Cómo hacer albóndigas sin huevo

Compartir Twittear
4.4/57 votos
Cómo hacer albóndigas sin huevo

Info.

Ingredientes para Cómo hacer albóndigas sin huevo

  • 500 g. de carne picada mixta (ternera y cerdo)
  • 100 g. de harina YOLANDA
  • 400 g. de tomate natural triturado
  • 400 ml. de caldo de verduras o de carne
  • 100 g. de guisantes
  • 50 g. de miga de pan (día anterior)
  • 100 ml. de leche entera
  • 1 cebolla pequeña
  • 1 diente de ajo
  • Perejil fresco
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto de cada casa)

Cómo hacer albóndigas sin huevo.

Esta receta de albóndigas tan casera y tradicional, un clásico de nuestra gastronomía y hoy voy a prepararla en sin utilizar huevo. Y es que en muchos hogares cada vez es más frecuente encontrarse con personas alérgicas a este alimento y no por ello tienen que dejar de disfrutar de este plato.

Para ello cuento con una gran aliada, la harina Yolanda, que nos permite sustituir este ingrediente. Es ideal para rebozados y repostería, pero también la podemos usar para hacer tortilla, buñuelos, pasta fresca, y un montón de recetas más. Esta harina no contiene trazas de huevo ni de leche, por lo que es perfecta para utilizar en platos veganos, sin productos de origen animal.

Para preparar unas albóndigas va de lujo, y hasta les ha dado un toque especial en el sabor, que nos ha gustado. En el blog podéis encontrar muchas recetas de albóndigas, al ser un clásico en cocina. Desde las más clásicas, las albóndigas en salsa y las albóndigas con tomate, las más marineras como las deliciosas albóndigas de sepia o choco o las albóndigas al estilo sueco.

Es una receta fácil, con ingredientes básicos y que no os robará mucho tiempo en la cocina. Además, si tenéis peques en casa, es una buena opción para implicarlos en las tareas caseras y seguro que disfrutarán preparando las albóndigas.

Esta receta en concreto es con salsa de tomate, por lo que un buen pan artesano nos vendrá de maravilla, para no parar de rechupetear en la salsa y que puedan saborearlas toda la familia, alérgicos incluidos. Espero que os gusten.

Preparación de las base de las albóndigas sin huevo y la salsa o sofrito

  1. Vertemos la leche sobre la miga de pan, para que se vaya remojando. Reservamos, hasta que la usemos más tarde para preparar las albóndigas.
  2. Pelamos la cebolla y la cortamos en “brunoise” (en dados pequeñitos). En la cazuela donde vayamos luego a cocinar las albóndigas, echamos una lámina de aceite de oliva virgen extra. Sofreímos la cebolla a fuego medio. Salamos al gusto.
  3. Añadimos el tomate triturado y el caldo de verduras o de carne, los guisantes y removemos. Dejamos a fuego medio/bajo, para que se vaya integrando y espesando la salsa.
  4. Picamos el ajo y el perejil fresco, bien finos. En un bol, incorporamos la carne, el ajo picado, el perejil fresco y 2 cucharadas de harina Yolanda (en vez de huevo, como la receta tradicional).
  5. Salpimentamos al gusto. Mezclamos todo, primero con un tenedor y luego ya directamente con las manos.

Forma, fritura y presentación final de las albóndigas sin huevo

  1. Escurrimos la miga de pan, añadiéndola luego a la carne. Volvemos a mezclar bien. Vamos cogiendo trozos de carne, boleamos y así formamos las albóndigas. Yo siempre las hago de un tamaño medio, que no sean grandes, si no llevaría más tiempo cocinarlas. Repetimos el proceso con el resto de la carne.
  2. En un plato hondo, ponemos el resto de harina. Rebozamos las albóndigas, retirando el exceso. A continuación, las freímos en una sartén con aceite de oliva virgen extra. Que queden bien doraditas, vuelta y vuelta.
  3. Incorporamos las albóndigas a la cazuela con la salsa. Tapamos y cocinamos unos 30 minutos a fuego bajo. El tiempo es algo orientativo, dependiendo del tamaño de vuestras albóndigas.
  4. Si la salsa no las cubre por completo, darles la vuelta a media cocción, para que se hagan por igual. Probad la salsa, y rectificamos de sal si es necesario.
  5. Apagamos el fuego, dejando reposar unos 5 minutos antes de servir en la mesa.

Como guarnición, esta vez han tocado un clásico arroz blanco, que va perfecto para acompañar este plato con una salsa tan deliciosa.

Si aún así con el vídeo y estas explicaciones paso a paso de la receta, no lo tenéis claro, os dejo un paso a paso en fotos de esta receta de albóndigas sin huevo para que os salgan sí o sí. No lo dudéis, seguid estas fotos y os quedarán perfectas.

Galería de la receta

Consejos para unas albóndigas sin huevo  

  • Para que las albóndigas no queden grasientas conviene escurrirlas bien después de freír. Podemos dejarlas sobre papel absorbente antes de llevarlas a la cazuela con la salsa.
  • La carne de las albóndigas se puede variar al gusto: ternera, cerdo, pollo o mezcla de cualquiera de las tres. Sea cual sea la carne elegida, procurad siempre que sea de buena calidad y que contenga algo de grasa.
  • Las especias y condimentos que añadimos a la mezcla de las albóndigas funciona muy bien, pero si os gustan otras más o no tenéis las que indicamos, siempre podéis ajustarla a vuestras necesidades.
  • Cuando preparéis las albóndigas dejáis espacio entre unas y otras, sin amontonar en la cazuela. En caso contrario, se te acabarán pegando unas con las otras y perderán su forma y su encanto.
  • Una de las ventajas es que las albóndigas es que congelan muy bien, así que nosotros siempre hacemos mucha cantidad y las dividimos en raciones individuales. Viene genial tener varios tuppers de los que tirar cuando no hay tiempo para cocinar.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. victoria dice:

    Yo las hago en la olla exprés y salen blandísimas. Es más rápido y no hay que estar pendiente de darles la vuelta.

  2. Gisela dice:

    En casa mi hija es intolerante al huevo, es verdad que suelo adaptar tus recetas para que las pueda comer toda la familia además de ella. La mayoría salen de rechupete como tu blog, pero algunas no quedan bien, por ejemplo tu brownie. Pero si a partir de ahora empiezas a poner este tipo de recetas para intolerantes, te aseguro que te hacemos la ola en casa.
    Esta ya está preparada, catada y vuelta a hacer… exquisitas. No se nota que no tienen huevo, muy buena idea esa harina Yolanda, no la conocía.
    Gracias gracias y gracias Alfonso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.