Recetas de rechupete

Recetas de postres y dulces

Tarta de queso con cobertura de Violetas

  • 8 personas
  • Dificultad fácil
  • 0,7 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 30 minutos
Receta de tarta de violetas

Ingredientes

  • 22 galletas tipo María o 170 g de galletas de avena o tipo Digestive (base)
  • 3 cucharadas (75 g) de mantequilla (base)
  • 1 cucharada de esencia de vainilla (base)
  • 300 g de queso de untar "Philadelphia" (crema)
  • 500 g de nata líquida para montar 22% materia grasa (crema)
  • 1 vasito (120 ml) de leche entera (crema)
  • 200 g de caramelos de violeta (crema)
  • 5 hojas o láminas (total 8,3 g) de gelatina neutra (crema)
  • 200 g de caramelos de violeta (cobertura)
  • 3 hojas o láminas (total 5 g) de gelatina neutra (cobertura)
  • 150 ml de agua caliente (cobertura)

Este es un postre de queso muy especial. “Especial” porque me recuerda a la infancia, al probar esta tarta me vienen a la mente un montón de recuerdos de cuando compraba algún dulce o chuche de mis preferidos… En particular me recuerda fielmente a los caramelos de violeta ¡La tarta estaba buenísima, y sabía totalmente a los caramelos! Un postre sencillo perfecto para este fin de semana, una receta llena de color, deliciosa y con una textura muy consistente, así que cunde muchísimo. Es el típico postre que una vez hecho en casa, sabemos que se repetirá más veces,. Os dejo con esta mousse de sabor tan original, delicado y sorprendente ¡Qué la disfrutéis amigos de rechupete!

Preparación de la mousse o tarta de queso de violetas

Preparación de la base de galleta:

  1. Derretimos la mantequilla (usad el microondas, es más rápido, a temperatura baja unos 2 minutos). Con la picadora trituramos las galletas (en comentarios anteriores nos recomiendan galletas Chiquilin, Campurrianas o Digestive, cada uno/a las que más os gusten). Si no tenéis picadora, en un trapo de cocina echamos las galletas y envolvemos para luego machacarlas con una cuchara o algo pesado, no os quedará tan fino pero sirve igual. Añadimos por encima la mantequilla derretida. La masa estará caliente y será muy manejable.
  2. Añadimos la cucharada de esencia de vainilla.
  3. Cogemos la mezcla de galleta y la repartimos por la base de un molde desmontable grande, de unos 24 cm de diámetro. Apretamos contra el fondo y en los lados con la ayuda de una cuchara o con los dedos e introducimos al horno unos 5 minutos a unos 180º para que se endurezca y se evapore un poco el líquido sobrante.
  4. Sacamos el molde y dejamos enfriar en la nevera para rellenar con la crema de queso. Consejillo de Elsa: “La próxima vez prueba a echar menos galletas y añade frutos secos bien pasaditos por el mortero (nueces pacanas, macadamia, nueces, avellanas,…). Creo que no te arrepentirás!!”

Preparación de la crema de queso con caramelos de violetas:

  1. Calentamos la leche en un cazo y a temperatura media sin que llegue a hervir.
  2. El paso más complicado del postre es el tratamiento de la gelatina, así que atención. Ponemos en remojo 5 hojas de gelatina en agua fría y removemos durante 4 minutos, las sacamos del agua y las escurrimos. Añadimos la gelatina escurrida a la leche caliente y diluímos. Introducimos 250 g  de crema de queso Philadelphia en la leche y juntamos todo muy bien. Batimos ligeramente si fuera necesario para que quede homogénea y sin ningún grumo. Retiramos del fuego y reservamos.
  3. Trituramos los caramelos en el vaso de la batidora o picadora Braun minipimer o similar y reducimos a polvo lo mejor posible. Los guardamos en un recipiente y reservamos.
  4. Montamos la nata, lo más importante para este proceso es que esté bien fría. La nata, los 50 g de crema de queso y el recipiente deben estar recién salidos de la nevera. Batimos la nata con las varillas eléctricas o manuales y cuando veamos que empieza a montarse añadimos poco a poco la mitad de los caramelos molidos. Os aseguro que con el truco del frío sale perfecto.
  5. Mezclamos la nata montada con la mezcla del queso y gelatina pero de manera suave. Utilizamos mejor una espátula de madera o silicona para que no baje.
  6. Sacamos el recipiente con la base de galleta de la nevera y echamos la mousse de queso y violetas. Volvemos a introducir en la nevera unas 3-4 horas hasta que cuaje.

