La barbacoa perfecta ¡existe!

Compartir Twittear
3.2/55 votos

Las temperaturas suben, el sol sale todos los días, las tardes se alargan y las ganas de preparar (y de asistir) a una barbacoa se vuelven inminentes.

Con ser un poco brasas no es suficiente. Hay algunas cosas importantes que debes saber para ser un auténtico experto en barbacoas, que van desde la preparación de toooodos los ingredientes, sin saltarte ninguno, hasta su correcto tiempo de cocción.

Y es que aunque no lo diga la RAE, el verdadero sinónimo de vacaciones es: BARBACOA. Por eso quiero darte todos los detalles para que inaugures la temporada de verano ¡como se merece!

¿Y si hacemos una barbacoa?

Ha llegado el fin de semana y te has embarcado en una aventura de la que no sabes bien cómo saldrás. No solo pones la terraza o el jardín y la barbacoa, si no que también es a ti a quién le tocará ir a comprarlo TODO.

Respira hondo y que no cunda el pánico.

El éxito de la barbacoa reside en su facilidad. Pero para ello debes contar con los elementos necesarios para que todo salga redondo.

Una barbacoa es mucho más que unas chuletas. Son un montón de verduras y de tipos de carnes diferentes las que podrás degustar en ella.

La primera norma básica que tienes que conocer es el tiempo que necesita cada alimento. Ya que, evidentemente, la cocción de unos pimientos será distinta a la de cualquier pieza de carne.

Tienes que aprender a controlar bien la brasa y dominarla.

Al principio no es sencillo. Cuando no controlas la potencia de la parrilla las primeras tandas de comida suelen calcinarse y las últimas podrían quedarte crudas. Ten en cuenta este detalle a la hora de hacer la compra.

Planifica bien

  • No te quedes corto, pero tampoco te pases. Cuando uno piensa en barbacoa inmediatamente visualiza kilos y kilos de carne. Para evitar el despilfarro de comida (y de dinero) lo ideal es diseñar un menú teniendo en cuenta el número de personas que seréis.
  • Lo normal son unos 200 gramos por persona para entrantes (chorizos, pinchos de pollo, panceta) 250 gramos de carnes magras (chuletas, entrecot, alitas de pollo) y algunas verduras como puerros, berenjenas o pimientos que además de acompañar la carne agilizará nuestra digestión.
  • Las patatitas, las aceitunas y por supuesto, las cervecitas previas mientras se calientan las brasas, más que hacer hueco te lo quitarán, así que ten esto en cuenta también a la hora de pensar en las cantidades de carne y verdura.
  • Si llevas sin utilizar tu barbacoa desde el año pasado es importante que te asegures de que está limpia. Lo mejor es que la limpies después de cada uso para que la parrilla no se impregne de olores. Cuando termines de cocinar con laparrilla aún caliente añade bastante sal y frótala con papel de periódico.

¡No te cortes!

El grosor de la carne tiene que ser el adecuado para que este tierna. Si vas a hacerlo tú mismo aprovisiónate de un buen cuchillo afilado y córtala en dirección a las fibras de la carne, pero NUNCA en paralelo. El grosor perfecto de un chuletón es de 4 a 5 centímetros.

Que tu barbacoa esté On fire!

  • Avivar la llama no siempre es fácil, pero en lo que a barbacoa se refiere, con un poco de práctica y paciencia basta. Te recomiendo que empieces a encender la brasa una hora antes (mínimo) de la hora a la que quieras comenzar a comer.
  • La cantidad de carbón que tienes que poner dependerá proporcionalmente de la cantidad de carne que vayas a cocinar. No hay una regla exacta, pero añadir más carbón en mitad de la comida porque te has quedado corto hará que te demores más de la cuenta.
  • Una barbacoa no puede ser perfecta si sus brasas no lo son. Las llamas deben desaparecer para que el calor quede repartido uniformemente.
  • Encenderla no tiene complicación. Hazte con unas pastillas de encendido y papel y cuenta hasta diez las veces que hagan falta hasta que las parrillas estén en su punto justo. La impaciencia no hace la perfección, te lo aseguro.
  • Cuando la mayor parte de las llamas se hayan apagado y el cabrón empiece a enrojecerse podrás pasar a la primera tanda de comida.
  • Si una vez comenzada la barbacoa las llamas se vienen arriba no te preocupes, podrás rebajarlas añadiendo un poco de sal.

No marees ni la perdiz ni la carne

Para que la carne quede en su punto es MUY importante que no la marees dándole vueltas sin parar. De hecho, hasta que no estén cocinadas por un lado no podrás darle la vuelta.

Si has guardado la carne previamente en la nevera, sácala y dale unos minutos hasta que recupere la temperatura ambiente antes de ponerla al calor de las brasas.

Como te decía al principio, cada tipo de carne además de tener su tiempo tiene su orden. Si has elegido cordero o ternera hazlos al final, ya que se cocinan con mayor rapidez. Recuerda, las piezas pequeñas y grasas (las que llamamos entrantes) y el pollo irán primero. Mientras estas piezas se doran podrás ir haciendo las verduras.

¿Aceite o no?

Impregna de aceite en forma de spray todos los ingredientes para que no se peguen ni se sequen EXCEPTO las carnes grasas.

¿Y la sal cuándo?

Tal como podéis ver en el vídeo anterior, aquí hay muchas teorías sobre el momento perfecto para añadir sal. Unos dicen que lo correcto es al final. Pero la sal también se cocina por lo que yo recomiendo añadir un poco por ambas caras antes de ponerla en la parrilla.

Ahora que ya sabes todo lo que hay que saber sobre barbacoas, brasas, parrillas, carbones y todas sus peculiaridades. Sólo me queda desearte un feliz verano y que tus barbacoas triunfen ¡allá donde vayas!

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. Juan dice:

    Hola Alfonso, te diré un pequeño truqui que me enseñó un amigo que tiene un restaurante y usa mucho la barbacoa para servir carnes a la brasa. Cuando limpies la barbacoa, reserva un cubo o así de las cenizas (si tienes un recipiente usado de pintura o así, no importa que sea de plástico porque las cenizas las recogerás en frío) y cuando las llamas empiecen a subir porque cae la grasa de la carne (sobretodo la de pollo es muy inflamable) lo apagas con las cenizas que además tienen la virtud de absorver dicha grasa. Si vemos que las brasas bajan un poco la fuerza solo tenemos que remover el carbón para apartar la ceniza y listo. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.