Consejos para ahorrar luz en la cocina y que se note en la factura

4.5/511 votos

Por Alfonso López Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

Ahora que hemos llegado a récords históricos en la tarifa de la luz, y todos estamos comparando como locos el precio del kilovatio hora (Kwh), es momento de ver cómo podemos ahorrar en nuestra factura de la luz.

Sin duda la cocina es la estancia de la casa con más electrodomésticos de gran consumo. Como referencia, una familia normal llega a consumir 4000 Kwh al año y el 30-40% son de la cocina, pero con pequeños cambios que te vamos a explicar, puedes conseguir un gran ahorro. Te dejamos algunos consejos para que pongas en marcha de forma fácil.

1. Cocina platos fríos

Ahora que empieza el buen tiempo, es el momento perfecto para preparar platos fríos, sin necesidad de encender tus electrodomésticos. Recetas con productos de temporada, frescos y naturales. 

¿Qué te parece ir preparando alguno de estos platos?

2. Si no lo tienes enchufado no consume. Desconecta los electrodomésticos que no utilices

Un consejo bastante obvio que ya empleamos con el ordenador y la TV, ¿por qué no hacerlo en la cocina? Es tan sencillo como tener una regleta especial para este tipo de cosas, podemos llegar a ahorrar más del 3% del consumo total de la vivienda según datos de IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía). Es lo conocido como la función de reposo o de ‘stand by’, que puede hacer que estos aparatos consuman más energía en este tiempo de espera que cuando está en uso, lo que se traduce en un 3,2% aproximado de nuestro consumo anual eléctrico.

Así que la tostadora, la cafetera o el termo de agua caliente para tu te, sin enchufar hasta que los vayas a emplear. Un sencillo gesto que no cuesta nada.

3. Batch cooking o Meal-prep 

¿Conoces esta tendencia de preparado? Quizás no hayas oído nunca este término, pero es tan sencillo como preparar en un solo día la comida de toda la semana. Ahorra tiempo y dinero planificando tu menú semanal en unas pocas horas. 

Lo de cocinar de más para guardarla para el día siguiente (u otro día) es algo que ya hacían nuestras abuelas. Por eso el Batch cooking ha pasado de generación en generación aunque no lo sepas.

La idea es aprovechar los ingredientes y cocinado de unos platos para realizar otros, buscando cocinados similares y evitando desperdicios. Todo ello guardado herméticamente en la nevera para el consumo posterior. Una técnica que evitará el no estar encendiendo y apagando tus electrodomésticos y que te ayudará a disminuir la factura de la luz.

No dejes de seguir nuestros 5 consejos y estoy seguro que ahorrarás en la factura de la luz

  1. Incluye en tu menú semanal mínimo dos tipos de verduras para que te sirvan de guarnición y selecciona 3 variedades de fruta que te gusten, para incluir en tus preparaciones o para el postre.
  2. Aprovecha el tiempo. Si estás usando el horno para hacer una carne, puedes meter en la parte baja del horno unas verduras. Aprovecha todos los recursos usando el vapor de una cocción para mantener caliente otra.
  3. Planifica consumir dos guisos de cuchara, un plato de carne y dos de pescado (o al revés). Piensa en platos que incluyan los mismos ingredientes base (tomate, pimientos…) y utiliza lo preparado en diferentes menús. Esto también es aplicable a las legumbres.
  4. Averigua cuántos días pueden estar los alimentos que constituyen tu menú en la nevera y cuales tendrás que congelar. El batch cooking combina legumbres, verduras y proteínas. En esta combinación está la dificultad y la virtud.
  5. A la hora de almacenar, utiliza recipientes de vidrio apilables, para poder reutilizarlos. El envasado al vacío también será una buena opción. Separa raciones diarias en fiambreras para que solamente tengas que calentarlas el día que las vayas a consumir. Algunas de las verduras que aguanta bien en tu nevera varios días son el brócoli, la coliflor o la zanahoria.

4. Eficiencia energética

Si queremos reducir el gasto es importante saber el consumo de cada de los electrodomésticos que usas en tu cocina. La etiqueta energética se usa para reconocer los aparatos más eficientes y de menos consumo.

