Boniato o batata. ¿Qué es y cómo lo puedes cocinar?

Compartir Twittear
4.4/57 votos

Bueno y bonito: boniato

Boniato, batata o camote. Aprende un poquito más sobre este producto con diversos nombres, sus propiedades, los beneficios de comer este tubérculo y como puedes aprovechar a tope el boniato en tus platos.

Llegó el otoño y con él, el mejor momento para comprar y cocinar verduras de temporada: como el boniato.

Este tubérculo súper utilizado, versátil y muy sabroso es el perfecto aliado de tu dieta de otoño, ya que con él podrás preparar desde cremas y purés a postres de rechupete. Hoy te doy algunas ideas y te cuento un poco más sobre la batata, camote, patata dulce o como lo quieras llamar.

Orígenes y beneficios

Al igual que la patata, el boniato también llega desde América central y Sudámerica. Es allí donde se le conoce sobre todo por el nombre de camote o batata.

Su llegada a Europa no se produjo hasta el siglo XVI y una vez aquí, empezó a distribuirse por todo el mundo por su sabor, sus propiedades antioxidantes y su contenido en vitamina A muy superior al de la patata, sobre todo en las variedades de boniato en las que la carne es de tono anaranjado.

Además de esto, el boniato es rico en betacarotenos y estos aumentan las defensas, ayudan a nuestra piel y protegen el corazón y la vista.

También es rico en potasio, que es lo que nuestro organismo necesita para controlar nuestras funciones nerviosas y su contenido en fibra es muy alto, lo que hace que su digestión sea muy fácil.

Cómo cocinar boniato

Como os decía al principio, el boniato y la patata son de la misma familia y por eso la manera de cocinarlo es muy similar. Puedes hacerlo al vapor, al horno, frito, de forma muy sencilla, cocido o en el microondas, como se te ocurra. La versión que más preparamos en casa es en forma de puré, es un acompañamiento que nos apasiona con carnes y pescados.

Igual que la patata, también puedes elegir si lo cocinas con o sin su piel. Yo normalmente cuando lo hago asado, le dejo la piel para darle un toque más crujiente.

A nadie le amarga un (boniato) dulce

Como son dulces quedan deliciosos con un poco de miel o azúcar. Para hacerlos solo necesitas asarlos precalentando el horno a 180º C y dejándolos luego en el horno unos 30-45 minutos (depende del tamaño del o de los boniatos). Sácalos, deja que enfríen y en un bol pon un poco de miel o azúcar y listo. hemos visto antes.

Pero sin duda, si te apetece probar a crear tus propios postres de boniato, te recomiendo la cheescake de boniato, que además puede ser un postre perfecto para hacer en familia en Halloween, unas tortitas o panqueques de boniato perfectos para desayunar en un día especial, los buñuelos de boniato o el pastel de boniato y canela.

Boniato al microondas

  • Asar boniatos lleva su tiempo y si no dispones de él, el micro puede ayudarte. Para eso solo tienes que lavar muy bien el boniato y, si vas a dejar la piel, cepillarla muy bien para que no quede tierra.
  • Hazle unos pequeños agujeros con un tenedor y ponlo en un bol que tenga tapa. Si no tenéis un recipiente adecuado, recuerda que puedes ponerlo en un bol normal apto para microondas y taparlo con papel film.
  • El tiempo de cocción dependerá de lo grande o pequeño que sea el boniato, pero para que te hagas una idea, más o menos con unos 8 o 10 minutos sería suficiente para unos 400 gramos a potencia alta.

Boniato frito

Si eres fan de las patatas fritas, fijo que el boniato frito te encantará.

  • Hacerlas es súper fácil: lávalas y córtalas en bastones de grosor medio, como un dedo para que queden crujientes por fuera y cocidas por dentro.
  • Pon aceite a calentar en una sartén, cuando el aceite esté caliente coloca un bastón y si el aceite comienza a burbujear, ¡estás listo para freír tus chips de boniato! Recuerda escurrirlas bien y ponerlas sobre papel absorbente antes de servir y consumir.

Boniato asado o al horno

Hacer boniato al horno es una forma de dar un toque de originalidad a vuestros platos principales. En ello estamos con estos boniatos al horno o asados que son una estupenda guarnición, sobre todo, para platos de carne o pescado a los que les sienta genial un puntito dulce. En el blog tenéis una entrada exclusiva para hacerlos en bastones o tiras, con un toque especiado, que es como nos gusta en casa. Pero se puede asar tal cual, mucho más fácil.

Asar boniato entero en el horno

  • El tiempo de horneado dependerá del tamaño y del grosor del boniato que usemos. Lo primero será lavar y secar parcialmente los boniatos, frotándolos con un cepillo para tubérculos o retirando los restos de raíz y tierra que puedan tener.
  • Precalentamos el horno a calentar a 200º C con calor arriba y abajo (y función de aire si la tenéis). Ponemos un papel de hornear sobre una bandeja de horno y colocamos encima los boniatos.
  • Horneamos a 200º C, dependiendo del tamaño: Boniatos de hasta 300 gramos estarán listos en unos 50 minutos. Los boniatos de entre 300 y 500 gramos necesitarán una hora y cuarto de horno. Los de entre 500 gramos y 1 kilo necesitan una hora y media.

Veréis que están hechos cuando al final del horneado veáis que al tocar están blandos al tacto. Importante que los dejéis reposar un cuarto de hora antes de comerlos.

En resumen

De cualquier forma en la que lo cocines, el boniato está riquísimo. Atrévete a innovar con este alimento tan rico y saludables y ¡que lo disfrutes!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Aanibal dice:

    También se pueden hacer en almíbar y es muy fácil.- Se pelan y se cortan en rodajas o cubos no muy chicos (mas o menos 3×3) – según el gusto de cada uno -, luego se prepara un almíbar con agua hasta cubrir la fruta y un dedo mas, se le agrega vainilla y azúcar a gusto ya que al ser duce la misma con una cantidad de alrededor de la mitad del peso de la misma, debería estar bien, si les gusta mas duce, se le agrega azúcar.- Cuando rompe el hervor se agrega la fruta y se deja hervir a fuego suave o medio hasta que la misma tenga una consistencia cremosa pero que no se rompa al pinchas.- Si se quiere acompañar con crema o un trozo de queso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.