Cómo hacer quinoa de forma perfecta. Trucos, recetas y consejos

Compartir Twittear
4/56 votos
Cómo hacer quinoa de forma perfecta. Trucos, recetas y consejos

Ingredientes

  • 400 g. de quinoa
  • 800 ml de agua o 750 ml. de caldo (de verduras, pollo, ave, carne, pescado... dependiendo del tipo de guarnición que vayáis a hacer)
  • 1 pizca generosa de sal (8 g. aprox.)

Cómo cocinar quinoa o quinua fácilmente.

La quinoa, por tanto, es un alimento que puede emplearse en todo tipo de dietas, dadas sus propiedades y beneficios, pero la buena preparación es fundamental.

Seguro que la has visto en el supermercado o en tu mercado de confianza pero no tienes ni idea cómo cocinarla. Un ingrediente nuevo para nosotros, de moda podríamos decir pero que en muchos países es parte fundamental de su dieta, como es el caso de Perú, Bolivia o Ecuador.

Así como el consumo de arroz para los países asiáticos o la pasta para un italiano. Un nuevo alimento sano, nutritivo y económico, os sorprenderá saber que el mayor consumidor de quinoa per cápita a nivel mundial es Canadá, con más de 180 gramos, seguido muy de cerca por Holanda, Francia y Australia que consumen entre 120 y 140 gramos. Y en España el consumo empieza a ser significativo con 50 gramos por persona al año.

La quinoa o quinua es una semilla pero, a la hora de consumirla, se parece a un cereal, por lo que es considerada pseudocereal. Se prepara como un cereal, es decir, se cuece, es importante que no se pase. Para ello tenemos que tener en cuenta algunos trucos.

Estas son algunas cosas que debemos saber (y hacer) para conseguir una quinoa sabrosa y en su punto. Os quedará sueltecita y fácil de mezclar con otros ingredientes, como esta quinoa con verduras, una ensalada de quinoa y pollo, un delicioso relleno de unas berenjenas o acompañada de gambas.

Recetas perfectas para llevar una dieta sana, equilibrada y sabrosa. Bueno, empezamos, seguid leyendo y estoy seguro que la prepararéis a menudo en casa.

Todo lo que necesitas saber para cocinar quinoa fácilmente

Lavar

  1. Hasta hace muy poco, la quinoa se encontraba en herbolarios y tiendas de nutrición o productos ecológicos. Habitualmente, las semillas se compraban a granel. Ahora, la producción y venta de esta semilla se ha industrializado y podemos encontrarla en cualquier supermercado bajo distintas marcas.
  2. Aunque su industrialización ha hecho que la quinoa ya venga limpia, envasada y lista para el cocinado y consumo, es recomendable lavar bien las semillas antes de cocerlas.
  3. Este lavado previo se realiza bajo el grifo con agua fría durante unos pocos minutos. Se deben frotar de manera suave las semillas y escurrir después. Con este lavado retiramos la capa de saponinas que recubre las semillas.
  4. Las saponinas son moléculas de propiedades semejantes al jabón, de ahí su nombre, que forman una espuma cuando se las agita en agua. Esa espuma es la que retiramos al realizar el lavado y escurrido previo de la quinoa. Las saponinas, además de aportar a la quinoa un sabor amargo, son tóxicas y podrían interferir en su asimilación por el sistema digestivo.

Cocer

  1. La cocción de la quinoa es sencilla, muy similar a la del arroz. Se utilizan dos partes de agua (algunos productores recomiendan hasta tres partes) por cada una de quinoa. Aunque por experiencia, 3 partes de líquido es una barbaridad, con dos llega de sobra.
  2. Debemos poner a calentar el agua con sal. Una vez el agua rompe a hervir, añadimos la quinoa. Dejamos cocer unos 15 minutos, a fuego medio, en una olla tapada, siempre vigilando nuestras semillas.
  3. Sabemos que la quinoa ha alcanzado su cocción óptima cuando las semillas duplican su volumen original y se vuelven transparentes. Para que la quinoa quede realmente sabrosa tiene que presentar el grano ligeramente suelto, esponjoso y resistente, lejos de una pasta blanda. Muy similar al arroz, o la pasta al dente.

Secar y reposar

  1. Una vez hervida, la quinoa retiene mucha agua, por lo que debemos escurrirla con un colador fino.
  2. Después es aconsejable devolverla al recipiente en el que la hemos cocinado, todavía caliente, tapar y dejar reposar durante unos minutos. También es recomendable airear con un tenedor para separar las semillas.

Truco importante. Tostar

Para que la quinoa esté suelta, no quede blanda ni pastosa, y gane sabor, hay un truco sencillo que podemos hacer: se trata de tostar o sofreír las semillas antes de cocer.

Es un proceso muy parecido al que realizamos con el arroz. Podemos tostar las semillas solas o hacer con ellas un sofrito con una cucharadita de aceite. Si lo preferimos, podemos añadir sabor usando ajo, cebolla, tomate o cualquier especia en ese sofrito. ¡Pero no te pases!

Otra característica de la quinoa es su capacidad de absorción de los sabores. 

  1. Punto extra. Si después de realizar una cocción perfecta (con o sin tostado previo) quieres obtener más sabor, puedes añadir al oro de los incas, como se conoce también a la quinoa, nuestro oro líquido: un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Con estos cinco sencillos pasos tendremos lista nuestra quinoa para consumir al momento o guardar.

Porque, por si no eran pocas ya las ventajas de este alimento, una vez cocida, la quinoa se puede conservar casi toda una semana en nuestra nevera en perfecto estado después de dejarla enfriar por completo y ponerla en un túper hermético. ¡Y también se puede congelar, por supuesto! 

Galería de la receta

Nuestras mejores recetas con quinoa

Quinoa con verduras

Berenjenas rellenas de quinoa

Ensalada de quinoa y pollo

Ensalada de quinoa y gambas

Consejos para una quinoa perfecta

  • La quinoa tiene que quedar en su punto justo, ni cruda ni pasada, para que esté suficientemente suelta y quede genial tanto en ensaladas como de guarnición. Seguid el paso a paso de esta receta y os quedará genial.
  • Dependiendo de la región de España que te encuentres y del tipo de agua la cocción varía, al igual que el arroz. También depende del tipo de quinoa que compres, esta sería para la quinoa blanca, no la roja o negra. Pero la regla 1 taza de quinoa y 2 de agua funciona a la perfección. Si ves que una vez hecha queda un poquito pasada, para la siguiente vez prueba con un poco menos del doble de agua que de quinoa. La sal es importante aunque el aceite de oliva es opcional.
  • Puede darle tu toque si a la hora de cocerla le añades al agua especias, por ejemplo curry, pimentón, comino… o unas hierbas aromáticas como orégano, tomillo, laurel… y por supuesto a la hora de aliñar, le va genial zumo de lima, salsa de soja o salsa inglesa. Lo dejo a vuestro gusto.
  • Si vas a preparar una receta dulce con quinoa no hace falta que añadas sal. Por ejemplo para hacer quinoa con leche (al estilo de nuestro arroz con leche), como desayuno acompañada de yogurt y fruta (le queda genial la compota de manzana) o mezclada con frutos secos y un toque de canela.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Luisa Elena Aragort dice:

    Muy acertadas las orientaciones, recetas y trucos, sobre todo para principiantes. Algunos ingredientes son conocidos por otros nombres pero se soluciona buscando símiles en diferentes países y ya, solventado. El acompañamiento de una buena toma fotográfica permite obtener mejor apreciación de lo que se comenta. Felicitaciones, ahora a motivarse para nuevas recetas y muchas gracias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.