Como principal consejo recomendamos renovar los electrodomésticos de más de 10 años por unos de nueva generación. Si tienes electrodomésticos muy antiguos o poco eficientes, puedes plantearte invertir en unos nuevos con mejor calificación energética ya que uno con clase A+++ puede consumir más de un 60% menos que uno de clase G.

La eficiencia de los electrodomésticos se puede ver en una etiqueta que muestra la clase a la que pertenece y va de la A a la letra G con un código de color. El verde oscuro con la letra A y los electrodomésticos que recomendamos con A+++ indican un producto altamente eficiente y el rojo con la letra G uno de baja eficiencia.

5. Consejos y trucos para utilizar los grandes electrodomésticos de la cocina

La factura de la luz nos trae la cabeza y el bolsillo loco, y no es para menos, la factura de la luz se ha multiplicado por 2 en menos de un año. Tenemos que cocinar para comer, no vamos a estar con bocadillos y sándwiches todos los días. Por eso os explico que electrodomésticos solemos tener en una cocina y que os aconsejo hacer con ellos. Un spoiler, si se pudiese, la nevera fuera… aunque complicado, tal como vivimos hoy en día.

Os aconsejo intentar cocinar de noche, uno o dos días a la semana tal como os comentaba arriba, elegir electrodomésticos tipo A+++, cocinar con las cazuelas y sartenes tapadas, pequeños consejos que os harán ahorrar un poco.

El horno

Este electrodoméstico es uno de los elementos esenciales en la cocina y uno de los electrodoméstico que más consume. La duración de cocinado es extensa y se precisa de un mayor tiempo de encendido, por lo que el gasto es el más elevado que otros aparatos de nuestra cocina.

Las altas temperaturas a las que trabaja un horno, lo convierten en uno de los electrodomésticos que más consumo de luz genera en un hogar. Sin embargo, tal como os cito en este artículo, depende mucho de la categoría energética que tenga, cuando y como lo utilicemos. Una forma de ahorrar, y que empleo a menudo, es cocinar varios platos a la vez. Por ejemplo, puedes hornear unas magdalenas como soléis ver en mi Instagram, y a la vez, un bizcocho. Pero también un pollo asado y unas patatas en bandejas diferentes y si estáis con una bandeja de sobra, unas verduras asadas que luego pueden ser una guarnición, una escalivada o una base de otras recetas.

No abráis el horno, ya sabéis que es una norma común para los postres, sobre todo para los bizcochos, pero también vale para cuando haces una carne o un cordero. Si tienes que regarlo con la salsa cada media hora, es cada media hora, no mirar si está a los 10 minutos. Evitaremos que salga el calor del horno y que el proceso de cocción sea más rápido. Cada vez que lo haces se enfría unos 25º C. Y otro consejillo es aprovechar el calor residual y apagarlo unos minutos antes, así ahorrarás valiosos minutos de energía y unos céntimos en tu factura.

Es importante tener en cuenta que los nuevos modelos de horno son mucho más eficientes y reducen el gasto energético, se calientan rápidamente y reducen el tiempo de encendido. El horno consume entre 700 W y 1200 W.

*Es importante no abrir la puerta durante el cocinado, puedes perder hasta un 25% del calor acumulado.

El microondas, el rey de la eficiencia

Es el electrodoméstico más eficiente y no solo sirve para calentar la leche para el desayuno. Un aparato que disminuye el tiempo de preparación y minimiza el gasto. ¿Sabías que cocinando con el microondas puedes ahorrar hasta un 75%? El microondas consume entre 640 W y 2000 W.

Aunque el microondas tiene muy mala prensa, creo que heredada de años atrás, cocinar en el microondas ahorra tiempo y energía. El resultado no siempre es igual al de la manera tradicional, pero muchas veces me sorprendo de platos, como la tortilla de patatas, un pescado al papillote, nuestras deliciosas torrijas o una tarta de queso. Aunque lo que más me gusta, son las patatas al microondas. También tenéis en nuestro blog «cómo cocinar verduras en el micro» de rechupete, por supuesto, con todo lujo de detalles y consejos.

