Caldo de verduras concentrado

Compartir Twittear
4.5/511 votos
Caldo de verduras concentrado

Info.

Ingredientes para Caldo de verduras concentrado

  • 1 cebolla
  • 1 rama de apio
  • 1 cabeza de ajos
  • 3 puerros (la parte verde)
  • 3 zanahorias
  • ½ calabacín
  • 1 berenjena
  • 200 g de brócoli
  • 300 g de calabaza
  • 7 champiñones
  • ½ pimiento verde
  • ½ pimiento rojo
  • 1 remolacha pequeña
  • 300 g de coliflor
  • 2 cucharadas de concentrado de tomate
  • 2 y ½ litros de agua
  • Sal (una pizca generosa, 12 gramos)
  • Aceite de oliva virgen extra (opcional)

Cómo hacer un caldo de verduras concentrado.

Conseguir un caldo de verduras con mucho sabor es tarea difícil, pero no imposible. Esta receta de caldo de verduras concentrado lo muestra alto y claro.

No tenéis más que ver la foto de portada para comprender que un caldo de verduras no tiene que ser ese líquido un tanto insulso al que estamos acostumbrados.

Un caldo casero es un lujo, pero siempre que sea un caldo con sabor. Este, a pesar de estar elaborado única y exclusivamente con verduras, lo es.

Para conseguirlo no hay más que tostar una buena cantidad y variedad de verduras picadas en el horno, cocer después con agua, escurrir y reducir el líquido a la mitad de su volumen. Como veis, el proceso es simple y no requiere de utensilios extraños ni conocimientos de cocina avanzados. Este caldo de verduras concentrado está al alcance de todos.

Este caldo es el sustituto perfecto de la clásica demi-glacé (caldo concentrado de carne), pero en su elaboración solo se usan verduras así que es apto para veganos y vegetarianos.

Aunque está tan sabroso que nos atrevemos a decir que también los carnívoros lo vais a adorar.

Es perfecto para usar como ingrediente en otras elaboraciones o para disfrutar tal cual, en pequeña cantidad (que es muy potente), en un día de frío y lluvia. Entona el cuerpo que da gusto, además de estar de rechupete.

Preparación de las verduras para el caldo

  1. Encendemos el horno, arriba y abajo, a 150ºC de temperatura.
  2. Lavamos todas las verduras y cortar en pedacitos pequeños. Podemos usar un robot de cocina y rallar o laminar finamente las verduras, si tenemos uno en casa.
  3. Otra opción es la mandolina o el rallador manual. Esto nos ahorrará mucho tiempo.
  4. Engrasamos una bandeja de horno profunda con un poco de aceite de oliva virgen extra y colocamos sobre ella todas las verduras picadas. El aceite evitará que las verduras se peguen a la bandeja, pero se puede prescindir de él.
  5. Añadimos el tomate concentrado y mezclamos bien. la pasta de tomate y mezclar bien todo.

Horneado, cocción y presentación final del caldo de verduras

  1. Introducimos la bandeja en el horno y cocemos unos 45 minutos, controlando las verduras cada 20 minutos y moviéndolas para que los bordes no se quemen demasiado. La idea es que queden muy tostadas.
  2. Cuando las verduras hayan alcanzado este punto las regamos con el agua y continuamos cociendo a la misma temperatura de horno durante 45 minutos más.
  3. A continuación, colamos el caldo dos veces: la primera por un colador de malla fina y la segunda por una estameña o gasa (ha de estar bien limpia). Con esto conseguimos eliminar el mayor número de impurezas y el caldo queda más limpio.
  4. Ahora ya solo queda verter el caldo en una olla, llevarlo al fuego y cocer a fuego medio hasta reducir su volumen. Una vez listo, sazonamos al gusto y listo para usar.

Una manera perfecta de preparar en casa tu caldo casero de verduras. Yo hago litros y litros para tener siempre a mano. Congelad aquel que no vayáis a utilizar.

Podéis ver todas las fotos del paso a paso en este álbum de receta de caldo casero de verduras concentrado.

Galería de la receta

Consejos para un caldo de verduras de rechupete

  • No es recomendable pasarse con el tostado de las verduras, el caldo quedaría amargo. Por eso recomendamos estar pendiente de ellas y remover de vez en cuando para que se tuesten por igual.
  • Las verduras se pueden variar al gusto. Esta es la lista que hemos usado nosotros y puede servir de guía, pero no hay que seguirla al pie de la letra. Si os falta alguna, la omitís. Si tenéis otras que no están entre nuestros ingredientes, los añadís.
  • La cocción final del caldo es importante porque con ello se concentran los sabores de las distintas verduras y el sabor que conseguimos es brutal. No obstante, puede resultar un poco fuerte y, por elo, lo mejor es usar este caldo para cocinar otros platos como arroces, salsas, etc.
  • Si queréis consumir el caldo para beber o para hacer alguna sopa, quizás sea mejor no reducirlo y usarlo después de colar y filtrar.
  • Este caldo congela muy bien y se puede hacer en bandejas de cubitos de hielo. Luego no tenemos más que sacar los cubitos que necesitemos y listo.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.