Cómo cocer huevos de codorniz

Compartir Twittear
4/52 votos
Cómo cocer huevos de codorniz

Info.

Ingredientes para Cómo cocer huevos de codorniz

  • 12 huevos de codorniz
  • Agua
  • Sal (5 g. aproximadamente)

Cómo cocer huevos de codorniz para que queden perfectos 

¿Recuerdas aquello de “los mejores perfumes vienen en frascos pequeños”? Pues algo parecido sucede con los huevos. Pequeños, sabrosos… ¡y muy nutritivos!

Así son los huevos de codorniz, un alimento que cada vez está más presente en la cocina española.

¡Y no nos extraña! Porque añadir huevos de codorniz a tus platos puede hacerlos más sofisticados, porque dan un toque original a su presentación, porque harán tus creaciones culinarias más atractivas para los más pequeños de la casa, pero también porque añadir huevos de codorniz en tus recetas enriquece su valor nutricional

Hasta hace unos años, los huevos de codorniz estaban asociados a la gastronomía gourmet y, en ocasiones, estaban lejos del alcance de cualquier cocina.

Sin embargo, cada vez es más habitual encontrar huevos de codorniz en los supermercados y tiendas de alimentación, por lo que incorporarlos a nuestra gastronomía diaria resulta más fácil.

Aunque podemos comprar huevos de codorniz durante todo el año, la época más fuerte, la de puesta, es entre los meses de Mayo y Agosto.

Valores nutricionales de los huevos de codorniz

Como decimos, los huevos de codorniz destacan por su alto contenido en proteínas y la poca presencia de carbohidratos.

Es decir, suponen un gran aporte energético, incluso mayor al de los huevos de gallina a pesar de su evidente diferencia de tamaño. En 100 gramos de este alimento podemos encontrar: 

  • Calorías: 155 kcal
  • Hidratos de carbono: 0,41 gr
  • Grasas: 11,2 gr
  • Proteínas: 13,05 gr
  • Colesterol: 844 mg
  • Calcio: 64 mg
  • Fósforo: 226 mg
  • Potasio: 132 mg

Pero, además de todo esto, los huevos de codorniz también contienen vitaminas A y B, colina, hierro, yodo y magnesio.

Propiedades y beneficios 

  • A pesar de su pequeño tamaño (un huevo de codorniz puede pesar entre 10 y 15 gramos; es, por tanto, tres veces más pequeño que un huevo de gallina: o lo que es lo mismo, un huevo de gallina equivale, en tamaño, a tres huevos de codorniz), las propiedades de los huevos de codorniz superan en 3 ó 4 veces a las de los huevos de gallina.
  • Contienen un 13 por ciento de proteínas frente al 11 por ciento de los huevos de gallina, un 140 por ciento de la vitamina B1 frente al 50 por ciento de los huevos de gallina y proporcionan cinco veces más hierro y potasio.
  • Otra de las ventajas de los huevos de codorniz en nuestra alimentación es que, a diferencia de los huevos de gallina, no son conocidos como causantes de alergias o enfermedades.
  • El consumo de estos huevos es muy recomendado en la alimentación de niños y personas mayores por su elevado contenido en fósforo y calcio, fundamentales para el crecimiento y mantenimiento de los huesos y dientes.
  • También por el importante aporte de proteínas, que hacen que su digestión sea fácil y contribuyen al crecimiento. Como hemos mencionado más arriba, los huevos de codorniz aportan vitaminas muy necesarias para nuestro organismo y su proteína ovomucoide refuerza el sistema inmunológico.
  • La vitamina A, por ejemplo, contribuye a la formación de tejidos blandos y al mantenimiento de la piel. Por su parte, la vitamina B nos ayuda a mantener el sistema nervioso y favorece la formación de glóbulos rojos en la sangre.
  • Son una buena fuente de hierro, por lo que su consumo está indicado en personas con anemia. Y aunque el nivel de colesterol contenido en los huevos de codorniz es alto, los estudios evidencian que éste no eleva el colesterol en la sangre.
  • Son las grasas saturadas de los alimentos y no el colesterol, las peligrosas para nuestra salud, y el huevo tiene pocas grasas saturadas. Sí encontramos, entre las grasas que contiene el huevo, la colina, que es una aliada para prevenir las enfermedades de corazón, las piedras en la vesícula y para mantener la memoria. Estamos, por tanto, ante un alimento muy completo.

Preparación de huevos de codorniz

Al igual que los huevos de gallina, los huevos de codorniz se pueden freír, cocer o hacer a la plancha.

Aquí vamos a daros algunos consejos para saber cómo debemos cocer estos mini huevos para obtener un bocado delicioso.

El procedimiento es el mismo que utilizamos para cocer huevos de gallina, si bien el tamaño de nuestros huevos determinará el tiempo de cocción. Evidentemente será necesario menos tiempo. 

  • Hervir. Una vez rompe a hervir el agua, los huevos de codorniz necesitan entre 4 y 5 minutos para cocinarse. Aunque puede que prefieras que la yema de tus huevos no quede tan dura, sino más líquida. Entonces solo necesitas dejarlos cocer entre 2 y 3 minutos. 
  • Enfriar. Una vez cocidos, debes sacar los huevos del agua hirviendo y ponerlos en un cazo con agua fría o enfriarlos bajo el grifo. De este modo puedes parar el proceso de cocción de una manera más rápida. Además, este cambio brusco de temperatura te facilitará que peles los huevos duros: una vez enfriados, la clara del huevo se separará más fácilmente de la cáscara
  • Pelar. Otro truco para pelar los pequeños huevos de codorniz sin que se rompan es, después de haberlos enfriado, envolverlos en un trapo o paño y hacerlos rodar por la encimera presionando suavemente. ¡La cáscara se desprenderá sola!

Ahora que conoces todas las propiedades y beneficios de los huevos de codorniz y lo fácil y rápido que es prepararlos, puedes convertirlos en uno de tus productos estrella de tu cocina.

Consejos para unos huevos de codorniz de rechupete

  • Puedes utilizar estos pequeños pero sabrosos huevos para transformar tus aperitivos. Son ideales en canapés y tostas.
  • Inclúyelos en las ensaladas, como guarnición de tus guisos, de un arroz, en tus ensaladillas o úsalos para picar y acompañar al gazpacho o salmorejo.
  • No dejarás a nadie indiferente, darás un toque divertido y sofisticado a tus platos y, lo más importante, aportarás muchas proteínas, vitaminas y nutrientes a las comidas.
  • Son el aliado perfecto, por ejemplo, en la dieta de nuestros pequeños, que podrán comer huevos hechos a su medida pero con más propiedades beneficiosas de lo que imaginan y, además, de una manera más divertida.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.