Cómo pelar, limpiar, preparar y cocinar alcachofas fácilmente

Fácil30 min.4 pers.
5/53 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Cómo pelar, limpiar, preparar y cocinar alcachofas fácilmente

Ingredientes

  • Alcachofas
  • Agua
  • Limón
  • Perejil fresco

Las alcachofas son hortalizas muy valoradas por su exquisito sabor, aunque para muchas personas el hecho de tener que limpiarlas y prepararlas antes de cocinarlas, les supone un gran esfuerzo. Aquí os voy a enseñar cómo hacerlo fácilmente.

Una vez lavadas y peladas, ya que las hojas exteriores son muy gruesas, obtendremos un ingrediente ideal para numerosas recetas. Las alcachofas aportan un gran sabor en infinidad de recetas desde unas simples alcachofas gratinadas al horno hasta un bacalao guisado o un risotto con alcachofas y cordero.

Preparar alcachofas en crudo

El proceso es bien sencillo si luego vamos a cocinarlas en crudo.

  1. Comenzamos retirando las hojas más externas, para limpiarlas y pelarlas fácilmente y así extraer el corazón que resulta ser la parte más tierna de la alcachofa, es decir vamos tirando hacia abajo de las hojas de la base que son las más exteriores.
  2. Tened en cuenta que debemos de sacar bastantes hojas, para evitar las partes más fibrosas hasta llegar a la zona más tierna. Se trata de un producto nada caro, por lo que es aconsejable retirar las suficientes hojas para lograr ese tierno y jugoso corazón.
  3. Por lo general, después de haber retirado una buena cantidad de hojas, el color de la alcachofa cambia hacia un tono más verdoso y amarillento, ahí es donde debemos parar. También os puede ayudar el hecho de que, si las hojas que vas retirando se quiebran, significará que están tiernas y ya no hace falta retirar más capas.
  4. Cuando las tengamos peladas, cortaremos la punta de la alcachofa y conseguiremos el corazón limpio, que es la parte más tierna. Según lo vayamos a cocinar o incluso según el tamaño del mismo, podemos dejarlo entero o cortarlo.
  5. A continuación, con una puntilla o cuchillo pequeño, retiraremos la base de las hojas torneando y en función de lo que vayamos a cocinar retiraremos el rabo o no, ya que es una parte muy leñosa y se usa básicamente para fritos, cocidos asados …
  6. A medida que limpiamos las alcachofas, para evitar que se oxiden y tomen un color ennegrecido, es conveniente meterlas en un bol con agua, y añadirles o unas ramitas de perejil, vinagre, un zumo de limón o bien frotar directamente la alcachofa con el limón. Ambos productos son igualmente recomendables, sin embargo, mucha gente prefiere el perejil, ya que el limón puede dar un sabor ácido a la alcachofa o incluso quitarles algo de sabor sobre todo en conservas.
  7. Una vez limpias, tenemos múltiples opciones, además de cocinarlas otra opción es congelarlas y así cuando queramos disponer de ellas estarán ya listas para manipular, también podemos guardarlas en botes esterilizados y mantenerlos en conserva durante todo el año.

Preparar alcachofas cociéndolas antes

Para consumir las alcachofas hervidas, podemos bien limpiarlas previamente o cocerlas y luego retirar de forma mucho más sencilla las hojas exteriores y el tronco.

  1. Limpiarlas en crudo es recomendable cuando las vayáis a utilizar en guisos o cualquier otro plato donde se vayan a cocinar con el resto de los ingredientes.
  2. La segunda forma, sería cociendo la alcachofa entera sin limpiar y después retirar las hojas exteriores y el resto de las partes para extraer el corazón, lo que resulta mucho más fácil. Esta es la forma más recomendable para luego hacerlas a la plancha o salteadas o incluso en una ensalada.
  3. En ambos casos, bastará con cocer las alcachofas en una olla grande con agua abundante y un puñado de sal durante un cuarto de hora aproximadamente.

Preparar alcachofas cociéndolas en el microondas

Si lo que queremos es utilizarlas cocidas, es la forma más sencilla de cocinarlas. Empezamos limpiándolas y pelándolas, a continuación, las ponemos en un plato dentro del microondas a máxima potencia, durante unos 10 minutos aproximadamente.

Os recomiendo que vayáis vigilando cómo van poco a poco ya que cada microondas es diferente. Pasados los 10 minutos estarían listas para ser cocinadas, comidas o incluso congeladas. Otra opción es meterlas en el micro directamente y luego pelarlas.

Preparar alcachofas para confitarlas

Si lo que queréis es confitarlas, antes de cubrirlas con aceite de oliva virgen extra a fuego lento durante unos 20 minutos, peladlas primero y cortarlas a la mitad o incluso puedes meterlas enteras. Incluso puedes añadir unos dientes de ajo enteros y darle más sabor a las alcachofas y aceite.

Consejos y trucos de Javier

  • Las hojas no son un desperdicio. La hoja de la alcachofa, cocinada, es fibrosa, pero si se mantiene entre los dientes y se arrastra, se extrae la carne de cada hoja. Y es más rico que el propio corazón. También se puede raspar con un cuchillo, sin apretar demasiado, para hacer con esta carne una tortilla de alcachofas, por ejemplo.
  • El tronco es fibroso, también, pero la parte interna, más blanca, es muy blando una vez cocinado y tan exquisito como el resto de la flor. Cortad el extremo oxidado y pelad las partes fibrosas. Tirar el tallo es casi pecado.
  • Se pueden cocinar partidas por la mitad en un estofado de carne, pero también solas, con una pastilla de carne en agua durante 20 minutos en la olla de presión. resultan un entrante de lo mejorcito.

¿Qué dan trabajo? Sí, pero también da trabajo limpiar el pollo o vaciar una cebolla para hacerla rellena. Que no os de miedo la alcachofa. Y no penséis que se tira casi todo, siempre puede servir para un caldo o una crema. Probadlo y os convenceréis.

Sea cuál sea la opción escogida, será perfecta para disfrutar de las alcachofas en tus recetas. ¿Con cuál te quedas?

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Javier dice:

    Me gustaría añadir algo:

    1/ Quitar las hojas externas hasta dejar solo el corazón es un desperdicio. La hoja de la alcachofa, cocinada, es fibrosa, pero si se mantiene entre los dientes y se arrastra, se extrae la carne de cada hoja. Y es más rico que el propio corazón. También se puede raspar con un cuchillo, sin apretar demasiado, para hacer con esta carne una tortilla de alacachofas, por ejemplo.

    2/ El tronco es fibroso, también, pero la parte interna, más blanca, es muy blando una vez cocinado y tan exquisito como el resto de la flor. Cortad el extremo oxidado y pelad las partes fibrosas. Tirar el tallo es casi pecado.

    3/ Se pueden cocinar partidas por la mitad en un estofado de carne, pero también solas, con una pastilla de carne en agua durante 20 minutos en la olla de presión. resultan un entrante de lo mejorcito.

    ¿Que da trabajo? Si. Pero también da trabajo limpiar el pollo o vaciar una cebolla para hacerla rellena.
    Que no os de miedo la alcachofa. Y no penseis que se tira casi todo. Probadlo y os convencereis.

    • Alfonso dice:

      Javier, gracias por tus consejos, muy buenos. Y es verdad, sin miedo. La alcachofa lo merece, están buenísimas. Acabo de poner tus consejos en el artículo para completarlo y hacerlo un poquito mejor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.