Alcachofas al horno con jamón y bechamel

Compartir Twittear
3/51 voto
Alcachofas al horno con jamón y bechamel

Info.

Ingredientes para Alcachofas al horno con jamón y bechamel

  • 12 alcachofas grandes
  • 150 gr de jamón serrano en taquitos
  • ½ cebolleta
  • ½ limón
  • Queso para gratinar (opcional)
  • Sal (al gusto)
  • Salsa bechamel: 50 g de mantequilla Central Lechera Asturiana
  • 50 g de harina
  • ½ L de leche entera Central Lechera Asturiana
  • Sal, pimienta negra recién molida y nuez moscada (al gusto)

Cómo preparar unas alcachofas al horno. Las recetas con alcachofas nos encantan, al horno, rebozadas, a la brasa, hay un sinfín de recetas para chuparse los dedos y ésta, es una más que no podía faltar.

Para preparar esta receta sólo necesitamos hacer una bechamel a la que añadiremos los tropezones que queramos, desde un poco de jamón a unos trozos de pescado o marisco.

Se cree que las alcachofas son originarias de Egipto o el norte de África, de ahí que su cultivo se produzca principalmente en la zona mediterránea, siendo España uno de los mayores productores.

La palabra alcachofa deriva de un término árabe que significa “lengüetas de la tierra“, referido a la peculiaridad de sus hojas, y a ellos se debe la expansión de su cultivo por Europa. Posteriormente los griegos y romanos propagaron su fama como alimento afrodisíaco, lo que favoreció e incrementó su empleo culinario.

La variedad más cultivada en España es la alcachofa Blanca de Tudela, de forma redondeada, pequeño tamaño, con las hojas centrales muy compactas y de color verde. La parte comestible es la inflorescencia, conocida como “corazón de la alcachofa” y el verde claro brillante será el indicador de su frescura. La alcachofa suele ser recolectada durante dos temporadas, una que suele comenzar sobre el mes de octubre y otra en primavera, de marzo a junio. No soporta las altas temperaturas, por ello nunca se cultiva en verano.

El mayor componente de la alcachofa es el agua, seguido de hidratos de carbono y fibra. Contiene cantidades medias de proteínas comparándolas con otras verduras e insignificantes de grasas, lo que la convierte un alimento muy socorrido para dietas de adelgazamiento.

En esta receta las he combinado con una rica bechamel aromatizada con jamón ibérico que le proporciona un sabor suave, os aseguro que saldrá perfecta con los pasos que os presento. Receta llena de colorido y súper sabrosa, siempre ¡de rechupete!

Preparación de las alcachofas rellenas

  1. Comenzaremos la receta por la parte más laboriosa; la limpieza de las alcachofas.
  2. Primero eliminaremos las hojas exteriores hasta llegar a una capa en la que tienen un color verde más claro y son más tiernas. A continuación cortamos el tronco y la punta.
  3. Con la ayuda de una cucharita eliminamos la parte central, haciendo un agujero que posteriormente rellenaremos. Es importante eliminar la pelusilla que se encuentra en la base ya que puede dar un sabor amargo.
  4. Según las vamos limpiando las colocamos en un bol que contenga agua y el zumo del ½ limón para evitar que tomen un color parduzco. Éste se produce al entrar en contacto los fenoles que posee la alcachofa con el oxígeno.
  5. Ponemos agua en una olla, añadimos una pizca de sal y calentamos hasta que hierva. En ese momento añadimos las alcachofas y dejamos durante 15-20 minutos, dependiendo de lo tiernas que sean.

Preparación de las alcachofas y la bechamel

  1. Mientras se cocinan colocamos aceite en una sartén y añadimos la cebolleta bien picadita. Sofreímos. Cuando la cebolleta comience a coger color añadimos los taquitos de jamón y dejamos que se doren. Reservamos.
  2. Ahora vamos con la preparación de la bechamel. Derretimos la mantequilla en una cazuela. Una vez líquida añadimos la harina y removemos continuamente con una varilla hasta que la harina tome color.
  3. Añadimos la leche hirviendo y seguimos removiendo. Echamos sal, pimienta y una pizca de nuez moscada.
  4. Dejamos cocer a fuego lento durante unos 8-10 minutos aproximadamente, sin dejar de remover. Una vez lista añadimos el sofrito de jamón bien escurrido para que la bechamel no pierda su consistencia.  Mezclamos todo bien y reservamos.

Horneado y presentación final de las alcachofas

  1. Ponemos a calentar el horno a 200º C. Una vez cocinadas las alcachofas las sacamos del agua y las ponemos a escurrir.
  2. Las colocamos en una bandeja de horno con la base hacia abajo y con la ayuda de una cuchara introducimos la mezcla de bechamel. Si queremos, podemos añadir un poco de queso para gratinar en la superficie.
  3. Introducimos en el horno y gratinamos durante 8 minutos, hasta que la superficie esté dorada. Servimos calientes.
  4. Podemos comerlas como primer plato o como acompañamiento de un plato principal.
  5. Lo más importante es que estén bien frescas y sean de la tierra, sanas y deliciosas.
  6. Una receta sencilla, llena de sabor y colorido que sin duda nos permite disfrutar de las alcachofas que ahora están en su mejor momento, de precio y calidad. Seguro que las añadirás a tu recetario particular. ¡Qué aproveche!

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum. No os perdáis estas fotos y os saldrán unas alcachofas perfectas.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.