Recetas de rechupete

Recetas de ensaladas y verdurasRecetas de pescado y marisco

Verduras salteadas al wok con langostinos

  • 4 personas
  • Preparación fácil
  • 2,5 euros/persona
  • Tiempo de preparación: 20 minutos
Receta de verduras al wok con langostinos

Ingredientes

  • 500 gr. de langostinos frescos o congelados (no valen cocidos)
  • 1/2 vaso de caldo de langostinos (opcional)
  • 1 cebolleta o una cebolla grande
  • 1 pimiento rojo grande
  • 4 zanahorias grandes
  • 1/4 de un repollo o col grande
  • 1 pimiento verde grande
  • 200 gr. de arroz basmati o thai
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto) o opcional 2 cucharadas de salsa de soja
  • 50 ml. de aceite de oliva virgen Abril selección

Estos langostinos con verduras son muy sencillos, sanos, ligeros y sobre todo muy sabrosos, estoy seguro que os gustarán. Además para hacer esta receta he usado uno de mis utensilios preferidos: el wokLa cocina en wok es una técnica de cocción rápida, sencilla y muy saludable que, además de respetar el valor nutritivo de los alimentos, realza su sabor. Lo mejor de cocinar con un wok es que consigues que los pescados y carnes se mantengan crujientes y las verduras tersas, conservando todos sus aromas y propiedades nutricionales. Con este utensilio los conceptos ‘bajo en grasas’ y ‘delicioso sabor’ suelen ir juntos, podréis comprobarlo vosotros mismos con esta receta.

Hace años tener un wok en casa era considerado como algo muy exótico, pero Ikea ayudó a introducilo en la casa de mucha gente, entre los que me incluyo. El de Ikea está bien para empezar aunque si te lo puedes permitir y vas a usarlo mucho es mejor invertir en un buen wok. Cuídalo, trátalo bien y dale el lugar que merece. A la hora de comprarlo debes fijarte en que sea el más adecuado para tu cocina, ya que existen diferentes modelos en función de cómo lo vayas a utilizar: en vitrocerámica, inducción, gas… la mayoría ya vienen adaptados a todas las funciones, pero es importante que te fijes en este detalle para no llevarte una desagradable sorpresa.

En esta receta empleo langostinos porque suelen ser más grandes, pero si tenéis unas buenas gambas pueden ir de lujo. Existen un montón de variedades de langostinos en nuestros mercados y supermercados, el más frecuente suele ser el langostino común y su carne es muy apreciada, consistente, fina y sabrosa. Como tampoco están mal de precio son perfectos este plato, espero que os guste.

Antes de cocinar, preparación de los langostinos o gambas

Si bien la receta se hace en nada ya que cocinar con el wok son 15 minutos, tenemos que dedicar un poco más de tiempo a tener los langostinos limpios y preparar un buen caldo que luego podemos emplear para otras receta. Os llevará más tiempo pero merece la pena, aunque si no tenéis ese tiempo siempre podéis optar por un caldo vegetal o de pescado que tengáis hecho anteriormente.

  1. Para esta receta podéis elegir usar langostinos o bien gambas, la preparación vale para los dos tipos de marisco. A mí me gustan más los langostinos y os recomiendo que sean frescos, por menos de 10 euros podéis encontrar medio kilo sin problema, si bien los congelados son bastante económicos. Si optáis por los congelados, dejad que se descongelen bien el día antes en la nevera para poder manipularlos al día siguiente.
  2. Los pelamos, quitamos la cabeza y la cáscara que los protege. Comenzamos por la cabeza que es la que más sabor tiene, haciendo una simple rotación la desprendemos fácilmente, las reservamos para freír o cocer y así conseguir un buen fumet. Luego, desde la parte de abajo del vientre, donde están las patas, retiramos con las manos los distintos anillos o cáscara que recubren el cuerpo junto con las patas.
  3. No tiréis las cáscaras pues también nos van a servir para hacer un fumet o caldo de pescado buenísimo. Podemos quitar la cola o dejársela dependiendo si la necesitamos para decorar un plato o no. Para sacarla se tira de la cola con una mano mientras presionas un poco el cuerpo del langostino con la otra (siempre es la última parte que debes sacar).
  4. Una vez pelados los langostinos debemos quitarles el intestino (un hilo negro que tienen en el interior) que debemos retirar ayudándonos con un palillo o con la punta de un cuchillo. Con el palillo pinchamos el extremo del intestino que queda a la vista y tiramos de él. Debería salir entero, como si fuese un hilo, sin necesidad de abrir el langostino, para que no pierda jugo y sabores durante la preparación. Se tira porque tiene sabor amargo y puede traer arena.
  5. Secamos y reservamos los langostinos. La cabeza y la cola las podemos usar para hacer un aceite aromatizado y fumet de langostino.

Preparación de las verduras al wok con langostinos

  1. Pelamos la cebolla, las zanahorias y los pimientos (recordad lavar las verduras antes) y cortamos en tiras muy finas, procurando que el tamaño de corte sea homogéneo en todas ellas.
  2. El repollo lo cortaremos en tiras un poco más anchas pues tiene un montón de agua y se queda en nada.
  3. Ponemos el wok a fuego bien alto y cuando veamos que está bien caliente, echamos aceite de oliva virgen extra repartiendo por toda la superficie (en la cocina oriental se suele emplear de semillas pero yo cocino casi siempre con oliva). Queremos saltear las verduras, no cocerlas, así que debemos cocinar con un fuego vivo y alto, así lograremos que nuestras verduras se conserven crujientes y llenas de sabor.
  4. Cuando empiece a humear ponemos la mitad de las verduras (nunca debemos sobrecargar el wok, vamos a cocinar en dos tandas para no bajar su temperatura) y salpimentamos. Al ser tan finas, basta con 2-3 minutos para que queden “al dente”. Una vez finalizado el proceso, reservamos en un recipiente y tapamos.
  5. Posteriormente salteamos los langostinos en el mismo wok donde hemos preparado las verduras, salpimentamos un poco y doramos un minuto hasta que cambien de color.
  6. Finalmente sobre el mismo wok, echamos todos los ingredientes y si hemos hecho el caldo de langostinos lo vertemos (medio vaso aproximadamente) para añadir más sabor a mar. Si queréis que queden crujientes es mejor no echar caldo.
  7. Con una cuchara de palo para no dañar el wok, vamos removiendo todos los ingredientes hasta que haya evaporado el líquido y queden sueltos. Probamos y si hace falta le damos un punto de sal. Si os gusta el sabor de la salsa de soja podéis añadirle una o dos cucharadas, pero cuidado porque también es salada así que no sería necesario echar sal.
  8. Para terminar, preparamos un buen arroz basmati o thai que le irá de lujo a este plato y presentamos bien caliente en una fuente o platos individuales. Os aseguro que repetiréis.

Cuando acabéis de utilizar el wok recordad limpiarlo todavía en el fuego con agua y un cepillo suave o estropajo especial vitro (que no lo estropee). Secamos con papel de cocina con unas gotas de aceite por toda su superficie, para que se conserve en perfecto estado hasta el siguiente uso.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Imprimir