Cantucci o galletas italianas de almendra

Compartir Twittear
0/50 votos
Cantucci o galletas italianas de almendra

Info.

Ingredientes para Cantucci o galletas italianas de almendra

  • 150 grs. de almendra cruda con piel
  • 50 gr de mantequilla
  • 300 gr de harina de trigo
  • 300 gr de azúcar
  • 2 huevos + 1 para pincelar
  • 1 cucharada de postre de levadura en polvo
  • 1 cucharada de postre de sal

Si queréis preparar una sobremesa espectacular probad la receta de estas galletas italianas, los cantucci, cantuccini o biscotti di Prato. Os aseguro que serán una de vuestras recetas favoritas de galletas, son muy fáciles de hacer y no requieren de mucho tiempo de elaboración. Y es que a los italianos les encantan las pastas y galletas, siempre con el protagonismo de los frutos secos, característica que comparten con muchos de nuestros dulces debido a la influencia mediterránea. Los que más me gustan a mi son estas galletas alargadas, crujientes y llenas de almendras, simplemente deliciosas.

Sus orígenes dicen que viene ya de la época de los romanos. Los militares tomaban unas rebanadas saladas con el nombre de cantellus (del latín “rebanada de pan”) que resultaban ideales para los soldados por facilidad de trasporte y conservación. Ahora los encontramos en formato dulce en la zona de la Toscana y reciben su nombre por el doble horneado que hay que darle a las galletas para que alcancen su textura final (Bis – cotto: cocido dos veces). Hablar de Biscotti, es hablar de Antonio Mattei. Este panadero rescató la receta, adaptándola y convirtiéndola en una delicia y una tradición del Obrador de Mattei y en un dulce característico de la región di Prato (Biscotti di Prato).

Hay dos formas de elaborar esta receta, con o sin almendras. Mis favoritas son las que llevan almendras. En casa las suelo preparar para acompañar la infusión de la noche. Pero son perfectas para sorprender en las sobremesas de eventos o comidas especiales. Se suele servir junto con un vino dulce o un moscatel. Siempre que las saco en las reuniones de amigos ¡vuelan! La mejor forma de tomarlas es mojando la galleta en el vino dulce, ¡una mezcla perfecta y un espectáculo en el paladar!

Aunque pueden parecer complicadas de cocinar, lo cierto es que son súper sencillas. Los ingredientes se incorporan sin un orden prestablecido, así que podéis agregarlos como mejor os convenga. Trasládate a la Toscana y disfruta de la cocina internacional de la mano de estos Biscotti di Prato y si tienes la suerte de viajar a esta región,  no te olvides de visitar el Obrador de Mattei y comprar esta emblemática galleta. Os dejo con estas galletas muy parecidas a los carquiñoles catalanes o rosegons valencianos, ¡españoles e italianos casi como hermanos!

Preparación de los biscotti di prato

  1. Ponemos las almendras crudas y sin pelar sobre la bandeja de horno y sobre papel vegetal y las tostamos durante 5-10 minutos en el horno a 180° C. Cuidado no se quemen, porque deben quedar blancas por dentro.
  2. Derretimos la mantequilla en el microondas y la mezclamos con el azúcar. A continuación vertemos los huevos, previamente batidos. Mezclamos bien todos los ingredientes hasta conseguir una crema.
  3. Tamizamos la harina y la añadimos a la mezcla anterior. Mezclamos todo con un cucharón de madera y terminaremos trabajando la masa con las manos. Cortamos las almendras tostadas al medio y las incorporamos a la masa. Amasamos hasta conseguir que las almendras estén totalmente integradas.
  4. Dividimos la masa en dos trozos y la pasamos a la mesa. Espolvoreamos un poco de harina sobre la superficie donde vayamos a trabajar y hacemos dos cilindros con cada pedazo de masa.
  5. Precalentamos el horno a 180°C con calor arriba y abajo. Ponemos papel vegetal sobre la fuente de horno y colocamos encima los cilindros.
  6. Batimos un huevo y pincelamos la parte superior de los cilindros. Lo metemos al horno durante 20 – 25 minutos o hasta que la parte superior vaya cogiendo color y algo de consistencia. Lo sacamos y, con la masa aún caliente, lo cortaremos en tiras diagonales de 2 cm aproximadamente.
  7. Colocamos, de nuevo, las galletas ya cortada, en la bandeja de horno y las volvemos a hornear unos 5 minutos por cada lado, hasta que adquieran un tono tostado. Este segundo paso en el horno hacen que se sequen bastante por lo que se conservan estupendamente durante un par de semanas en una lata con cierre hermético.
  8. Sacamos del horno y dejamos enfriar. Aunque recién salidos del horno los cantucci puedan parecen bastante blanditos, veréis que enfriándose se ponen mucho más duros. Son perfectos para comer así sin más o mojados en leche.

Los cantuccini, también llamados cantucci o biscotti di Prato, son uno de los dulces perfectos para  acompañar el café y mojar en el vin santo, un vino dulce en el que se mojan, ¡Una delicia! Preparadlas en el finde y tendréis unas estupendas galletas para mojar en la leche del desayuno, o en un vinito dulce, como merienda o postre para una cena. Recordad que si los metemos en un bote hermético aguantan crujientes varios días, aunque probablemente se os acaben mucho antes.

No dejéis de disfrutar de todos los dulces de rechupete en nuestras recetas de postres, os aseguro que encontraréis un montón de ideas para hacer mucho más felices a los vuestros. Podéis ver todas las fotos del paso a paso en el siguiente álbum.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.