Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Pudin de pan y nueces

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • Custom Full
  • 3.6/5
  • 9 votos
Pudin de pan y nueces

Info.

Ingredientes para Pudin de pan y nueces

  • Trozos de pan (en este caso duro y integral, era como un poco más de una media barra normal, emplead el que tengáis a mano) o bien Brioche, croissants, bizcocho, magdalenas...
  • 150 g de azúcar
  • 4 huevos
  • 1/2 l de leche entera
  • 1 cucharada de canela o 1 rama de canela
  • 1 cucharada de postre de esencia de vainilla
  • La ralladura de una naranja
  • 100 g de nueces
  • 1 limón

Cómo preparar un pudin de pan y nueces ¿Te sobró pan y no sabes que hacer con él? Hoy os explico como preparar una receta de postre de lo más delicioso, un pudin o budín, fácil y económico, aprovechando el pan que tengáis de otros días.

Su base es el pan con lo que viene a ser como nuestras torrijas, con las que aprovechamos el pan del día anterior, pero su aglutinante es el huevo. Su textura es muy parecida al flan de huevo y acepta muchos ingredientes adicionales. Encontraremos varios tipos como el pudin de manzana , el que siempre triunfa en casa, el pudin de chocolate, un clásico desde niño, el pudin de galletas o el más cremoso pudin de queso con frutos rojos. Todos de rechupete, no lo dudéis.

En la receta de hoy le hemos añadido unas nueces que me ha regalado mi padre, de los nogales que tenemos en la Ribeira Sacra, pero acepta cualquier fruto seco o lo que se os ocurra (uvas pasas maceradas, trozos de fruta…), imaginación al poder.

El pudding o pudin tiene una larga tradición en la cocina Europea, originario de la cocina inglesa o anglosajona. Aunque también es muy famoso en Latinoamerica (Argentina, Chile…), se puede comer caliente o frío. Y si bien yo no lo suelo preparar mucho en casa pues comemos poco pan, cuando junto pan de varios días y está duro como una piedra es cuando me animo a prepararlo.

En cualquier pudin o budín la textura tiene que quedar entre un bizcocho y un flan, una receta de lo más cremosa. Espero que os animéis y os salga de rechupete.

Preparación del caramelo para el pudin

  1. Ponemos un cazo o una sartén al fuego a temperatura media para que alcance temperatura.
  2. Añadimos los ingredientes en el siguiente orden: 5 cucharadas de azúcar granulada blanca, un poco de agua (3 cucharadas) y unas gotas de limón.
  3. Dejamos a fuego medio sin remover (al principio no debemos mover el azúcar con cuchara de madera porque se apelmazará) y veremos como poco a poco se empiezan a formar pequeñas burbujas y el azúcar cambia de color.
  4. Cuando suceda esto removemos, ahora sí, con una cuchara de madera y ayudamos a que se mezcle todo.
  5. Retiramos del fuego y seguimos removiendo hasta que alcance ese color miel tostado del caramelo. Añadimos unas gotas de zumo de limón, estas le van a dar brillo y harán que no cristalice rápidamente.
  6. Dejamos que se temple un minuto y caramelizamos las paredes de recipiente de las flaneras o donde vamos a preparar el pudin.
  7. Echamos el caramelo primero en el fondo y vamos girando o ladeando poco a poco por las paredes de los moldes hasta que esté todo impregnado de caramelo.
  8. Dejamos que se enfríe el caramelo hasta que esté medio duro.

Preparación de la crema base para el pudin

  1. Es una receta muy fácil, el primer paso es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche. Lavamos muy bien el limón y la naranja.
  2. Pelamos la piel del limón de manera fina, sin mucho blanco que luego nos amargue el postre, rallamos la naranja y reservamos.
  3. Calentamos la leche a fuego medio casi hasta el punto de ebullición.
  4. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos la piel del limón, la ralladura de la naranja, la esencia de vainilla y por último la rama de canela o la cucharadita de canela.
  5. Dejamos todo a temperatura muy baja durante 5 minutos (a lo que se llama infusionar la leche), retiramos del fuego y dejamos reposar otros 5 minutos.
  6. Colamos la leche infusionada y añadimos el pan cortado en rebanadas finas a la leche. Removemos hasta que se empiece a ablandar.
  7. Batimos los huevos con el azúcar y los introducimos a la anterior mezcla. Batimos todo hasta que quede una masa cremosa.
  8. Preparamos el caramelo tal como os indico al principio y una vez hecho dejamos que se temple un minutillo. Caramelizamos las paredes de recipiente de cake donde vamos a preparar el pudin.
  9. Echamos primero en el fondo y vamos girando poco a poco hasta que esté todo impregnado de caramelo. Dejamos que se enfríe el caramelo hasta que esté medio duro.

Horneado y presentación final del pudin de pan y nueces

  1. En el horno rellenamos la bandeja con agua y lo subimos a 200º C hasta que empiece a hervir.
  2. Ponemos la crema de pudin que teníamos reposando en el molde de cake. Añadimos las nueces previamente enharinadas para que no bajen al fondo del recipiente y se queden en el medio del pudin.
  3. Lo metemos al horno en la bandeja con el agua durante 45-50 m aproximadamente a unos 180º C, hasta que el pudin esté cuajado y dorado. Tened cuidado con el agua de la bandeja. Eso sí, la ventaja es que el horno no se mancha nada de nada.
  4. Los últimos 10 minutos de cocción tapéis el pudin con papel de aluminio para que no se queme la parte de arriba.
  5. Aunque luego no se vea pues le vamos a dar la vuelta. Suele quedar una capa un poco dura y no es agradable a la hora de comerlo.
  6. Dejamos enfriar en la nevera, esta mucho mejor frío, siempre de un día para otro.
  7. Desmoldamos con cuidado en una fuente y cortamos en rebanadas al gusto. Presentamos y nos lo comemos para desayunar o merendar, rico rico.

No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

Consejos y curiosidades para hacer un pudin perfecto

  • No te tengáis miedo al baño María, parece una técnica complicada pero una vez probada no tiene mucho truco. Sólo tenéis que tener cuidado con el agua caliente al retirar de la bandeja el pudin recién hecho para no quemaros.
  • El pudin queda ideal, incluso más rico cuando se ha preparado al menos con un día o dos de antelación. Consigue que se junten mucho mejor todos los sabores.
  • Mucho cuidado con el caramelo recién hecho. No tocarlo ya que alcanza temperaturas muy altas y las quemaduras que produce son muy importantes.
  • El Budín o pudin de pan se puede hacer con cualquier tipo de pan. En este caso empleé pan de pueblo pero podéis probar a hacerlo con croissants, bizcocho, brioche, incluso pan de varios días duro duro.
  • Es un postre con mucha tradición navideña en Latinoamérica sobre todo en Argentina. Se suele preparar parecido a este aunque con uvas pasas maceradas, nueces y frutas escarchadas. Aquí turrón y allí pudin navideño.
  • Podéis emplear todo tipo de pan que os apetezca. Incluso como comentaba una lectora, pan de Hotdogs que ya no vayamos a emplear. La base es el pan o similares, lógicamente sabrá distinto dependiendo de lo que empleemos, pero de rechupete, seguro.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *