quieres preparar un plato de lujo en 20 minutos? ¿Tienes una cena con los amigos y quieres triunfar como los Chichos? Pues para ello os presento este pollo a la miel con un toque aromático de tomillo y romero. Un plato rico y sano, muy fácil de preparar y con el que lograremos que una pechuga del pollo jugosa y con un toque especial que recuerda a la cocina árabe. Bien doradita, endulzada con miel y acompañada del aroma de varias plantas aromáticas, yo lo he preparado con pechugas de pollo, pero también quedaría muy bueno con pavo si lo preferís.

El romero y el tomillo son imprencindibles en mi cocina y aportan ese toque mediterráneo especial, de rechupete diría yo. Os recomiendo emplearlos lo más frescos posibles, pues cuando se secan pierden parte de su potencial aromático. El romero se suele usar sobre todo en los platos de carne, especialmente para condimentar aves de caza. Se utiliza introduciéndolo en los cortes de la carne y asándola, una vez se tiene el asado listo para servir se retiran las ramitas con hojas y se sirve el plato con todo el aroma y el sabor del romero. Es importante emplearlo al final de la preparación del plato, pues así no perderemos las propiedades de sus aceites esenciales que son volátiles y se pueden perder si se introducen demasiado pronto en la carne. A diferencia del romero, el tomillo necesita un tiempo de cocción para liberar sus aceites esenciales.

Esta receta es muy sencilla, una pechuga de pollo a la plancha pero con todo el sabor campestre que aportan el tomillo y el romero, aportando a la receta un interesante sabor dulzón gracias a la miel. Estos ingredientes le dan al pollo unos aires orientales, parecido al toque exótico de las recetas marroquís. Una combinación original de ingredientes que desde luego no va a dejar indiferentes a vuestra familia o invitados, aunque eso sí, es un plato para los que gusten de sabores distintos y especiales. Espero que lo disfrutéis.

Preparación del pollo a la miel

  1. Salpimentamos el pollo y lo dejamos macerar con la miel, la salsa de soja (combina genial con la miel), un buen chorro de aceite de oliva virgen extra, el tomillo y el romero. Deberíais dejarlo marinar durante media hora en la nevera (tapad el bol con film transparente para que no pille olores), recordad que con estos calores el pollo se puede estropear. Con este proceso vamos a conseguir que el pollo coja todo el sabor de las hierbas aromáticas y la miel.
  2. Mientras tanto ponemos a hervir las patatas o las cocinamos en el micro.
  3. Ya casi habrán pasado los 30 minutos de marinado del pollo. Cogemos una sartén grande y calentamos dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra y cuando esté muy caliente sacamos el pollo del marinado y lo echamos a la sartén con cuidado, no os queméis. Doramos sin que se cocine mucho, sólo para sellar la piel y conseguir que nos quede jugoso por dentro, un minuto por cada lado es más que suficiente. Una vez que las pechugas cambien de color incorporamos la salsa que teníamos de la maceración del pollo a la sartén con todos los filetes y dejamos que se cocine bien durante 5 minutos.
  4. Añadimos en el último minuto de cocción las patatas cortadas a la mitad para que pillen el sabor de la salsa. Lo mejor es añadir unas cucharadas de agua para que tengamos un poco más de líquido, os aseguro que la salsa espesará y cogerá una consistencia un poco gelatinosa gracias a la miel. Esta salsa con un poco de pan está gloriosa, no dejaréis nada en el plato.
  5. Montamos el plato colocando los filetes de pollo con su salsa y las patatas. Añadimos un poco de sal por encima, tipo Maldon en escamas le viene muy bien. Decoramos con un poquito de romero y de tomillo para dar el toque verde al plato que marca la diferencia.

Consejos y recomendaciones

  • Para dar más sabor a la pechugas, se pueden macerar unas horas antes con la miel, el romero, el tomillo y un poco de aceite de oliva virgen extra.
  • No cocinéis mucho el pollo antes de añadir la salsa, ya que posteriormente tiene que cocer con ella.
  • Si la salsa te queda muy líquida, déjala al fuego unos minutos para que espese.
  • Además, la miel aporta una gran cantidad de vitaminas y minerales, necesarios para el correcto funcionamiento del organismo.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *