Cómo hacer langostinos, gambones o camarones al ajillo. Receta fácil y rápida

Fácil10 min.4 pers.
3.8/56 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Cómo hacer langostinos, gambones o camarones al ajillo. Receta fácil y rápida

Ingredientes

  • 1 kg de langostinos, gambones o camarones congelados o frescos
  • 6 dientes de ajo
  • 200 ml. de aceite de oliva virgen extra
  • Un manojo pequeño de perejil fresco
  • 1 cayena o guindilla seca, grande y sin pepitas
  • Sal fina (al gusto de cada casa)
  • Acompañar con una buena pieza o barra de pan

Estos langostinos o gambones al ajillo lo tienen todo, es una receta muy fácil, muy sabrosa y diría que hasta barata, pues el precio de los langostinos fuera de las fechas navideñas son más que aceptables. El sabor del ajo potencia el sabor de este marisco y deja una salsa en la que no puedes y debes mojar pan una y otra vez.

Además puedes hacerlos en el momento, pues en menos de 10 minutos tienes el plato listo. Por supuesto, el secreto es la calidad del langostino o gambón que vayáis a emplear, puede ser fresco o congelado. Aunque si es congelado os recomiendo descongelar el día antes en la nevera. En Latinoamérica también podéis encontrar esta receta con camarones, un poco más pequeños que los langostinos y más grandes que las gambas. Los podéis preparar del mismo modo que las gambas al ajillo o bien siguiendo esta receta.

Ya veréis, el proceso es muy sencillo, pelar ajos y langostinos y con unos pequeños consejos, triunfaréis sin duda. También os recomiendo un buen aceite de oliva virgen extra, el ajo bien dorado pero no quemado (importante) y ese toque picante y crujiente a la vez, hará que estos langostinos al ajillo queden de rechupete, con una salsa que concentra los sabores del marisco y el ajo, una combinación genial.

Una tapa tradicional en muchos bares de España y que esta al mismo nivel que el pulpo á feira o la famosa tortilla de patata. ¡Descubre cómo hacer langostinos al ajillo en 10 minutos! Tapeo de calidad en casa.

Antes de empezar con la receta. Los langostinos, gambones o camarones

Opción si son langostinos frescos

  1. Tenemos dos opciones tal como os he comentado, que el marisco sea fresco o congelado. Si los langostinos son frescos les sacamos la cabeza y cola. Si ya están pelados este paso lo obviáis.
  2. Ponemos las gambas en un cuenco y lavamos para retirar impurezas. Secamos con un trapo de algodón o papel absorbente.

Opción si son langostinos congelados

  1. Si están congelados, lo mejor es dejarlos el día antes en la nevera y que se descongelen poco a poco. Utilizamos para ello un bol con un colador o cualquier otro recipiente en el que el agua pueda escurrirse sin estar en contacto con los langostinos o gambones. También los encontraréis langostinos pelados y congelados, en alguna ocasión los he comprado y la verdad que muy bien, mucho más fácil, aunque de mayor precio,
  2. Escurrimos bien el agua al día siguiente. Secamos al igual que si fuesen frescas. En cualquiera de las 2 opciones le quitamos el intestino y sazonamos con sal fina al gusto de cada casa. Reservamos.

Preparación de los langostinos o gambones al ajillo

  1. En una cazuela (de barro si tenéis, sino en una de las que tengáis en casa) y ponemos el aceite de oliva virgen extra con la guindilla grande o con 2 guindillas (mejor secas y sin pepitas).
  2. Pelamos los dientes de ajo y cortamos en rodajas finitas. Calentamos y doramos los dientes de ajo laminados, que se doren, no queremos que nos den un sabor quemado. Un truco es retirar estos ajos (casi chips) y seguir con la receta, se incorporarían al final del todo. Así logramos el ajo en su punto y se hidrata con parte del caldo que suelta la gamba. La perfección en las gambas al ajillo.
  3. Echamos los langostinos o gambones previamente escurridos al aceite donde hemos preparado y retirado los ajos. Subimos la temperatura y añadimos sal al gusto. En un minuto el aceite cambiará de color, no os asustéis, los langostinos sueltan su jugo y con la temperatura, emulsionan.
  4. Añadimos las guindillas y los ajos y rehidratamos, removemos e juntamos sabores. Servimos inmediatamente en cuanto los langostinos estén en su punto justo de cocción, jugosos y con ese punto picante delicioso. No os queméis, el aceite va casi hirviendo. Acompañarlas de un buen pan y un buen vino blanco bien fresquito. A disfrutar cocinillas.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.