Arroz meloso. Consejos para que te quede perfecto

Compartir Twittear
4.3/58 votos

Cuando hablamos de arroz muchos de vosotros os asustáis. Parece que es un tema un poco desconocido entre los más cocinillas.

Pues hoy vengo a solucionar esto. Espero que a partir de ahora te salga un arroz meloso a la primera, con un poco de práctica y estos consejos dejarás con la boca abierta a más de uno.

Siguiendo con los consejos para cocinar arroz. Vamos a explicar este año como hacerlo con cada uno en concreto. Sin dudas, el resultado será de rechupete.

El arroz es muy versátil, se pueden hacer arroces secos como una paella, unos arroces caldosos como nuestro arroz con conejo, como no, no es lo mismo hacer un risotto que un arroz meloso, aunque se parezcan. Pues cada tipo de arroz lleva un punto exacto de cocción, distinto según el tipo de preparación.

Entendemos por un arroz meloso un arroz que no es seco ni caldoso, con una textura cremosa y untuosa, con una consistencia mantecosa que liga todos los ingredientes. Pinta bien, ¿no? pero para conseguirlo surgen dudas.

¿Cuánto caldo es la clave para hacer un arroz meloso?¿Cuál es la medida ideal?¿Cuánto tiempo hay que cocinarlo?¿Qué tipo de arroz necesito? ¿Y la potencia?¿Agua o caldo?¿Sofrito o no sofrito?

La maestría para encontrar ese punto exacto e idóneo entre el arroz seco y el caldoso depende de unos pocos factores, y no dejamos ninguno en el tintero.

Cómo hacer un arroz meloso perfecto. Nuestros 5 consejos

1. Elegir el tipo de arroz acorde a la receta y el recipiente donde se va a cocinar

  • Hay que elegir el tipo de arroz que vaya bien para hacer arroz meloso. Al igual que sucede con las patatas, cada receta con un tipo de patata, no es lo mismo cocer, freír que hornear. De elegir bien el arroz reside en un grado algo que nos pueda salir bien o mal.
  • Para los arroces caldosos salen mejor con variedades como el bahía o arborio. Cada grano tiene una particularidad diferente, razón por la que habrá que conocer el tiempo de cocción de cada uno de ellos para obtener un arroz en su punto.
  • Para un arroz meloso, en casa no nos complicamos, empleamos el especial SOS caldosos y melosos, que hará más fácil conseguir el resultado que buscas.
  • Cuando vayamos a hacer un arroz caldoso necesitamos un recipiente de gran diámetro, pero que tenga altura. Una cazuela es perfecta para cocinar este tipo de arroz.

2. El sofrito. Una buena base lo es todo

  • Tienes que tener presente que vamos a sofreír el arroz. Con lo que conseguimos que absorba menos agua. Ojo, los ingredientes elegidos para hacer el arroz también influyen en el líquido que nos va a pedir el plato.
  • De como sea la base del arroz, conseguiremos un arroz con color, más consistencia y sabor. El sofrito base se hace calentando aceite de oliva virgen extra en la misma cazuela donde vamos a hacer el arroz y saltear a fuego lento distintas verduras y hortalizas.
  • Sofreír el arroz para que se impregne mejor de los sabores en un arroz meloso me parece fundamental. Sólo tenemos que añadir el arroz al sofrito y dar vueltas durante un rato antes de incorporar el caldo. Esto ayuda a que el sabor mejore y a que los granos queden más sueltos.
  • El punto de melosidad del plato final dependerá de que hayamos usado un sofrito de verduras que quede suelto, sin excesiva presencia de aceite y de agua.
  • En el vídeo que podéis en el post os aconsejo 3 tipos de sofrito que podéis emplear dependiendo de la receta elegida.

3. Agua o caldo. Mejor con un caldo casero

  • En España el arroz meloso suele prepararse con un líquido. No siempre tiene tiene por qué ser el agua. Para mejorar nuestra receta mi consejo es hacerlo con un caldo.
  • Si vas a emplear agua del grifo, depende mucho de la región geográfica en la que te encuentres. En la Comunidad Valencia el agua del grifo es dura con lo que va bien para preparar cualquier tipo de arroz. Si no te quieres arriesgar, puedes emplear agua mineral.
  • Mi recomendación son los caldos caseros, dan sabor y ayudan a que el arroz quede sabroso, aunque lleve pocos ingredientes. Un caldo de carne, caldo de pescado o marisco, caldo de verduras o caldo de ave ayudará (según la preparación) a triunfar con tu arroz meloso.
  • Tampoco hace falta ser un lumbreras en la cocina para hacer un caldo. Puedes optar por las partes no aprovechables de los productos que compondrán el arroz (huesos, raspas, cabezas). Sólo con eso lograremos dar mucho sabor al arroz. Y para evitar sustos, evita el caldo demasiado espeso, que podría pegarse al fondo.

4. Medidas y tiempos para preparar el arroz

  • Para un arroz meloso debes calcular 1 parte de arroz por cada 3 partes de caldo o agua. Siempre dependiendo de los ingredientes que vayamos a cocinar. Según los ingredientes que se utilicen, la dosis variará.
  • Si se está haciendo un arroz acompañado de ingredientes cárnicos, se deberá aumentar la cantidad de agua porque se tratan de productos más secos.
  • Si el plato contiene verduras, pescados o mariscos, se tendrá que reducir esta proporción puesto que son artículos que, por sí mismos, expulsan una gran cantidad de agua al cocer.
  • En el arroz meloso se suele emplear un grano redondo que no llega a absorber todo el líquido y su textura es cremosa. El tiempo de cocción también oscila entre los 16 y los 18 minutos, pero de reposo es suficiente con unos cinco minutos. No obstante, estos tiempos son orientativos y siempre es conveniente leer las recomendaciones del envase.

5. La potencia. Fuego, vitro o inducción. ¿Qué debemos emplear?

  • La potencia es de vital importancia para lograr un arroz en su punto. Para ello, recomendamos fuego directo o inducción. No quiero ver una vitrocerámica ni en pintura para hacer un arroz.
  • La potencia deberá estar igual de repartido por toda la base de la cazuela, siendo su diámetro similar al de la cazuela que se haya elegido.
  • Cuando añadimos el arroz al sofrito, se subirá la intensidad del fuego durante diez minutos con el objetivo de lograr una cocción más rápida.
  • Pasado este tiempo, se baja otros diez minutos para que se cueza a fuego lento. El punto perfecto del arroz es cuando, sin haber llegado a abrirse, está tierno por fuera y tienen en el interior un punto más duro.
  • Mi recomendación con los arroces melosos (similares a los risottos también) es que hay que estar moviéndolos constantemente mientras se cuece para que nos quede un arroz más ligado.

Con todos estos trucos, ya sólo te queda un último paso para obtener el arroz melosos perfecto… Entrar en la cocina y disfrutar con tu receta con buenos amigos o tu familia.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Rosalinda dice:

    Alfonso, gran artículo para que no quede ninguna duda sobre este tipo de arroz. Voy a practicar tus consejos este fin de semana, le voy a preparar a mis hijas un arroz meloso con pescado. ¿Cuál me recomiendas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.