Castañas pilongas, secas y peladas, ¿cómo cocerlas? Propiedades y beneficios

4.8/54 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Qué bonito es guardar las tradiciones y ver como con el paso de los años y de las generaciones, hay costumbres que nos dejaron los Romanos y que perduran y perduran. Hablamos del Magosto, la recolección de las castañas como si de una vendimia de uvas se tratará, pero con castañas.

Tradiciones que se guardan en las zonas de España, como Galicia, Asturias, Cantabria, León, Zamora y también Salamanca.  Son zonas que, por sus peculiaridades orográficas, no se dan los cultivos de cereal, pero sí que sus bosques y su clima acompaña para tener grandes bosques de castaños.

Las castañas pilongas que hoy nos llenan este artículo, se caracterizan por ser secadas al humo de la madera tradicional de sus bosques, que permite conservarlas durante todo el año. Poseen aspectos muy característicos que la diferencian de otras castañas de diferentes zonas de España y el extranjero. Una castaña pilonga es de gran tamaño, tiene una cáscara dura de color marrón y brillante, con un sabor dulce y una textura firme. 

La presencia de este alimento en la gastronomía es un hecho, tan solo tienes que darte una vuelta por nuestro blog y buscar recetas de castañas, es un alimento muy versátil que combina muy bien con otros alimentos tanto salados como dulces. Solas o como guarnición para carnes y pescados, como si de patatas se trataran. Y por favor, no te puedes perder nuestro artículo sobre la harina de castañas, pues las castañas pilongas tienen mucho que ver con este tipo de harina.

Valor nutricional de las castañas pilongas

Son un alimento ideal para comer en crudo o para acompañar tu plato preferido. Sabías que un desayuno tradicional y muy típico de la zona del Bierzo, es un buen desayuno con leche caliente o bebida vegetal con castañas pilongas. Una forma de empezar el día con la que será difícil que pierdas tus fuerzas. ¡¡Nunca acabo de aprender!! 

Y es que es un alimento rico en carbohidratos complejos, y ayuda a recuperarte después de un esfuerzo físico. La gente del campo sí que sabe. Un fruto de árbol floral, que está más cerca de las legumbres que de otros frutos, por las propiedades nutricionales que ofrece.

Calorías por cada 100 g – 213 calorías

  • Hidratos de carbono 40%.
  • Grasas 2%.
  • Fibra 5%. 
  • Vitaminas A, B1, B2, B3, B6, C, E.
  • Otros nutrientes, potasio, fósforo, hierro, magnesio y calcio.

5 propiedades de las castañas pilongas

Las castañas pilongas, después de su secado, conservan todas sus propiedades y nos permiten tenerlas listas en cualquier época del año. No son un alimento habitual en nuestra dieta, pero ofrecen multitud de propiedades nutritivas que no debemos perdernos:

  1. Fuente de energía: Aportan una energía sana y nutritiva.
  2. Sin gluten: Apta para todos, ya que no contiene gluten. La harina de castañas es un buen sustituto de la harina de trigo, y los celíacos pueden utilizarla para hacer recetas tanto dulces como saladas, como panes, tartas, pasteles y pastas, así como, para espesar salsa.
  3. Índice glucémico bajo: Los hidratos que contiene son de absorción lenta y aportan una sensación de placidez y saciedad que se prolonga mucho en el tiempo.
  4. Baja en grasa: Al estar compuesta en una gran proporción por agua, las castañas son uno de los frutos que menos calorías aportan, y combaten la obesidad. La cantidad de agua también supone que tenga menor cantidad de ácidos grasos esenciales, menos minerales y menos vitaminas.
  5. Proteína vegetal: indicada para personas veganas y deportistas.

Beneficios de las castañas pilongas

Benefíciate de los grandes beneficios que ofrece este fruto, fácil de encontrar y además económico. Gracias a su proceso de secado, podemos hacer recetas de rechupete con castañas durante todo el año. Si no solo las tendríamos durante la estación de otoño. Son un alimento muy saludable para nuestro organismo. Si hablamos de sus beneficios hay que destacar:

  • Combate la anemia, gracias al porcentaje de hierro que contienen.
  • Controla la hipertensión, por el alto contenido de potasio, y bajo contenido en sodio. Además, el potasio actúa como diurético controlando la retención de líquidos.
  • Tienen una función cardioprotectora, por el nivel de grasas saludables y ácidos esenciales como Omega 3 y 6.
  • Previenen las enfermedades cardiovasculares, por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes.
  • Protege el sistema nervioso, con el contenido en minerales y vitaminas del grupo B.
  • Cuida los dientes y la salud ósea, gracias al contenido en minerales como calcio, fósforo y magnesio.
  • Evita estreñimiento, permite digestiones ligeras y cuida la flora intestinal, debido al porcentaje de fibra que contiene, lo que ayuda al tránsito intestinal.
  • Mejora la anemia, gracias al contenido en hierro.
  • Energía, la cantidad de vitamina B aporta un gran chute de energía para todo el día.

¿Cómo utilizar las castañas pilongas?¿Cómo las guardamos?

Aparte de las clásicas castañas asadas, no te puedes perder nuestras recetas del blog. Pero si aún no te convencen te damos algunas ideas:

  • Hay que reblandecerse lentamente antes de consumirlas. Las puedes dejar a remojo la noche anterior, como si fueran unos garbanzos del cocido.
  • Una combinación perfecta que os recomendamos para vuestros asados son las castañas, con ciruelas y almendras o algún fruto seco.
  • Una combinación perfecta que no debes de perderte es un plato de lentejas con castañas. Una exquisitez por la que puedes perder la cabeza. 
  • Los garbanzos son otro buen tándem para las castañas, tanto cocidos como en hummus, debéis probar la combinación.
  • Para guardar, sólo necesitamos meterlas en un recipiente hermético o en una bolsa de tela. Pueden aguantar años sin problema, en perfectas condiciones (un lugar fresco y oscuro).

Cocción a partir de castañas pilongas

Las castañas pilongas son castañas secadas al humo o liofilizadas (secas con calor). Se deshidratan perdiendo entre el 20 y 30% de su humedad y aguantan mucho tiempo en un lugar seco y oscuro. Pudiendo consumir castañas todo el año y siendo la mejor forma de consumirlas, cocidas.

  1. Lavamos las castañas (en este caso también vamos a emplear 500 gramos como la receta anterior) y las ponemos en remojo en una buena cantidad de agua durante dos días. Como el agua del remojo formará parte de la receta, debemos asegurarnos de que las castañas estén muy bien lavadas antes de sumergirlas. Reservamos.
  2. Limpiamos de cáscaras la parte de arriba del agua del reposo y quitamos cualquier resto de piel de las castañas que pudiese haber quedado. Reservamos el agua del remojo.
  3. Colocamos las castañas en una cazuela grande y cubrimos con el líquido del remojo y completamos con agua hasta alcanzar los 3 litros. Si queréis castañas aromatizadas, los añadimos en este punto (anís y canela) y una vez que comience a hervir, bajamos el fuego a temperatura media y cocemos durante 60 minutos.
  4. Escurrimos y dejamos al calor en la misma olla para que se sequen y termine de evaporarse el agua.

¡Están riquísimas!

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.