Batch cooking. Comer bien en el tiempo justo

Compartir Twittear
4/55 votos

Batch cooking. Comer bien y de rechupete a diario.

Puede que el término en sí mismo no te suene, o quizá lo hayas escuchado últimamente en boca de algún cocinero famoso, pero la práctica es de toda la vida solo que ahora se ha impuesto, se ha etiquetado y viene para quedarse.

Lo de cocinar de más para guardarla para el día siguiente (u otro día) es algo que ya hacían nuestras abuelas. Por eso el Batch cooking ha pasado de generación en generación aunque no lo sepas.

¿En qué consiste?

Consiste principalmente en cocinar por bloques. Por ejemplo dedicar un día a cocinar toda la comida de la semana y hacerlo de una forma saludable.

A priori podría parecer una matada, ya que las 3 o 4 horas entre fogones no te las quita nadie, pero si lo comparas con el tiempo que te ahorras el resto de semana igual no te parece tan mala idea.

El Batch cooking no pretende que todo lo que prepares esté medido al milímetro rollo gourmet, no.

Es más una cuestión organizativa. De esta manera sabes qué comerás cada día o al menos tendrás la estructura de tus menús diarios.

Uno de los motivos por los que este movimiento no para de ganar fans es porque además de ahorrarte tiempo, también te ahorrarás mucho dinero, ya que al tener que calcular lo que vas a comer, rara vez te sobrarán ingredientes o construirás otras recetas en base a algún posible ingrediente que quede suelto.

Esta práctica te hará comer más sano y evitar el picoteo entre horas o las comidas impulsivas. Mirándolo desde cualquier punto de vista, todo son ventajas.

Ahorras tiempo, dinero, inviertes solo lo que necesitas (tanto en tiempo como en dinero), nada quedará suelto en tu nevera, no comprarás impulsivamente ni tirarás comida. Ojo, hacer lentejas para toda la semana, no se considera Batch cooking.

Claves importantes

La principal clave de esta práctica es la forma de entender tu dieta, pensar qué quieres preparar, ya sea a partir de lo que ya tienes en la nevera o despensa o empezando desde cero.

No es cuestión de que te pases día y noche en la cocina. Como te decía, 3 o 4 horas deberían bastarte.

A continuación te doy algunos trucos para que te aventures a probar este sistema de cocinar.

  1. Incluye en tu menú semanal mínimo dos tipos de verduras para que te sirvan de guarnición y selecciona 3 variedades de fruta que te gusten, para incluir en tus preparaciones o para el postre.
  2. Aprovecha el tiempo. Si estás usando el horno para hacer una carne, puedes meter en la parte baja del horno unas verduras. Aprovecha todos los recursos usando el vapor de una cocción para mantener caliente otra.
  3. Planifica consumir dos guisos de cuchara, un plato de carne y dos de pescado (o al revés).
  4. Piensa en platos que incluyan los mismos ingredientes base (tomate, pimientos…) y utiliza lo preparado en diferentes menús. Esto también es aplicable a las legumbres.
  5. Averigua cuántos días pueden estar los alimentos que constituyen tu menú en la nevera y cuales tendrás que congelar.
  6. El batch cooking combina legumbres, verduras y proteínas. En esta combinación está la dificultad y la virtud.
  7. A la hora de almacenar, utiliza recipientes de vidrio apilables, para poder reutilizarlos. El envasado al vacío también será una buena opción.
  8. Separa raciones diarias en fiambreras para que solamente tengas que calentarlas el día que las vayas a consumir.
  9. Algunas de las verduras que aguanta bien en tu nevera varios días son el brócoli, la coliflor o la zanahoria.

Espero que te animes a probar el Batch coocking y que el tiempo que te ahorres lo dediques a seguir cocinando y descubriendo nuevas recetas de rechupete.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.