El microondas eficiente letra A contribuye a hacer enormes ahorros de energía y, de media, consume 75 veces menos que un horno clásico. También gasta muchísima menos energía que el fuego de la cocina o la vitrocerámica. Es lógico pensar que cocinando 10 minutos en el microondas consumirá menos que 1 hora de horno. Aunque no todo se puede cocinar el microondas.

 *Tip: Busca recetas realizadas totalmente en microondas. No te pierdas en nuestro blog algunas de estas recetas como el bizcocho rápido de chocolate o las patatas al microondas.

La vitrocerámica y la placa de inducción. ¿Cuál es mejor?

Otro de los electrodomésticos que más consumen en la cocina. La placa vitrocerámica suele consumir entre 1200-2200 W y la placa de inducción un poco más, de 1400 a 2200 W. Pero lo que debes tener en cuenta es que las vitrocerámicas de inducción consumen hasta un 20% menos que las vitrocerámicas convencionales.

3 consejillos para ahorrar con tu placa.

  • La inducción es mucho más eficiente y nos ayudará a ahorrar energía, pues se calientan rápidamente. La placas vitrocerámicas tardan mucho más en calentarse y enfriarse, consumiendo más electricidad, derivando en una subida del precio de la luz. Así que mi recomendación sin duda, es que compréis una placa de inducción.
  • Te aconsejo no utilizar sartenes, ollas u otros recipientes con la base más pequeña que la superficie de cada fogón, pues si el fondo de cada recipiente es mayor que la zona de cocción se aprovechará al máximo el calor que generan tu inducción o vitrocerámica.
  • Tapar tu cazuela, olla o sartén te ayudará a ahorrar un 25% de energía, ya que aprovechas la temperatura de cocción cuando cocines alimentos con gran cantidad de líquido.

*En resumen. Utiliza recipientes de tamaños adecuados en cada fuego manteniendo la tapadera puesta y usa el calor residual de los últimos minutos.

El frigorífico combi (congelador y nevera)

Es el electrodoméstico de nuestra cocina que más consume, está conectado 24 horas al día, 7 días a la semana, 365 días al año, por lo que puedes imaginar que el consumo de este aparato es elevado. Podemos reducir el gasto evitando abrir la puerta más tiempo de lo necesario (piensa antes y luego abre la puerta), revisando posibles fugas de frio o manteniendo la limpieza adecuada evitando el hielo. 

*Elige la temperatura correcta para cada estación del año.

6. Recomendaciones para cocinar eficientemente. Crock-Pot, Olla rápida o express y estuches de vapor

Olla express, olla rápida u olla superrápida

Sin duda uno de nuestros mayores aliados en la cocina son las ollas a presión, no sólo por su rapidez a la hora de cocinar, es decir menos tiempo en nuestra cocina, menos consumo, mayor ahorro energético. Conseguiremos ahorrar hasta un tercio del tiempo respecto a una cazuela común, la cocina de toda la vida.

Es decir, unas lentejas que se cocinan en unos 45 minutos o una hora, estarán listas en 15 minutos. También podremos realizar cocciones más saludables, conservando mejor los nutrientes de los alimentos. Además la mayoría de las recetas podrás prepararlas utilizando solo la olla. Así que además del tiempo de cocción que ahorras, perderás menos tiempo lavando trastos. Ahorro de energía y de agua, qué más se puede pedir.

Freidora de aire

Un aparato que apareció en el mercado en el año 2005 para cocinas comerciales y que ha saltado al consumo. Así que desde hace unos años se está convirtiendo en uno más en muchos hogares. Las freidoras de aire son más eficientes que las freidoras tradicionales gastando menos energía y por supuesto aceite, dos maneras de ahorrar. Aunque mucha gente en su casa lo emplea como un mini horno con resultados bastante aceptables.

La mayoría de las freidoras de aire presentes en nuestro mercado consumen unos 1400 W de media, aunque encontrarás desde los 900 W hasta los 1800 W. Depende mucho de la capacidad de la freidora, aunque para determinados usos el ahorro está demostrado, y como siempre, tendrás que pensar en su comprar y en hacer una nueva inversión (no muy cara) para comprar otro aparato más para casa.

Crock-pot (olla de cocción lenta). El Slow cooker ha venido para quedarse

El aliado perfecto para ahorrar en la cocina se llama Crock-pot. Una olla de cocción lenta o slow cooker según los fabricantes, tiene un consumo mínimo, entre 75/150 W a baja temperatura que suelen ser unos 90º C y unos 150/350 W a alta temperatura, en torno a los 120º C.

Si los comparamos con otros electrodomésticos en los que cocinamos, tenemos que su consumo es mínimo, ganador por goleada a otras formas de cocinar. La olla de cocción lenta tiene un consumo reducido, cocina a temperatura constante, se puede poner por la noche sin miedo a que nada se queme y conserva los nutrientes de los alimentos

Para tener una idea de la diferencia del gasto de luz, haciendo un cocido en cazuela convencional a fuego lento en la vitrocerámica, durante unas 3 horas, nos puede costar alrededor de unos 60 céntimos de euro, mientras que en una crock-pot durante 8 horas a temperatura baja nos costaría 20 céntimos. Su mayor ventaja para mi es poder cocinar por la noche (mientras duermes) y aprovechar el tramo más económico del tramo de la electricidad. Os recomiendo empezar por un tamaño medio y luego cuando tengáis controladas las raciones, pasar a un tamaño mayor (dependiendo de cuantos seáis en casa). Más capacidad, más comida y una forma de ahorrar cocinando todo de una sola vez.

Nuestra amiga Marta Miranda tiene cientos de recetas en su blog «Crockpotting«, os recomiendo que os paséis por allí, yo mismo acudo a su blog para varias recetas que preparo en mi casa con este aparato. Quien la prueba, ya no prescinda de ella, por lo menos en mi caso.

Estuches de vapor para microondas

Ahorrar y cocinar de forma ecológica gracias a los estuches de vapor para microondas. Una forma de cocinar que empleamos mucho en casa es cocinar en y con el microondas. Una forma de cocinar ecológica sin perder sabor y calidad en nuestros platos.

Los estuches de vapor (los tenéis de muchas marcas en el mercado) están hechos con silicona son perfecto para gente con poco tiempo y luego evitar fregar de más. Es muy útil para parejas o personas que vivan solas, pues los tamaños no son muy grandes, con lo que las raciones suelen ser para 2 a 4 personas. Podemos cocinar de manera sencilla, rápida y fácil muchas recetas e ingredientes al vapor, destacando los arroces, verduras y los pescados, que para mi, quedan mejor incluso que en el horno.

En resumen. Comparativas de potencias entre electrodomésticos

  • Slow cooker – 75 – 210 W.
  • Microondas – 640 – 2000 W.
  • Horno – 790 – 1200 W.
  • Frigorífico (combi, con congelador) – 890 W.
  • Freidora de aire – 900 – 1800 W
  • Placa vitrocerámica – 1200 – 2200 W.
  • Placa de Inducción – 1400 – 2200 W.

Espero que te animes a probar estos consejos y que ahorres un poco en la factura de la luz. No dejes de seguir cocinando y descubriendo nuevas recetas de rechupete.

Por Alfonso López

Empecé Recetasderechupete.com en 2009. En estos años he escrito recetas y libros, grabado vídeos, he dado cursos presenciales y clases en escuelas de hostelería. Y cocinar para mi familia y amigos sigue siendo mi gran pasión. En esta web quiero compartir contigo toda mi experiencia, para que disfrutes de la cocina tanto como yo y todos tus platos salgan de rechupete.

Alfonso López Alonso - Cocinero en Recetasderechupete.com

¿Te ha gustado? ¡Compártelo!

Compartir Twittear Pin it Imprimir

Recibe un email semanal con las nuevas recetas y recomendaciones de rechupete.

Si te ha gustado esta receta o tienes alguna duda de cómo hacerla deja un comentario

  1. MARIA dice:

    te falta la freidora aire consumes menos que el horno

    • Alfonso dice:

      Gracias por el consejo María! Incluida, tienes razón. Aunque he visto que alguna freidoras llegan a un consumo de 1900 w, bastaste elevado.

  2. Patricia dice:

    Hola. ¿Nos puedes decir algo sobre el consumo de las yogurteras? Gracias!

    • Alfonso dice:

      La mayoría de las yogurteras para consumo en casa, tienen un consumo de energía extremadamente bajo, en torno a los 10 -20 W.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.