Calamares a la romana tiernos y esponjosos. Receta fácil paso a paso

Fácil60 min.4 pers.
3/52 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Calamares a la romana tiernos y esponjosos. Receta fácil paso a paso

Ingredientes

  • 800 g de anillas de calamar fresco o calamares enteros
  • 300 g de harina de trigo de todo uso
  • 400 ml de agua fría con gas
  • Sal (al gusto de cada casa)
  • 2 huevos M
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • Aceite de oliva virgen extra en abundancia, para freír
  • Se puede acompañar con un poquito de limón

Los calamares a la romana son uno de los aperitivos más típicos de toda la geografía española. Presentes en las cartas de bares y restaurantes, son un clásico de nuestro tapeo y no es de extrañar, pues acompañados de una cerveza fresquita, un chorrito de limón y un poco de salsa tártara, son lo más de lo más. Un clásico que nunca muere.

En Madrid se sirven entre pan y pan. Seguro que habéis oído hablar del bocata de calamares tan típico de los bares que rodean la Plaza Mayor. No obstante los calamares a la romana se sirven por sí solos en el resto del país y, aunque el bocata es superior, no le vamos a poner pega al asunto.

Para conseguir unos calamares a la romana con un rebozado crujiente y ligero es importante seguir las pautas que os cuento a continuación. El proceso es muy sencillo, así que animaros a prepararlos en casa. Están de rechupete.

Limpieza de los calamares

  1. Sí hemos optado por comprar los calamares enteros nos toca limpiarlos en condiciones. Para ello separamos el cuerpo de los tentáculos, reservando éstos para otra elaboración.
  2. Lavamos los cuerpos, retiramos las pieles y les damos la vuelta dejando el interior en el exterior y viceversa, como si se tratara de un calcetín. Así podemos limpiar bien el interior de cada uno de ellos. Retiramos posibles restos de suciedad, tierra o vísceras.
  3. Escurrimos bien los cuerpos, los secamos con papel absorbente  y los cortamos en anillas de aproximadamente 1 centímetro de grosor o como más os guste. Encogen mucho con la fritura, así que no conviene que sean demasiado finas. Reservamos los calamares en la nevera y los sacamos 30 minutos antes de rebozar y freír, para que se atemperen ligeramente.

Preparación del rebozado de los calamares

  1. Mezclamos la harina, el agua fría, un chorrito de coñac (opcional), la sal, el huevo y el bicarbonato en un recipiente hondo. Removemos (sin batir) hasta obtener una pasta homogénea y semilíquida.
  2. Dejamos reposar la masa para el rebozado en la nevera durante media hora. Transcurrido este tiempo retiramos la masa de la nevera.

Terminación y fritura. Presentación final de los calamares a la romana.

  1. Calentamos abundante aceite de oliva virgen extra en una sartén, a 175-180º C. Colocamos un poco de harina en un plato hondo y pasamos por ella los calamares. Los sacudimos para retirar el exceso de harina antes de pasarlos por la masa del rebozado.
  2.  Inmediatamente después los sumergimos en el aceite caliente y freímos, volteando para que se cocinen de manera uniforme, hasta que estén dorados.
  3. Retiramos los calamares de la sartén, escurriendo bien, y los pasamos a una fuente cubierta con papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.
  4. Servimos nuestros calamares a la romana recién fritos, sin dejar tiempo a que se enfríen. Podemos rallar un poco de limón por encima o acompañarlos de unos gajos para exprimir su zumo sobre éstos.

Aquí tenéis todas las fotos donde muestro como preparar esta receta paso a paso. No os perdáis detalle para que os salgan de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para unos calamares a la romana perfectos

  • Para un rebozado crujiente los calamares tienen que estar bien secos antes de pasarlos por la harina y de ahí, directamente y sin esperar, al rebozado y a la sartén.
  • La temperatura del aceite tiene que rondar los 175-180º C. Podemos permitirnos que esté un poco más alta, pero no más baja. Cuanto menor es la temperatura, más aceite cogen los calamares y menos tiernos quedan.
  • La masa del rebozado tiene que quedar en su punto justo de consistencia. Lo comprobamos al tacto, introduciendo el dedo en la masa para comprobar que lo recubra ligeramente. Si la masa es demasiado espesa corremos el riesgo de que el calamar quede crudo. Por el contrario, si queda demasiado líquida, no cubrirá bien los calamares y estos quedarán secos.
  • Es importante enharinar los aros justo en el momento de freír. De lo contrario se corre el riesgo de que se humedezca la harina y los calamares se peguen entre sí.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.