Cómo hacer tarta mousse de fruta sin horno. Postre de frutas de temporada

Fácil60 min.8 pers.
5/53 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Cómo hacer tarta mousse de fruta sin horno. Postre de frutas de temporada

Ingredientes

  • Base de galleta:
  • 150 g de galletas tipo María
  • 85 g de mantequilla
  • Mousse de vainilla:
  • 9 g. de gelatina en polvo
  • 2 yemas de huevo
  • 90 g. de azúcar blanquilla
  • 170 g. de leche entera
  • 200 g. de crema de leche o nata líquida para cocinar
  • 15 ml de esencia de vainilla
  • 10 g. de harina fina de maíz
  • 300 g. de nata líquida para montar (mínimo 35% de materia grasa)
  • Cobertura:
  • 150 g. de chocolate blanco
  • 75 g. de nata líquida (mínimo 35% materia grasa)
  • Fresones u otro tipo de fruta (kiwi, melocotón, arándanos, ciruelas, etc)

Tarta mousse de fruta sin horno. Esta es una de esas recetas de postre súper fáciles, de las que no tienes excusas para no preparar en casa y encima sin horno. Una tarta para triunfar en cualquier fiesta, que todo el mundo querrá repetir. Es ideal para preparar en verano o cualquier época de calor, cuando el horno se convierte en objeto de decoración en nuestras cocinas.

La base de galleta y mantequilla, archiconocida y usada en muchas de las tartas que podéis encontrar en la web, es muy fácil de preparar y siempre sale bien. Se puede enriquecer añadiendo algún fruto seco picado y una cucharadita de licor, pero en su versión básica está de rechupete.

Como todavía las encontramos en las fruterías, yo he decorado esta tarta mousse de fruta con fresas (bueno, más bien fresones) y el resultado me ha gustado muchísimo. El dulzor del relleno queda complementado por la acidez de la fruta, que equilibra muy bien el conjunto.

La capa de chocolate blanco aporta un punto de sabor y textura extra que los más golosos apreciarán. Si te gusta el dulce no muy dulce, quizás sea mejor prescindir de ella o la sustituyas por un poco de mermelada o una capa de gelatina saborizada. Al gusto.

Adapta la tarta a tu gusto, dale más sabor, en este caso hemos empleado fresones que estamos de temporada, pero cambia la fruta,… lo que quieras, pero no dejes de hacerla. Su textura de mousse, su sabor suave y su aroma a vainilla me ha encantado y estoy seguro que también te conquistará a ti. Yo ya estoy pensando en hacerla de nuevo. ¡No digo más!

Preparación de tarta mousse de fruta sin horno

Base de galleta

  1. Trituramos las galletas con un robot hasta que estén muy finas. También lo podemos hacer a mano, introduciendo las galletas en una bolsa y pasando el rodillo por encima hasta conseguir el resultado deseado.
  2. Si la mantequilla no está a temperatura ambiente, la entibiamos un poco en el microondas con un golpe de calor de 10 -15 segundos. Mezclamos la galleta y la mantequilla hasta conseguir una masa homogénea.
  3. Forramos los laterales de un molde desmontable de 18 centímetros con una tira de acetato (para que sea más fácil de desmoldar y, sobre todo, para que quede más bonita).
  4. Rellenamos con la mezcla de galletas, distribuyendo bien por la base y aplastando con los dedos hasta dejar una capa de grosor homogéneo. Metemos el molde en la nevera para que la base tome cuerpo y, mientras tanto, preparamos la mousse de vainilla.

Mousse de vainilla

  1. Ponemos la gelatina en polvo en un bol con dos cucharadas de agua fría y dejamos que se hidrate. Vertemos la leche, la nata líquida para cocinar y la esencia de vainilla en un cazo y llevamos a ebullición. Retiramos del fuego y dejamos atemperar unos minutos.
  2. Separamos las yemas de los huevos, reservando las claras para otra elaboración, y las mezclamos con el azúcar y la harina de maíz refinada en un recipiente hondo y amplio.
  3. Vertemos la mezcla de nata y leche caliente y aromatizada sobre las yemas, removiendo sin parar para que no se cuajen las yemas, y devolvemos la mezcla al fuego. Calentamos a fuego suave sin dejar de remover, hasta que espese y la crema cubra el dorso de una cuchara.
  4. Retiramos el cazo del fuego, agregamos la gelatina hidratada y esperamos un par de minutos hasta que comience a disolverse antes de remover e integrar en el conjunto. Dejamos que la crema de vainilla se atempere y alcance temperatura ambiente.
  5. Cuando esto ocurra batimos la nata líquida para montar hasta que esté firme. Podemos usar unas varillas manuales, pero llevará más tiempo. Sí contamos con un robot o con varillas eléctricas, el proceso será mucho más rápido y cómodo.
  6. Añadimos la nata montada al recipiente con la crema de vainilla y mezclamos con una espátula, con movimientos suaves y envolventes, hasta obtener una mousse ligera y homogénea. Vertemos sobre la base de galleta, rellenando el molde, y guardamos en la nevera hasta que gelatinice y esté firme.

Cobertura de chocolate blanco y fruta

  1. Troceamos el chocolate, lo introducimos en un recipiente hondo y amplio y añadimos la nata líquida. Calentamos en el microondas durante un par de minutos, a media potencia y a intervalos de 30 segundos para evitar que se queme.
  2. Retiramos del microondas y removemos para integrar. Dejamos enfriar. Vertemos sobre la tarta fría y solidificada y guardamos en la nevera hasta el momento de servir.
  3. Entonces laminamos los fresones (o la fruta elegida), decoramos la superficie con la fruta, desmoldamos, retirando las tiras de acetato con mucho cuidado, y llevamos inmediatamente a la mesa para disfrutar un dulce muy especial.

Es una tarta muy fácil de preparar y en tan sólo una hora la tendréis lista, aunque necesita sus 8 horas de reposo, casi mejor dejarla en la nevera toda la noche y lista para disfrutar al día siguiente.

Aquí tenéis todas las fotos donde muestro como preparar esta receta paso a paso. No os perdáis detalle para que os salga una tarta de rechupete.

Galería de la receta

Consejos para una tarta mousse de fruta sin horno perfecta

  • Si queremos podemos congelar la tarta en lugar de solamente refrigerar, facilita mucho el desmoldado, pero hay que tener un congelador en el que quepa.
  • Dependiendo de la temporada, podemos usar distintas frutas: desde fresones (como es este caso) hasta frutos del bosque, ciruelas, cerezas, kiwis y mucho más.
  • La cobertura de chocolate blanco se puede eliminar y sustituir por una capa de mermelada que vaya bien con la fruta elegida. En cualquier caso, sí se quiere más sólida, se puede gelificar añadiendo una lámina de gelatina hidratada cuando está caliente, para que se funda e incorpore bien a la mezcla.
  • La mousse de vainilla es muy suave en textura y sabor. Podemos darle un toque de alegría si añadimos fruta troceada o la ralladura de un limón, por ejemplo.
  • Es una tarta sencilla de preparar, pero lleva sus tiempos de cuajado que respetar. Hay que ser paciente y esperar a que cada capa esté firme antes de cubrir con la siguiente.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.