Preparación y montaje de la cobertura de violetas:

  1. Calentamos en un cazo el agua y añadimos la mitad del polvo de caramelos de violeta (cuidado porque tiende a hacerse pegotes y es necesario remover mucho). Dejamos que hierva durante un par de minutos y mientras tanto ponemos en remojo las otras tres hojas de gelatina.
  2. Diluimos las hojas escurridas en el “zumo” azul y removemos hasta que se forme un jarabe. Dejamos enfriar un poco antes de volcarlo sobre la mousse pues es casi caramelo y guarda mucho el calor, si la ponemos en caliente sobre la mousse se derretirá la superficie y podemos cargarnos el postre.
  3. Añadimos la cobertura sobre la mousse de queso ya fría y echamos el sirope de manera homogénea (como está semilíquido es bastante fácil). Y otra vez a la nevera durante unas horas, debe estar muy fría para su degustación

Podemos decorarla de mil maneras, yo he optado por poner otros caramelos que tenía en casa que son de colores pero como siempre os digo ¡Imaginación al poder! ¿No os apetece un trocito?

Consejos y recomendaciones:

¿Qué es la gelatina comestible en hojas?

  • Las hojas de gelatina, conocidas también como cola de pescado, son hojas transparentes y de apariencia plástica. Son una de las formas de gelatina más utilizadas en la cocina tanto en la elaboración de postres como de platos salados. Se hidratan en agua fría antes de incorporarlas a una receta caliente de este modo, se disuelven completamente ya que de lo contrario, se formarían grumos y el resultado sería turbio.
  • Su precio ronda entre los 1,25 € y los 2 €. La encontrarás en cualquier gran superficie o supermecado tipo Mercadona, Eroski o Gadis. El paquete trae 6 hojas de gelatina que dan para medio litro de líquido. Según la consistencia que se desee dar convendrá añadir dos hojas más, por ejemplo para elaborar un plato semifrío. La gelatina funde a 37º así que bastará con mezclarla bien para que se disuelva e incorpore al preparado, pero nunca debe llegar a hervir pues perdería el poder gelificante.
  • Suele tener una duración de 3 años así que no dudéis en comprar gelatina y tenerla siempre a mano en casa por si queréis hacer este postre u otro cualquiera.

¿Qué son los caramelos de violeta y dónde comprarlos?

  • Los tradicionales caramelos de violeta son unos dulces típicos con forma de flor y color lila. Se venden en tarro de cristal o cajita de plástico con un precio aproximado entre los 1,8 € y 4.29 €
  • En Madrid se pueden encontrar estos caramelos en la tienda “La Violeta” de la Plaza de Canalejas. Los caramelos de violeta son un producto muy típico de la capital pero también se encuentran en otros lugares de España. En Zaragoza los podéis encontrar en la Calle Coso 48, en Barcelona los tenéis en el Mercado de la Boquería a granel, en Valencia en el Mercado Central y por tierras sevillanas los venden en la Confitería Filella en la Avenida de la Constitución. Faltan muchos sitios así que podéis completar direcciones de cada ciudad en los comentarios y así tenemos localizadas las tiendas donde comprar estos ricos caramelos. Gracias a todos/as.
  • Luis me comenta en un mail que el problema de estos caramelitos es que son muy muy caros, pero que ha encontrado un lugar donde los venden, eso sí, 2 kilos, pero a un precio de 9 euros (céntimo más, céntimo menos). Se venden en la tienda de chuches Medina3 en la calle Aguacate 42 de Madrid, en el barrio de Carabanchel (cierran a las 8 y media y su teléfono es el +34 915 08 38 47 ). El “problema” es que me quedan caramelos para hacer otras 4 tartas que creo que nos es problema…jaja
  • Jorge Ibarra me comenta que él los ha comprado online (gracias Jorge) en la Tienda La Violeta Online es una gran opción para aquellas ciudades donde no encontréis este tipo de caramelos. Tenéis distintos formatos de este tipo de caramelo.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir