Recetas de rechupete

Recetas de sopas, guisos y legumbres

Sopa de verduras en juliana. Receta de sopa de la abuela.

  • 4 personas
  • Preparación fácil
  • 0,8 euro/persona
  • Tiempo de preparación: 40 minutos
Receta de sopa de verduras en juliana

Ingredientes

  • 1 tomate
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
  • 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla grande
  • 2 zanahorias
  • 50 gr de apio, 50 gr de nabo y 50 gr de puerro
  • 1/4 de un repollo blanco
  • Sal y pimienta negra recien molida (al gusto)
  • Un pellizco de nuez moscada y 2 cucharadas de perejil picado
  • 2 litros de agua
  • 1 ramita de cilantro

¿Frío en los huesos? Tengo la cura, una sopa de verduras bien calentita que aporte calor al cuerpo, un gran plato de cuchara. Con este tiempo el cuerpo nos pide sopas y es lo que toca cocinar, hace poco os presentaba dos de mis preferidas: sopa de cebolla y las sopas de ajo o sopa castellana. La de hoy es una de las más sanas, nutritivas, con múltiples propiedades que la convierten en imprescindible en cualquiera de los meses del año y en la mejor solución para los días más frioleros de este Enero que viene frío frío. Próximamente os presentaré mi receta de sopa de pescado y otra de marisco, no hace falta que os diga que están de rechupete.

Esta sopa hecha a fuego lento de manera tradicional es un clásico de las noches de mi infancia cuando me quedaba en la aldea los fines de semana y mi abuela Lucrecia nos preparaba caldo de judías o de verduras para cenar. Recuerdo estar ajunto a la cocina de leña muy pegado para aprovechar el calor con una taza de latón bien llena de sopa entre las manos, sólo pensarlo y ya me entra calor al cuerpo. Las verduras que incluía mi abuela en la sopa juliana solían ser las de la huerta, en este caso he añadido alguna otra más. Aunque os aconsejo esta receta, poned las que más os gusten y preparad vuestra sopa de verduras favorita, a vuestro gusto. Os dejo con esta confortable sopa que merece un lugar en vuestro menú semanal de invierno, espero que la disfrutéis.

Preparación de la sopa de verduras

  1. Lavamos muy bien todas las verduras que vamos a emplear en esta sopa, en este caso: cebolla, zanahorias, nabo, puerro, apio, repollo blanco y tomate. Tal como os decía en la introducción podéis emplear aquellas que más os gusten, a esta receta le va muy bien la calabaza, coliflor, unas chalotas, judías, una ramita de hinojo para los más atrevidos/as, hasta unos grelos o col rizada… Emplead siempre verduras de temporada y aunque sea una sopa aconsejada para el invierno la podéis tomar durante todo el año.
  2. Cortamos todas las verduras excepto el tomate en juliana fina, es fundamental que sea fina para que a la hora de la cocción todo se haga antes, si tenéis tiempo y la queréis con trozos más gruesos sólo tenéis que ir probando la sopa hasta que esté a vuestro gusto. Para aquellos que no sepais que es el corte en “juliana” os diré que consiste en cortar las verduras en tiras alargadas y muy finas, de forma que es fundamental un buena tabla de cortar, un cuchillo afilado y que quede todo más o menos con el mismo tamaño. Tambien podemos llamar a este tipo de corte “en gajos” o “medias lunas” por la forma resultante sobre todo cuando hablamos de cebollas o verduras redonditas. Reservamos todas las verduras en un bol.
  3. Lavamos y picamos el perejil. Reservamos.
  4. Pelamos y fileteamos los ajos, no es necesario que sean muy finos. El ajo debe dar olor y también proporcionar la emulsión entre el pimentón dulce, el agua y el aceite para que la sopa sea excelente. Reservamos en un cuenco.
  5. Lavamos y cortamos en dados el tomate.
  6. Elegimos una cazuela grande, calentamos el aceite en el fondo e introducimos el ajo. Salteamos hasta que comiencen a coger un color dorado (pero cuidado que no se arrebaten). Removemos con una cuchara de madera de manera envolvente hasta juntar bien los sabores durante unos segundos sin dejar que se llegue a quemar.
  7. Cuando los ajos tengan un color miel tostado espolvoreamos con el pimentón dulce, a mí me gusta así aunque mucha gente lo hace con pimentón picante, todo depende del cocinero/a. El pimentón cumple una doble función: da ese color cálido al caldo y además proporciona aroma. Es importante hacerlo con la cazuela fuera del fuego para evitar que el pimentón se queme y que todo quede con un desagradable sabor amargo que nos fastidiaría la sopa.
  8. Removemos todo bien y que se junte el aceite con los ajos y el pimentón. Volvemos a colocar la cazuela al fuego, siempre a fuego bajito para que se haga poco a poco, añadimos todas las verduras que hemos cortado en juliana, el tomate en dados y el perejil picado. Rehogamos todo durante 2-3 minutos más. Agregamos el agua. Cocemos a fuego moderado durante unos 30 minutos, con la cazuela semitapada, en ese tiempo no hace falta remover la sopa.
  9. Añadimos sal, pimienta negra recién molida y un toque de nuez moscada rallada, sólo al final de la cocción de la sopa.
  10. Servimos muy caliente en un cuenco o plato hondo con un poco de cilantro picado o perejil y un chorrito de aceite a modo de decoración. ¡Y que aproveche!

Se hacen muy rápidas y su elaboración es super sencilla.

Consejos y recomendaciones para que tu sopa sea de rechupete

  • Podéis añadirle unos trocitos de un buen pan frito, para estas sopas el pan castellano, de trigo blanco, va que ni pintado.
  • Si estáis a dieta, esta sopa sin el pan y sin el aceite del final es una excelente manera de empezar una cena, contiene mucho líquido que tomado en caliente engaña al estomago y sacia el apetito. Si no estáis a dieta podéis tunear la sopa de verduras con algo de carne, con un buen caldo de pollo, unos trozos de bacon o incluso pescado: bacalao, congrio, merluza… todos estos ingredientes le van genial
  • Para elaborar esta receta en menos tiempo podemos cocer las verduras en olla a presión o express. El tiempo de cocción en la olla express será de 8 minutos y sólo tendréis que pasarla a la cazuela y hervir la sopa otros 10 minutos, de esta forma reduciremos lel tiempo de preparación a la mitad. Yo la he preparado de las dos formas, la más rica es a fuego lento pero si no tenéis tiempo… ya sabéis.
  • Le va muy bien una hoja de laurel en la cocción. Y una de las recomendaciones más importantes, tal como os comentaba, es que el caldo siempre este a fuego bajo-medio.
  • Y por último no hace falta decir que lo que diferencia una sopas de verduras corriente de unas sopa de verdura extraordinaria son los ingredientes.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir