Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Rape a la plancha con tomillo y romero

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • 5/5
  • 1 voto
Rape a la plancha con tomillo y romero

Info.

Ingredientes para Rape a la plancha con tomillo y romero

  • Unas 8 rodajas de rape (dos por persona), en este caso la cola de un rape de 1,2 Kg.
  • 2 ramitas de tomillo
  • 2 ramitas de romero
  • 500 gr. de patatas gallegas para hacer tipo cachelo (perfectas para cocer o asar)
  • Para hacer las patatas: 2 dientes de ajo, 1/2 cucharadita tipo postre de pimienta recién molida, sal (al gusto), 1/2 cucharadita de hierbas provenzales.
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Sal en escamas (tipo Maldon) y pimienta negra recién molida (al gusto)

Cómo preparar rape a la plancha. La receta de pescado que os presento hoy es una de esas que haces en 15 minutos. Es perfecta para cenar o comer sin complicaciones, no sólo eso, sino que está buenísima, sencilla y sabrosa.

El ingrediente principal de este plato es el rape (Lophius piscatorius), un pescado de precio medio, los hay más baratos y los hay más caros, pero es accesible a todo el mundo. Si por temas económicos no entra en vuestras posibilidades podéis sustituirlo por un pescado blanco similar, el resultado será también muy sabroso.

Sin duda el rape es uno de los pescados más feos en la cesta de la compra. Pero con su cabeza monstruosa podemos hacer un caldo de pescado insuperable que complementa sus carnes. Otra gran ventaja de este pescado es que hasta ahora no ha tolerado la piscifactoría y por tanto siempre tiene mucho sabor, a diferencia de otras especies parecidas, como pueden ser el lenguado o el rodaballo. Habita en las profundidades en contacto con el fondo marino y la base de su alimentación son los crustáceos y peces de pequeño y mediano tamaño, con esta comida es imposible que esté malo.

El rape está muy bueno tal cual, a la plancha. Pero también en caldereta, en tartar, en brocheta, en forma de sopa, como parte de un arroz caldoso e incluso en ensaladas. Espero que os guste la receta de hoy y que os animéis a cocinarlo.

Preparación de las patatas al micro

Esta sencilla preparación no lleva nada de tiempo y las patatas quedan muy ricas. Las vamos a hacer al micro.

  1. Pelamos las patatas y cortamos en cuartos no muy grandes.
  2. Pelamos los 2 dientes de ajo y los machacamos en un mortero o los picamos muy finitos. Queremos su sabor y olor, no encontrarlos en las patatas.
  3. En un recipiente apto para cocinar al microondas, añadimos las patatas, el aceite de oliva virgen extra, las pimientas, sal y las hierbas provenzales.
  4. Removemos todo con un cucharón o con las manos para mezclar todo bien y que se junten todos los ingredientes.
  5. Metemos al micro durante 15-20 minutos a máxima temperatura. El recipiente debe estar cubierto por la tapa del micro, pues va a salir bastante agua que sueltan las patatas en la cocción.
  6. Recordad que la receta es para 4, si hacemos para más o menos, tenemos que variar el tiempo de preparación en el micro.
  7. Cada 5 minutos, sacamos del micro y removemos con el cucharón para que se hagan uniformemente. De igual manera vamos pinchando para ver como están ya que según el tipo de patata pueden hacerse antes.
  8. Si notamos que la patata al pincharla no está dura podemos sacarlas, incluso probar para ver si están en su punto.
  9. Una vez hechas, dejamos reposar unos 5 minutos antes de servir en el plato. Podemos tunear este tipo de patatas a nuestro gusto y con las especias que más nos gusten.
  10. Mientras se hacen las patatas vamos preparando el rape.

Preparación del rape a la plancha

  1. Os he comentado en alguna otra receta que el romero y el tomillo son imprescindibles en mi cocina y aportan ese toque mediterráneo especial, de rechupete diría yo.
  2. Limpiamos el lomo de rape quitando telillas que quedan pegadas a la carne. Cortamos en rodajas similares para que todos nuestros comensales tengan la misma cantidad en el plato.
  3. Este pescado suelta mucha agua y queremos que nos queden dos porciones majas. Con un papel absorbente o un trapo de algodón retiramos los restos de humedad que pueda soltar el pescado. Salpimentamos y preparamos para hacer a la plancha.
  4. Añadimos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra a la sartén. Cuando esté muy caliente echamos el pescado y el tomillo con cuidado, no os queméis.
  5. Doramos sin que se cocine mucho, sólo para sellar la piel y conseguir que nos quede jugoso por dentro, con un minuto y medio por cada lado es más que suficiente.
  6. En la vuelta del pescado añadimos el romero y tapamos la sartén. Apagamos el fuego y dejamos que repose un minuto más en la misma. Soltará un poquito de salsita con la que regaremos el pescado y las patatas en el plato.
  7. Montamos el plato colocando los trozos de rape con su salsa y las patatas.
  8. Espolvoreamos con unas escamas de sal por encima, tipo Maldon.
  9. Decoramos con el romero y tomillo que hemos empleado en la preparación para dar el toque verde al plato que marca la diferencia. ¡A la mesa!

Consejos y recomendaciones para un rape a la plancha de rechupete

  • El rape resulta ideal para quienes sienten cierto rechazo hacia el pescado. Como es el caso de algunos niños, gracias a su textura parecida a la carne y la ausencia de espinas.
  • Mi consejo es que cuando vayáis a vuestro pescadero de confianza compréis el rape entero. No sólo la cola, pues del rape, igual que del cerdo, se aprovecha todo.
  • El rape es un pescado no tiene escamas, solo una membrana muy fácil de separar y apenas tiene espinas. Aunque lo mejor es que vuestro pescadero lo prepare dependiendo de lo que queráis cocinar. Con una textura muy fina y sin prácticamente nada de grasa es perfecto para hacerlo a la plancha
  • Os recomiendo usar el romero y el tomillo lo más frescos posibles. Pues cuando se secan pierden parte de su potencial aromático.
  • El romero es importante emplearlo al final de la preparación del plato. Así conservamos las propiedades de sus aceites esenciales que son volátiles y se pueden perder por el calor si se introducen demasiado pronto en el plato.
  • A diferencia del romero, el tomillo necesita un tiempo de cocción para liberar sus aceites esenciales. Con lo que es mejor añadirlo al principio de la preparación.

 

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. FLOR dice:

    Super pero requete super, deliciosas.Saludos

  2. Cele dice:

    Que bien explicado. Interesante cómo desprenden los aceites estas hierbas. Mira que las he usado y nunca lo he hecho con conciencia. Ahora ya lo sé. Gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *