Albóndigas de carne con pisto de verduras

Compartir Twittear
4/51 voto
Albóndigas de carne con pisto de verduras

Info.

Ingredientes para Albóndigas de carne con pisto de verduras

  • 500 gr de carne picada mezcla de vacuno y cerdo
  • 700 gr de tomate triturado para freír
  • 1 calabacín
  • 1 pimiento rojo
  • 1 pimiento verde
  • 1 cebolla grande
  • 1 diente de ajo
  • 1 cucharada sopera de azúcar
  • 3 cucharadas soperas de pan rallado
  • 2 huevos
  • Harina para enharinar
  • Ajo en polvo (opcional)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal (al gusto)

Para los amantes del pisto, aquí os dejo una receta distinta y muy sabrosa, albóndigas con pisto. La elaboración de este plato permite muchas variaciones, podéis preparar el pisto por un lado, y unas albóndigas en salsa y comer el pisto como guarnición. Aunque yo he optado por cocinarlo todo junto, en realidad lo que he hecho no es en absoluto complicado. Básicamente he cocinado unas albóndigas con salsa de tomate y he incorporado las hortalizas con las que hago el pisto. Normalmente para preparar el pisto no utilizo tanto tomate, pero como voy a integrar todos los ingredientes en un mismo guiso, la carne de las albóndigas consumirá gran parte de la salsa de tomate. He optado por un bote de tomate triturado, en vez de volverme loco a pelar tomates, para ahorrar tiempo.

Mi madre siempre lo prepara así y lo cierto es que nunca sobra ni una albóndiga. Si además, os animáis con unas patatas fritas en cuadrados para acompañar esta receta, os garantizo que vais a quedar más que satisfechos. Otra alternativa es hacer un arroz blanco como guarnición y si sobra algo de pisto, que lo dudo, el arroz blanco es perfecto para mezclarlo y sin darte cuenta te has montado una cena estupenda, arroz con pisto. Además si sobran albóndigas, es un plato ideal para preparar el tupper de la semana, porque con esta salsa, nunca se os van a quedar secas y además seréis la envidia de los compañeros de la oficina.

Y es que las albóndigas son un plato tan tradicional en nuestro país que esta dentro del genoma gastro español. Es de esas recetas a las que cada uno le añade su toque personal y que forma parte de nuestros platos habituales, gustan a casi todo el mundo y que no desagradan a casi nadie. Cuando propongo un sábado, tengo más invitados que sillas en casa. ¿Qué os parece?, ¿nos ponemos manos a la obra?, pues vamos a preparar un nuevo plato de rechupete.

Preparación de las albóndigas con pisto

  1. Preparamos la salsa de tomate: En una cazuela vertemos el bote de tomate, una cucharada sopera de azúcar, una cucharada sopera de aceite de oliva virgen extra, sal, media cebolla y un diente de ajo. Lo dejamos a fuego bajo (4 o 5 de la vitroceramica), tapado.
  2. En 35 – 40 minutos, o cuando la cebolla esté tierna estará listo para pasar por la batidora. Una vez triturado lo reservamos.
  3. Preparamos el pisto: Lavamos y picamos en dados pequeños el calabacín, la cebolla y los pimientos. En una cacerola baja, vertemos un chorro generoso de aceite de oliva virgen y añadimos las verduras para que se vayan pochando.
  4. Una vez estén tiernas, las sacamos y las dejamos que escurran bien el aceite en un colador, con un plato debajo para volver a reutilizar dicho aceite cuando friamos las albóndigas. Reservamos.
  5. Preparamos las albóndigas: Mezclamos la carne con los huevos y el pan rallado, hasta conseguir que la mezcla quede bastante compacta. Le añadimos un poco de sal y ajo en polvo al gusto. Enharinamos las albóndigas dándoles su característica forma redonda.
  6. En una sartén con aceite de oliva virgen verteremos el aceite que han soltado las verduras y doramos las albóndigas. Por último, mezclamos todo, salsa de tomate, pisto y albóndigas, en una cacerola baja y lo dejamos cocinar a fuego bajo, durante 5 o 6 minutos.
  7. Servimos bien caliente, acompañado de patatas fritas, puré de patata o de arroz blanco. Es una preparación que mejora de un día para otro y que, además, congela muy bien.

Este es un plato sencillo, algo laborioso pero que merece la pena. Las albóndigas por si solas están muy buenas pero acompañadas con esta deliciosa salsa de pisto mejoran de manera increíble.

Los sabores dulzones del tomate, encajan perfectamente con la cebolla y los pimientos sofritos a fuego lento para elaborar el pisto. El resultado es un plato sencillo y delicioso, os sorprenderá su sabor, ya me lo confirmaréis.

No dejéis de disfrutar de todas las recetas con carne que tenemos en el blog, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.