Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Crema catalana fácil

  • 6 personas
  • Dificultad fácil
  • 0,4 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 30 minutos.
Receta de Crema catalana

Ingredientes

  • 10 yemas de huevo
  • 250 g de azúcar (crema) + 150 g de azúcar (para quemar)
  • 120 g de harina fina de maíz tipo Maizena
  • 1 litro y medio de leche entera
  • Una rama de canela
  • La cáscara de un limón y una naranja
  • Vainilla en rama

La crema catalana es una receta muy sencilla y de preparación rápida. Se hace con ingredientes que solemos tener por casa: huevos, azúcar, harina de maíz o maicena, leche aromatizada con canela, piel de limón, naranja.  Aunque es una receta clásica siempre podemos darle un toque especial si se nos antoja, en este caso la vainilla. Y en el proceso final espolvoreamos con azúcar blanco y quemamos con una pala de hierro caliente o con un soplete. Yo he usado un soplete pequeñito que te ayuda a no calentar la crema y para mí le da un toque más profesional, además de ser menos engorroso y ocupar muy poco en la cocina.

La crema catalana o crema quemada es un postre muy típico de la cocina catalana. Consiste en una crema pastelera con base en yema de huevo que se suele cubrir con una capa de azúcar caramelizado en su superficie para aportar un contraste crujiente. Se come durante todo el año pero es costumbre preparala el día del padre, celebrado el 19 de marzo, próximo en fecha. Este postre propio del día de San José se puede servir solo o como relleno de otros muchos postres, en la siguiente receta os presentaré una milhojas de filloas con crema catalana, postre fusión entre la cocina gallega y catalana, todo un éxito.

Preparación de la crema catalana

  1. El primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche. Lavamos muy bien el limón y la naranja y pelamos su piel de manera fina, sin mucho blanco que luego nos amargue el postre. Abrimos la vaina de vainilla  y sacamos las semillas que reservaremos para añadir más tarde a la leche.
  2. Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos las semillas de vainilla, la piel de la naranja y el limón, y por último la rama de canela. Dejamos todo en reposo durante 5 minutos mientras batimos los huevos.
  3. Separamos las claras de las yemas y las ponemos en un bol con el azúcar (250 g). Batimos enérgicamente con una batidora eléctrica o unas varillas hasta lograr una mezcla espumosa.
  4. Añadimos al bol que contiene la crema de huevo y azúcar la harina fina de maíz, para que se mezcle mejor nos podemos ayudar con un poco de la leche caliente del paso 2. Batimos todo muy bien.
  5. Calentamos la leche de nuevo a temperatura media durante 10 minutos con la vainilla, la piel de naranja-limón y la canela. Después de la cocción pasamos por un colador para eliminar impurezas.
  6. Ponemos la cazuela con la leche a fuego lento, añadimos la mezcla de crema de huevo, azúcar y harina. Removemos continuamente con una cuchara de madera o unas varillas (acabo de comprar unas de silicona que son buenísimas) sin que se formen grumos y cuidando que nunca llegue a hervir. Cuando empiece a espesar retiramos del fuego y continuamos moviendo un minuto más. Tened en cuenta que aunque la crema esté un poco líquida quedará más espesa cuando se enfríe.
  7. Llenamos unas cazuelas o cuencos chulos que tengáis por casa. Yo he usado las únicas que tengo, de cerámica blanca, sencillas y tamaño justo para un postre individual. Dejamos que reposen 1/2 hora y luego guardamos en la nevera durante 2-3 horas.
  8. Cuando vayamos a servir la crema catalana quemamos la superficie. Echamos una cucharada de azúcar en la parte superior y quemamos con un soplete de cocina. Se puede usar también una pala de quemar especial para este postre, pero no es fácil de conseguir y ocupa mucho en una cocina pequeña como la mía. Así que prefiero el soplete que mantiene la crema fría y genera perfectamente esa famosa placa de azúcar crujiente.

Ya véis que es un postre rápido, con una crema muy suave y una capa de azúcar crujiente. Os animo a que lo preparéis en casa y lo desgustéis con vuestra pareja, familia, amigos… La receta es sencilla y está explicada paso a paso, pero si véis que falta alguna cosa o que podéis aportar ideas no dudéis en dejar un comentario o enviarme un mail a elcocinero@recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir