Cómo preparar arroz con bogavante

Compartir Twittear
3/545 votos
Cómo preparar arroz con bogavante

Info.

Ingredientes para Cómo preparar arroz con bogavante

  • 2 bogavantes de entre 800- 900 g. pieza o uno grande de 1,2-1,5 kg.
  • 1 cebolla grande o 2 pequeñas
  • 2 dientes de ajo
  • 4 tomate grandes y maduros
  • 1 pimiento rojo mediano
  • 1 cucharadita tipo postre colmada de pimentón dulce
  • Hebras de azafrán
  • 500 g. de arroz SOS especial caldosos
  • 2 l. de fumet de pescado o caldo de marisco
  • Sal y pimienta negra recién molida (al gusto)
  • 100 ml. de aceite de oliva virgen extra

¿Quieres quedar como un campeón esta Navidad? ¿Qué flipen todos tus invitados? Pues atento a la receta de hoy: “Arroz con bogavante y berberechos”.

No sé si esta será la mejor receta del mundo pero os aseguro que es uno de los platos más famosos dentro de mi repertorio gastronómico.

Si existe un marisco conocido y apreciado en nuestra gastronomía, y por el que tengo una inmensa debilidad, es el bogavante. Este formidable cangrejo marino es el rey de los mariscos no solo por su tamaño descomunal sino también por su sabor.

Estos crustáceos, primos hermanos de la langosta americana y de las cigalas, poseen una carne exquisita, muy apreciada tanto por la textura como por su inconfundible sabor. Comprad el bogavante en su temporada o también tenéis la opción de comprarlo congelado.

A veces uso el congelado para darle mayor sabor al arroz y lo he usado para enriquecer el fumet o caldo que hace que esta receta sea top.

El objetivo de hoy es que os animéis a cocinar este arroz, no penséis que es una receta complicada, es super sencilla. La clave del éxito está en el arroz elegido, en el sabor del caldo y por supuesto en su ingrediente principal, el bogavante.

El arroz queda meloso, sabroso, con un sabor a mar y marisco como pocos. Al tratarse de un arroz caldoso, en esta ocasión, el resultado es jugoso y sabroso. El arroz con el que hemos preparado este arroz es el arroz SOS especial caldoso que tan buenos resultados nos da siempre.

Es algo más que arroz, como diría un amigo…

Antes de cocinar la receta

  1. Una vez que sacamos al bogavante de su medio natural empieza a morir lentamente. Así que para mantenerlo el máximo tiempo posible con vida es necesario taparlo con un paño húmedo, que cambiaremos cada 12 horas.
  2. Un bogavante que hayamos comprado vivo puede sobrevivir en el frigorífico entre 3 y 4 días a una temperatura de 5 grados.
  3. Si vais a utilizar bogavante vivo, lo mejor es comprarlo el día antes para que el bicho sufra lo menos posible. A la hora de comprarlo aseguraos de que el bogavante aún esté vivo y con un aspecto de vitalidad.
  4. Que no presente cortes ni daños, que tenga todas sus patas y sus pinzas integras, que el caparazón sea duro y consistente.
  5. Si el bogavante que vamos a preparar está vivo, tened cuidado pues se va a defender. Sus pinzas pueden ser peligrosas, aunque normalmente estas vienen con unas gomas elásticas para que no las puedan abrir, no las quitéis hasta el final del corte.

Cómo cortar el bogavante

  1. Coloca el bogavante en una tabla que no resbale, siempre “panza arriba” con la cola contra la superficie de corte.
  2. La superficie donde vayamos a cortarlo debe permitir aprovechar los jugos que se van a derramar durante el corte. Pues este líquido es muy sabroso y nos va a permitir dar un sabor más intenso a nuestro plato.
  3. Una vez tenemos el bogavante fijo, introducimos el cuchillo por detrás del final de la cabeza y cortamos. Separando el tronco de la cola, en dos partes de similar tamaño.
  4. Luego damos la vuelta al bogavante y cortamos la cabeza en dos partes simétricas. A continuación cortar el tronco en trozos medianos, aprovechando los anillos del caparazón.
  5. También podemos cortarlo en rodajas, comenzando con un corte limpio por la cabeza para luego trocear en rodajas cada anilla del tronco. Reservamos en un bol grande.

Preparación de la base del arroz con bogavante

  1. Elegimos una cazuela grande, si es de barro mejor o bien como en este caso, una paella. El punto de calidad del arroz estará en el fumet o caldo con el que vamos a enriquecer la receta.
  2. En este caso lo preparé en una olla express. Añadí además de huesos de rape, cabezas de langostino y un montón de verduras que tenía mi madre en la nevera, y quedó impresionante.
  3. Si no tenéis tiempo podéis utilizar algún caldo ya preparado (mejor que sea de calidad) que venden en supermercados.
  4. Pelamos los dientes de ajo y picamos lo mejor posible. Picamos las cebollas y los pimientos rojos muy finos para que se deshagan en la cocción. Reservamos todo.
  5. Añadimos el aceite de oliva virgen extra a la paella. Cuando el aceite esté caliente sofreímos las verduras unos 10 minutos a fuego medio, siempre removiendo cuidadosamente.
  6. Echamos las cabezas de los dos bogavantes (las colas las añadimos más adelante) y salteamos con las verduras. Salpimentamos al gusto.
  7. Rallamos el tomate o bien le quitamos la piel y troceamos muy fino.
  8. Cuando la verdura anterior ya está pochada lo añadimos junto con una cucharadita tipo postre de pimentón dulce. Muy poquito, sólo para dar un poco de aroma.
  9. Removemos todo lentamente hasta que reduzca.  Tiene que quedar como una salsita no muy líquida pero sin que llegue a agarrarse a la paella.

Preparación del arroz y presentación final

  1. Echamos el arroz y removemos todo con suavidad para que se impregne bien del guiso y absorba el sabor. Dejamos durante 2 minutos más a fuego medio.
  2. Una vez que el arroz haya absorbido todo el sabor del guiso añadimos el fumet de pescado (a ser posible caliente) a la paella o cazuela.
  3. Para un arroz semi caldoso las medidas exactas son 3 partes y media de caldo por cada parte o medida de arroz.
  4. Subimos la temperatura al máximo hasta que empiece a hervir. Acto seguido lo bajamos a la mitad y añadimos las hebras de azafrán, que se haga poco a poco. Para este tipo de arroz necesita unos 18-20 minutos.
  5. En los últimos 5 minutos de cocción añadimos los trozos restantes de bogavante.
  6. Si hace falta rectificamos la cantidad de líquido con agua (si es posible caliente para no cortar la cocción). Vamos probando el punto de sal y del arroz. Si necesita una pizca de sal es el momento de añadirla.
  7. No os asustéis si al cocer los  bogavantes adquiere un color rojo característico, pasa en casi todos los crustáceos. Es buena señal y el punto que nos dice que el plato ya casi está.
  8. Apartamos del fuego y dejamos reposar sólo 2-3 minutos, no queremos que se nos pase de punto.
  9. Además tiene que quedar algo de caldito. Si lo dejamos mucho tiempo en reposo, el arroz seguirá hinchando y absorbiendo caldo. Al plato directamente y no os queméis.

Os aseguro que algún día si lo hacéis volveréis a repetir la receta, porque está sencillamente de rechupete. Y sobre todo servidlo con un buen vino blanco gallego bien fresquito.

Aquí tenéis un paso a paso en fotos donde muestro como preparar esta receta de arroz con bogavante. No os perdáis detalle para que os salga perfecta.

Consejos para un arroz con bogavante de rechupete

  • Los bogavantes que veis en la foto, descansando en una cama melosa de arroz, han salido bastante económicos gracias a la compra de proximidad, directos de la costa gallega.
  • Antes de las fiestas navideñas podéis llegar a encontrar bogavante gallego fresco a menos de 40 euros el Kg, pero en Navidad puede llegar a alcanzar más de 60 euros/kg. Siempre podéis optar por comprar el bogavante canadiense con un precio entre 20 y 35 euros, dependiendo de la época del año.
  • O bien comprarlo congelado en casi cualquier supermercado o gran superficie por 10 euros el kg.
  • El caldo o fumet es tan importante como el mismo arroz o el propio bogavante, cuidadlo, preparad un buen fumet pues es el que va impregnar de sabor el plato. En varias recetas os explico el paso a paso para lograr un fumet casi perfecto.
  • El arroz podemos hacerlo más o menos caldoso. A mí personalmente me gusta con algo de caldo pero hay gente que lo prefiere a modo de paella, yo he visto arroces con bogavante secos y caldosos. Por eso, lo podéis hacer en una paella normal o, si os gusta más con caldo, en una cazuela de barro.
  • Si vemos que el arroz está un poco duro pero la cazuela se está quedando sin líquido suficiente, le vamos añadiendo poco a poco más agua hasta que quede en su punto.
  • Para un arroz semi caldoso las medidas exactas son 3 partes y media de caldo por cada parte o medida de arroz. Para un arroz caldoso las medidas son de 5 partes de caldo por cada medida de arroz.
  • Si lo hacéis caldoso, hay varios tipos, el normal es tal como os digo, pero tened en cuenta que en cuanto esté el arroz hay que servirlo, sino se pasará. El arroz sigue cociendo en cuanto lo ponemos en la mesa.

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.