Cocina & recetas

Recetas de rechupeteRecetas de rechupete – Recetas de cocina caseras y fáciles

Solomillo de cerdo Wellington

Compartir Twittear
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Full
  • Custom Half
  • 4.6/5
  • 26 votos
Solomillo de cerdo Wellington

Info.

Ingredientes para Solomillo de cerdo Wellington

  • 1 solomillo de cerdo de 1 kg y medio
  • 400 gr. de champiñones frescos
  • 4 chalotas o escalonias (similar a una cebolla pequeña)
  • 2 dientes de ajo
  • 1 lata de paté de Foie Gras (80g.)
  • 1 huevo
  • 1 masa de hojaldre rectangular
  • Pimienta negra recién molida y sal (al gusto)
  • 3 cucharadas grandes de mostaza Dijon (para untar el solomillo)
  • Aceite de oliva virgen extra (el necesario para freír la carne y verduras)
  • Papel de horno

Cómo preparar un solomillo Wellington. Con la cercanía de una fecha especial os recomiendo que os planifiquéis y que os asesoréis en nuestra web. Tenéis un montón de recetas de carne dispuestas a convencer a vuestros invitados.

Parece ser que el origen de esta receta se remonta al siglo XIX, aludiendo al gusto del primer duque de Wellington por este plato. Hay quien opina que no se trata más que de la versión inglesa de una receta clásica francesa, el filet de boeuf en croûte.

Sea como fuere, de lo que no hay duda es de que el solomillo Wellington en ya una receta clásica. La preparación de la receta de hoy es idéntica a la del solomillo wellington tradicional, pero mucho más barata. Es la versión low cost pues vamos a emplear solomillo de cerdo, mucho más barato que el de ternera, vaca o buey. Debido a queda un poco más seco que con ternera, hemos variado un poco los tiempos de cocción para que os quede perfecto.

Es tal la importancia de este plato que, en ocasiones, se llama Wellington a todo lo que se prepare envuelto en hojaldre, pescados o carnes de todo tipo. Así podéis encontrar en el blog la trenza de hojaldre rellena de carne que muchos le llaman a la Wellington. Encontramos también otra receta similar, el “Beef Wellington” que lleva ingredientes añadidos como el paté de foie gras, vino de Madeira, jamón, y un picadillo de setas. Esta receta la encontraréis próximamente en el blog.

Sea este el origen verdadero o no de la receta, de lo que sí hay constancia es que hasta el año 1996 no apareció como tal el nombre registrado en un libro de cocina. Espero que os guste, es un plato perfecto para compartir con tus invitados en una ocasión especial.

Preparación del solomillo Wellington

  1. Comenzamos preparando la carne. Si no lo ha hecho el carnicero, limpiaremos el solomillo de las partes blancas de grasa, quedándonos con la zona más noble.
  2. Para limpiar el solomillo y cortar las verduras empleamos un buen cuchillo, que esté bien afilado.
  3. Vertemos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra en una sartén amplia (que entre el solomillo con holgura) y calentamos.
  4. Salpimentamos al gusto la carne y la marcamos en la sartén por todas sus caras, hasta que adquiera un tono dorado/tostado.
  5. De esta manera le damos un primer cocinado y sellamos el exterior para que luego se mantengan los jugos de la carne. Reservamos.
  6. Limpiamos los champiñones frescos con un poco de papel de cocina, nunca con agua. Los picamos finamente, en pequeños dados.
  7. Igualmente cortamos en “brunoise” fina las chalotas, y los dientes de ajo.
  8. En una sartén con un poco de aceite de oliva, pochamos las chalotas y el ajo 5 minutos a fuego medio. Añadimos los champiñones y seguimos cocinando otros 10 min, para conseguir que se hagan lentamente y no se nos pasen. Reservamos.
  9. Pasamos al montaje del plato que se realizará siempre en frío, será más manejable y no ablandará el hojaldre antes del horneado. Recubrimos la carne en su totalidad con una capa fina de mostaza de Dijon.
  10. Añadimos el paté de foie-gras a la “duxelles” fría (Salsa elaborada a base de champiñones y chalotas bien picadas, mostaza y paté de foie gras) y mezclamos todo bien, para conseguir integrar todos los ingredientes y que nos quede una pasta homogénea y firme.

Horneado del solomillo Wellington

  1. Precalentamos el horno a 200º C durante 5 minutos en la función “calor total”.
  2. Colocamos la base de hojaldre sobre papel de horno, directamente en la bandeja. Sobre ella extendemos una capa de la mezcla Duxelles. Debe ser de un tamaño proporcional al ancho y largo del solomillo, y lo ponemos encima la carne.
  3. De nuevo, esta vez en la parte superior, vertemos una capa de la mezcla reservada.
  4. Cerramos con cuidado el hojaldre formando un paquete, dejando las uniones en la parte inferior para que sea más vistoso una vez salga del horno.
  5. Si habéis comprado una masa de hojaldre redonda, bastará con cortar los excesos, que podremos aprovechar luego para decorar el paquete “Wellington” a nuestro gusto.
  6. Batimos el huevo y con un pincel pintamos la masa de hojaldre. De esta manera ayudaremos a pegar las uniones y le daremos un toque dorado mientras se cocina en el horno.
  7. En cuanto a la decoración, cada uno puede darle el toque personal que más le guste. Se pueden poner tiras de hojaldre como en las empanadas. Hacer figuras o también dibujar ligeramente con la hoja de un cuchillo (procurando no traspasar totalmente la masa).
  8. Colocamos la bandeja en la parte central y horneamos 20 minutos a 200º C.

Presentación final del solomillo Wellington

  1. Como sabéis cada horno es un mundo y “apura” de manera distinta. El objetivo es que el hojaldre quede bien tostadito por fuera y la carne tierna y jugosa.
  2. Una vez hecho y retirado del horno, no tengáis prisa por degustarlo. Es necesario dejarlo reposar por lo menos 10 minutos, asentará y luego será más sencillo el trocearlo.
  3. Para el emplatado cortamos en rodajas de unos 2-3 cm. Servimos caliente, en cuanto lo hayamos cortado.

Si no te quieres perder detalle de como preparar esta receta de solomillo en hojaldre o Wellington, pulsa en las fotos del paso a paso.

Consejos para hacer un solomillo Wellington de rechupete

  • La receta original es con solomillo de buey, vaca o de ternera. Para hacerla más económica vamos a cocinar un solomillo de cerdo, más sencillo de encontrar en los mercados y mucho más barato.
  • Para el relleno nos ceñiremos a los gustos de Wellington y usaremos “Duxelles”. Una salsa elaborada a base de champiñones y chalotas bien picadas, mostaza y paté de foie gras.
  • Las chalotas, similares a las cebollas pero de menor tamaño y forma. La variedad más habitual en España es alargada y de color rojizo. Con un sabor suave, a la vez que dulce y delicado. Tienen un punto entre la cebolla y el ajo. Por lo que el relleno tendrá gracias a ellas un exquisito sabor ligeramente dulce y picante.
  • Os aconsejo este solomillo Wellington entrante o como para plato principal. Acompañándolos con una guarnición de verduras como pimientos o espárragos trigueros. O quizás unas patatas asadas o fritas, ensalada de tomate o como lo toman los ingleses, con salsa de frutos rojos o mermelada de arándanos.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *