Recetas de rechupete

Recetas de pescado y mariscoRecetas para ocasiones especiales

Vieiras a la gallega

  • 6 personas
  • Preparación Fácil
  • 4,4 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 45 minutos
Receta de Vierias a la gallega

Ingredientes

  • 4 Cebollas
  • 5 lonchas de Jamón serrano
  • 1 vaso de vino blanco: Ribeiro, Albariño o Godello
  • 2 cucharadas de pan rallado
  • 12 Vieiras
  • 1 cucharada de salsa de tomate casera
  • 1 cucharada de perejil picado (opcional)
  • 75 ml de aceite de oliva extra virgen Ilove

Hola compañeiros da cociña, hoy os dejo de nuevo otra receta de Navidad, vieiras al horno gratinadas en pan rallado, a la gallega, como se hacen en mi casa. Para mí una de las más tradicionales en tiempos de Nadal puesto que mi madre la prepara todos los años, una de sus especialidades y plato estrella de Noiteboa. Es un plato sencillo pero hay que rascarse los bolsillos pues las vieiras en estas fechas empiezan a subir de precio como la espuma… pero merece la pena. Os aconsejo comprarlas congeladas y tenerlas en el congelador para poder preparar alguna de las recetas que os presento durante todo el año: Empanada de vieiras o zamburiñasTagliatelle con salsa de vieiras, ensalada de pasta con gambas y vieiras o un arrocito con nécoras y vieiras. Os ahorráis unos euros y tenéis toda la calidad de este increíble marisco.

Las vieiras pertenecen al grupo de los bivalvos y tienen la facilidad de desplazarse en busca de alimentos por zonas de arena limpia, propulsándose cerrando fuertemente sus conchas. Podemos llegar a encontrarlas hasta unos 100 metros de profundidad. Las vieiras gallegas son capturadas por los mariscadores con sumo mimo, haciendo de este molusco uno de los mejores mariscos del mundo. En las Rías Gallegas podemos encontrar además otros mariscos de incomparable calidad: almejas, ostras, cigalas, percebes, mejillones, navajas, langostinos, berberechos, nécoras, cangrejo real, pulpo… El litoral gallego tiene el mejor producto de mar del mundo y es que la vieira gallega posee un sabor a mar que hace de esta receta un plato de éxito asegurado, uno de mis platos estrella, muy sencillo y fácil de preparar. Espero que os gusten y os animéis a prepararlas acompañadas con un buen vino blanco de la terriña.


Antes de cocinar:

Esta receta es superfácil de preparar aunque es importante elegir bien el ingrediente principal: las vieiras.

  1. Es fundamental quitar bien la arena que suelen traer las vieiras frescas para que no sea molesta y no nos estropee la receta. Conviene tenerlas unas dos horas antes de cocinarlas en una cazuela o recipiente grande de plástico. Debemos añadirles agua, un buen puñado de sal gruesa y cambiarles tres o cuatro veces el agua. Las vieiras beberán y soltarán la arena.
  2. Intenta comprarlas frescas antes de Navidad para no comeros la subida de precios de esas fechas, de 3 a 5 euros por vieira. Comprad aquellas que vais a consumir y congeladlas para tenerlas a mano en cualquier receta. Os aconsejo que no tiréis las conchas, guardadlas para otros posibles platos. En algunas tiendas de congelados las podéis comprar en bolsas de 20-30 unidades, suelen ser más pequeñas pero su precio es menor. Eso sí a la hora de preparar añadid 2-3 vieiras por cada concha.

Preparación de las vieiras a la gallega:

  1. Pelamos y troceamos finamente las cebollas, deben quedar trocitos muy pequeñitos para que al final de la preparación no se aprecie.
  2. Troceamos el jamón, bien a mano o en una picadora. Yo prefiero en la picadora para que quede uniforme y que no nos encontremos distintos tamaños, recordad que lo que debe destacar en esta receta son las vieiras. Reservamos en un plato.
  3. Ponemos una cazuela al fuego con el aceite de oliva virgen extra y añadimos el jamón picado. Cocinamos a fuego lento durante uno o dos minutos para que se selle el jamón. Añadimos la cebolla picada (escurrida, suele soltar algo de agua) y sofreímos unos 3 minutos a fuego medio para que se evapore la humedad de la cebolla, removemos en todo el proceso para evitar que se pegue al fondo de la cazuela, bajamos a fuego lento durante, no queremos que se nos queme y que se nos estropee la base de la receta.
  4. Añadimos el vaso de vino blanco, en este caso he elegido un Ribeiro que compré en la Feira do Ribeiro en Ourense. Emplead siempre un buen vino, el mismo que vayáis a beber en la comida y la receta os lo agradecerá. Removemos dejando que se evapore el alcohol durante 5 minutos. Introducimos  el tomate frito casero que le dará un toque y sabor característico. Cocinamos durante otros 10 minutos a fuego lento, si os gusta el toque del perejil es la hora de añadirlo. Retiramos del fuego y dejamos reposar.
  5. Salpimentamos si es necesario aunque casi seguro que no va a necesitar, pues estamos cocinando con jamón desde el principio y va a dar ese punto salado necesario. Pero por si acaso probad, no vaya a ser que se queden sosas.
  6. Retiramos el exceso de agua de las vieiras y coral con un trozo de papel absorbente. A continuación añadimos las vieiras y removemos con cuidado, esperamos un par de minutos más con el fuego apagado hasta que las vieiras se impregnen bien del sofrito, se terminarán de hacer en el horno.
  7. Por último precalentamos el horno a 200º C.  Colocamos en cada concha la vieira/as (1, 2 ó 3 dependiendo del tamaño) con el sofrito, y rociamos la superficie con una fina capa de pan rallado. La capa de pan rallado gratinada mantendrá todos los jugos y sabor a mar de las vieiras. Podéis incluso tuneadla con perejil muy picado, tal como podéis ver en las fotos y en el vídeo.
  8. Introducimos las vieiras en la bandeja del medio a 180º C durante unos 12-15 minutos aproximadamente, calor arriba y abajo, sin aire. Comprobad de vez en cuando como van, no queremos que se nos quemen.
  9. Finalmente gratinamos durante unos 2 minutos hasta que quede como el tono dorado de la foto de presentación, estad atentos en este paso final y cuidado que no se queme.
  10. Servimos inmediatamente bien calientes y recién sacadas del horno en un plato con la concha en medio.

Ya tenemos una de las recetas más características y famosas de la cocina gallega. Nos os queméis y que las disfrutéis.

Un consejo: También podéis utilizar los típicos recipientes de barro para su presentación y recordad: ¡Quién las ha probado repite, tened cuidado!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir